Buscamos a los mejores estudiantes que puedan plantear una solución relacionada con el agua

Así de claro. Desde Fundación Aquae y Leequid unimos fuerzas para buscar a los estudiantes más brillantes. Premio internacional juvenil sobre el agua y...

¡Basta! Los Simpson no predijeron una m…

mailto  facebook  twitter  google+

Otro fake en los Simpsons

Deberíamos hacérnoslo mirar. Cuando nos da por una cosa, la repetimos hasta la náusea. La última, o la penúltima, son las supuestas predicciones de los Simpsons. Se han convertido en un meme, en un lugar común de las redes sociales (el espacio perfecto de los lugares comunes). Y obviamente es falso.

Trump presidente

Todo empezó con Trump. Sí, el también tiene la culpa de esto. Oímos una y otra vez que el ascenso y victoria electoral de Donald Trump había sido vaticinado en un episodio de los Simpson. Incluso circuló un vídeo en el que veníamos una secuencia real de Trump que se repetía en la serie prácticamente fotograma a fotograma. Pues bien, es un fake. O al menos un montaje.

Sí hay episodio en el que Lisa Simpson asciende a la presidencia de EEUU. Al sentarse en el Despacho Oval hace referencia a su predecesor, Donald Trump. Pero las imágenes que se usaron para dar credibilidad al cuento son de un corto que no pertenece propiamente a la serie, realizado con posterioridad a las imágenes reales de Trump.

Smartwatches, iPods y Gopros

A partir de ahí, lo de las predicciones de los Simpsons ha alzando cotas de conspiranoia. Cualquier elemento de la serie se rastrea al detalle para encontrar un paralelismo con el presente. Así, se les achaca el vaticinio de los smartwatch porque en un episodio un personaje habla por el móvil. El mismo poder no se atribuye al protagonista de El Coche Fantástico, que hacía lo mismo muchos años antes.

También las cámaras GoPro porque en otro episodio Homer se pone una cámara en un sombrero para espiar a Apu. Los iPods porque en otro capítulo Flanders toca un timbre que recuerda el diseño de Apple. O una gira de los Stones varios años antes de que se produjera. Una predicción al alcance de cualquiera, viendo la longevidad de la banda. Algo similar ocurre con el vaticinio de la victoria de Alemania sobre Brasil en un Mundial. Solo que en la serie la victoria se produce en la final por 2-0 y en la realidad fue en semifinales y por 7-1. Adivinar eso sí que habría sido relevante.

Montajes descarados

Y por supuesto, las predicciones que directamente son un montaje. En los últimos días ha habido un par. La primera, de nuevo con Trump como protagonista. Circuló por Internet una imagen en las que se advertía de que la serie predecía la muerte del actual presidente. Y como prueba se adjuntaba un fotograma de la capilla ardiente de Trump… que finalmente ha resultado ser obra de un hábil dibujante.

O esa otra que dice que hace unos años apareció un partido de fútbol americano entre Falcons y Patriots que adivinaba hasta el resultado de la última Super Bowl, cuando en realidad era otro montaje. En una época en la que es tan fácil manipular una imagen, qué no podrá hacerse con meros dibujos.

 

Y una última posibilidad, la de las profecías autocumplidas. Es decir, aprovechando la ola de paranoia amarilla, puede ser que ciertos artistas aprovechen para inspirarse en la serie. Volviendo a la Super Bowl, Lady Gaga apareció volando sostenida por cables sobre el campo: En otro episodio de la serie la artista salía de modo similar. No sería raro que la extravagante personalidad de la cantante quisiera poner más carne en este absurdo fuego.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

O los medios acaban con los fakes o los fakes acaban con los medios

mailto  facebook  twitter  google+

Fake publicado por El País

No. El pequeño refugiado sirio Marwan de 4 años no viaja solo por el desierto. No. Aquella no era la foto de un agonizante Hugo Chávez. No, los Simpson no vaticinaron la victoria de Trump 15 años antes. A poco que pienses, recordarás más noticias falsas que te sirvieron como ciertas. Más bulos, o fakes como se llaman ahora, que se cuelan en los medios generalistas. Antes prestigiosas publicaciones que ahora se comen noticias que no son tal.

Facebook y Twitter se unen a Google

Hace unos meses, Facebook y Twitter se unieron a Google para luchar contra lo que allí se llama también hoax (la otra denominación). Que las tres mayores empresas relacionadas con la comunicación se pongan de acuerdo en algo es síntoma de que el problema es grave.

Las dos redes sociales se han unido a la plataforma First Draft News, creada en 2015 con el apoyo de Google. Esta iniciativa reúne a más de 40 medios internacionales que buscan compartir conocimientos y experiencias. Elaborar métodos de trabajo y formación para periodistas con el fin de verificar las fuentes de sus noticias.

Cualquier podría pensar que eso ya existe. Se llama rigor y es un principio básico del periodismo, quizá el único. Se basa en no publicar nada que no esté suficientemente verificado: no fiarse de lo primero que se ve o se oye. Pero en la era de la inmediatez, donde los medios han de competir con plataformas como Twitter o Instagram, la calma necesaria para contrastar una noticia muchas veces es sacrificada.

‘Les Décodeurs’

Pero ningún medio que se pretenda serio puede estar al margen del peligro de publicar noticias falsas. Le Monde busca acabar con ese contagio en sus páginas. Para ello emplea a 13 personas en su unidad de verificación. Con el clásico toque romántico francés les llaman Les Décodeurs (los decodificadores).

Este equipo trata de crear un proceso para contrastar las noticias efectivo y ágil, si eso es posible. Crear una base de datos de páginas poco o nada fiables, frente a otras más creíbles. Incluso están diseñando una extensión para navegadores que avisará a los usuarios sobre la fiabilidad de la noticia que están leyendo.

16 ‘fact-checkers’

Porque al final un medio no es más que la credibilidad que le confieren sus lectores. Por eso, la publicación más prestigiosa del mundo, The New Yorker, cuenta con un equipo de 16 verificadores de noticias (fact-checkers). Son esos tipos que, como dice la famosa frase, “cuando van a publicar un artículo sobre el Empire State Building, llaman para comprobar que sigue allí”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias