Kuslansky Electric

Trabajos increibles de arte digital / instalaciones – http://www.kuslanskyelectric.com/work.html

La polución devora Beijing en 10 segundos

mailto  facebook  twitter  google+

La contaminación devora Beijing
Imagen: Chas Pope

En nuestras grandes capitales estamos preocupados con los altos niveles de contaminación. Pero comparado con lo que ocurre en Beijing es un juego de niños. La capital de China es, posiblemente, la ciudad con más polución del planeta. Ahora un vídeo nos muestra una imagen impactante del fenómeno.

Un vídeo terrorífico

Se trata de un vídeo en time lapse que el británico Chas Pope ha colgado en su cuenta de Instagram. Pope, afincado en China, grabó una secuencia de 20 minutos y luego la aceleró hasta condensarla en 10 segundos.

En las imágenes se puede ver una concurrida vista de Beijing. Ya se adivina la nube de smog envolviendo los grandes edificios de la ciudad. Pero de pronto, una nube aún más densa avanza inexorable. En décimas de segundo en el vídeo, unos pocos minutos en la realidad, cobre toda la zona. Una espesa niebla tóxica proveniente de las industrias locales. El humo con el que millones de personas conviven cada día.

Primera alerta roja nacional

Y es que Beijing ha comenzado el año con una de sus ya clásicas alertas por contaminación. No es solo un problema ambiental. La situación es tan grave que parte de la alerta es por la escasa visibilidad. En algunas partes de la ciudad la nube de gases industriales es tan espesa que apenas se ve a 50 metros.

Pero en este caso es aún más grave si cabe. Se trata de la primera vez que la alerta roja se extiende por grandes áreas del norte y este del país. Según el Centro Meteorológico Nacional, el humo está impidiendo la visibilidad en 500 metros en amplias zonas de esas regiones.

Por lo tanto han recomendado prudencia a los conductores. Así mismo se han activado protocolos de seguridad en aeropuertos, estaciones de tren y autopistas. Y esto solo hablando de los problemas de visibilidad relacionados con la contaminación. Porque existen estudios que apuntan a más de un millón de muertes al año en China relacionadas con la polución del aire.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Para Stephen Hawking, vivimos el peor momento del planeta

mailto  facebook  twitter  google+

Stephen Hawking
Foto: NASA / Paul Alers

Vivimos tiempos extraños. Y todo parece indicar que aceleramos el paso para adentrarnos en tiempos todavía más inquietantes. Hay que escuchar todas las voces. Pero hay que prestar especial atención a aquellos cuyo brillo nos ilumina. Hay que escuchar lo que personas como Stephen Hawking tienen que decirnos.

El tiempo más peligroso

El profesor de la Universidad de Cambridge no se ha caracterizado nunca por ser uno de los más optimistas analistas de la sociedad. Pero las advertencias que la semana pasada lanzó desde las páginas de The Guardian tienen un calado y establecen unas relaciones entre causas y efectos como quizá solo un físico teórico es capaz de ver en el mundo actual. Y no se anda con medias tintas. Para el científico vivimos en el tiempo más peligroso para nuestro planeta.

Hawking comienza admitiendo que ha vivido mucho tiempo en “su torre de marfil”, aislado “por la enfermedad, la fama, el estudio y la docencia”. Sin embargo, dos hechos le han golpeado la conciencia. El Brexit y la victoria de Trump. Para él son el síntoma del alejamiento de las elites del resto de los ciudadanos, no al revés. Aunque científicos, sindicalistas, artistas, hombres de negocios y líderes políticos advirtieron del desastre de ambas decisiones, la población no les escuchó.

La ira del pueblo

O peor, sí lo hizo. Pero armado “por la ira de sentir que sus líderes les han dado la espalda durante la crisis”, decidieron abandonarlos. Ahora, ¿cuál ha de ser la reacción de esas elites? “Si decidimos que la gente ha optado por el populismo más crudo e ignoramos las elecciones que han hecho, estaremos cometiendo un grave error”, sentencia.

Porque para Hawking, la situación está lejos de tocar fondo. La pérdida de empleos y expectativas derivada de la crisis, la globalización y la aceleración del cambio tecnológico es solo el principio. “La implantación de la inteligencia artificial está a punto de hacer más intensa la destrucción de empleo entre las clases medias”, vaticina.

“Las desigualdades económicas se van a hacer aún más grandes en todo el mundo”, asegura. E inmediatamente hace un llamamiento para acabar con esta crisis financiera que él relaciona con que ahora haya más dinero en manos de menos personas. “Porque cada vez hay más gente que no es tenga dificultades para mantener su nivel de vida. Es que, simplemente, no puede ganarse la vida”. Así, no es sorprendente que busquen una salida. Lo que a su juicio representan Trump y el Brexit.

El nirvana de Instagram

Hawking añade otro elemento a este preocupante panorama. Las redes sociales están retransmitiendo a tiempo real esa opulencia de unos pocos a todos aquellos que no tienen nada. No solo en los países del norte. Y lanza un dato que puede ayudar a comprender el momento en el que nos encontramos. “Hoy, en el África Subsahariana, hay más gente con móviles que con acceso a agua potable”.

Las consecuencias son claras. En busca de ese “nirvana de Instagram”, los movimientos migratorios serán cada vez mayores. Y el choque con las clases ya deprimidas en los países de acogida puede ser más gasolina para las soluciones que Hawking denuncia.

El medioambiente y el cambio necesario

Y por último, por supuesto, la situación medioambiental. “Encaramos enormes retos ecológicos”, describe. “El cambio climático, la sobrepoblación, la producción de alimentos, el agua, las epidemias, la acidificación de los océanos”.
Para Hawking solo existe una solución. Un cambio copernicano de mentalidad. “Derribar barreras, no construirlas”. “Los líderes han de reconocer que le han fallado a la gente”. Y desde ahí, aprender que debemos ser capaces de compartir más y mejor que hasta ahora.

Porque van a desaparecer no solo trabajos, sino industrias enteras. Por eso tenemos que ser capaces de crear un desarrollo global lo más ecuánime posible.

“Somos capaces. Tengo un enorme optimismo en nuestra especie. Pero para eso, las elites han de aprender las lecciones de este año. Y la principal de todas ellas, la humildad”, concluye Stephen Hawking.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Una serie nos muestra el peligro medioambiental en el que vivimos

mailto  facebook  twitter  google+

Giselle Bunchen en la serie Los años que vivimos peligrosamente
Imagen: YouTube /NatGeoTv

Varias generaciones desarrollaron su amor por el mar de la mano del mítico Jacques Cousteau. “Le comandant” nos adentraba en los misterios de los océanos. Nos ayudaba a comprender el delicado equilibrio de todo lo que sucedía bajos las aguas. Ahora su nieta, Alexandra Cousteau ha cogido su relevo para advertirnos sobre la situación en todo el planeta.

Famosos en serie

Junto a varias estrellas de Hollywood ha rodado la segunda temporada de la serie de documentales Los años que vivimos peligrosamente. Son personajes famosos que, una vez más, utilizan su rostro para alertarnos sobre las consecuencias del cambio climático.

El presentador de late night show David Letterman recorre la India para ilustrarnos sobre el reto que supone para el país cubrir las necesidades energéticas de su creciente población. Y cómo intentar hacerlo sin que ello suponga una catástrofe climática y medioambiental global. Algo similar a lo que hace Sigourney Weaver, pero en su caso, sobre la situación en China, en donde la contaminación es ya uno de los principales problemas nacionales.

Los efectos del cambio climático

El periodista Thomas Friedman investiga las migraciones climáticas en África. La modelo brasileña Gisele Bünchen se adentra en la selva de su país para reflejar los efectos de la deforestación sobre la población indígena. Jack Black se pone serio cuando aborda las consecuencias del incremento del nivel de mar en las costas de Florida. Y Joshua Jackson se centra en el impacto del calentamiento global en la Gran Barrera de Arrecife de Australia.

Los años que vivimos peligrosamente es una ambiciosa serie que ha contado con la producción ejecutiva de James Cameron y Arnold Schwarzenegger. Estas dos estrellas  han producido esta segunda temporada para el canal National Geographic. Su primera temporada, emitida en 2014, fue galardonada con varios premios, entre ellos el Emmy a la “Mejor Serie Documental”.

 

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Proyectos para proteger el clima que se han lanzado en la Cumbre de Marrakech

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

 

Los países que han participado en la Conferencia de Marrakech han generado una importante movilización en torno al clima, y planificado proyectos para afrontar los objetivos políticos del Acuerdo de París para frenar el cambio climático.

– Se han planificado inversiones en tecnologías limpias, se ha creado la capacidad para informar de planes de acción por el clima, y la seguridad alimentaria y los recursos hídricos en países en desarrollo.

– Los Gobiernos se han fijado de plazo hasta 2018 para completar las normas de aplicación del Acuerdo de París. Y algunos países en concreto, como Canadá, Alemania, México y Estados Unidos, han anunciado estrategias ambiciosas frente al cambio climático hasta 2050, que reflejan el objetivo a largo plazo del Acuerdo de París.

– No solo los gobiernos, también empresas e inversores han anunciado compromisos frente al cambio climático, como el de la Under2 Coalition, cuyos 165 miembros suman un PIB de casi 26.000 millones de dólares, un tercio de la economía mundial.

– Se ha creado el Foro de Vulnerabilidad Climática, un grupo de más de 40 naciones vulnerables, que ha hecho pública una declaración que refuerza su llamamiento para limitar la subida de la temperatura media mundial a menos de 1,5 grados. Además, una coalición de países en desarrollo y desarrollados han creado la Alianza para las Contribuciones Nacionales, para asegurar que los países reciben el apoyo técnico y financiero que necesitan para conseguir rápidamente sus objetivos de desarrollo.

– El acuerdo exige una mejora en la transparencia, entre otras cosas para las mediciones y la contabilidad de las reducciones de las emisiones, y el diseño de las comunicaciones sobre la adaptación. Los países han establecido un breve plazo de tiempo para completar esta labor: 2018. El Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), un instrumento multilateral de financiación, anunció la Iniciativa de Creación de Capacidad para la Transparencia respaldada por 11 donantes de países desarrollados que aportan un valor de 50 millones de dólares de financiación. En la Conferencia, siete países en desarrollo han presentado ya información actualizada y han accedido a que otros países sometan a examen la forma en que están avanzando hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Los países han prometido también 23 millones de dólares al Centro y Red de Tecnología del Clima, que apoya a los países en desarrollo en temas de desarrollo y transferencia de tecnología para el clima.

– Se ha establecido un marco quinquenal para el Mecanismo internacional de Varsovia para las pérdidas y los daños (WIM por sus siglas en inglés) que se ocupará de impactos que no sean abordados mediante la adaptación planificada, como por ejemplo el desplazamiento, la migración y movilidad humana y la gestión integral de riesgos.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias