Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

El Sáhara fue verde durante 6.000 años, cuando llovía diez veces más

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Seis milenios con vegetación en un desierto, el del Sáhara (hace entre 5.000 y 11.000 años). Parecerá sorprendente, pero en esa región del planeta llovía 10 veces más que en la actualidad, según un análisis de sedimentos marinos llevado a cabo por tres investigadores (Jessica Tierney, de la Universidad de Arizona; Peter deMenocal, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia; y Francesco Pausata, de la Universidad de Estocolmo), que han publicado su estudio en la revista Science Advances.

Así las cosas, a aquel periodo se le conoce como ‘Sáhara Verde’. Y es que ya se ha hablado de él en otras investigaciones, aunque Tierney y sus colegas han sido pioneros en recopilar un registro continuo de las precipitaciones de la región durante los últimos 25.000 años. Se sabía que el Sáhara fue más frondoso en el pasado, pero no cuánto de húmedo, según Tierney. Y con estas características, el actual desierto del Sáhara servía entonces de hogar de humanos cazadores-recolectores que se ganaban la vida hace entre 5.000 y 11.000 años con los animales y las plantas que vivían en las sabanas y los pastizales boscosos de la región.

Ocupado por hombres

Tierney y sus colegas estudiaron núcleos de sedimentos marinos extraídos de la costa de África Occidental en cuatro lugares diferentes y a una distancia de 1.300 kilómetros, desde el cabo de Ghir (Marruecos) hasta el noroeste de Mauritania, los cuales revelan tanto los patrones antiguos de precipitación como la extensión del ‘Sáhara Verde’. La evidencia arqueológica muestra que los seres humanos ocuparon gran parte del Sáhara durante ese periodo húmedo, pero abandonaron la región durante un milenio hace unos 8.000 años, a mediados del ‘Sáhara Verde’.

Al analizar la cera de las hojas de los antiguos sedimentos marinos, los científicos determinaron los patrones de lluvia pasados de la región y también reunieron pistas sobre qué tipos de plantas estaban creciendo.

El equipo también quería saber si las condiciones en la tierra interactuaron con la atmósfera y afectaron al clima porque la mayoría de los actuales modelos climáticos no simula el período del ‘Sáhara Verde’. La cantidad de radiación solar que recibe la Tierra durante el verano en el hemisferio norte depende cuándo el ‘bamboleo’ de la Tierra, conocido como precesión, está en su ciclo de 23.000 años. Al comienzo del ‘Sáhara Verde’, el hemisferio norte estaba más cerca del sol durante el verano. Los estíos más cálidos fortalecieron el monzón de África occidental y produjeron más lluvia. Hacia el final del ‘Sáhara Verde’, el hemisferio norte estaba más alejado del sol y el monzón de África occidental era más débil.

Tierney apunta que hay una retroalimentación entre la vegetación, el polvo y las lluvias. Actualmente, el desierto del Sáhara es la mayor fuente de polvo del planeta, pero un Sáhara con vegetación produciría mucho menos polvo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Quinientas especies estarán más protegidas este 2017

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Este 2017, habrá nuevas especies protegidas. Quinientas de ellas. Y plantas. Así lo ha indicado la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (CITES), de acuerdo con nuevas regulaciones comerciales que entran en vigor.

Medidas que fueron adoptadas, apunta en un comunicado esta convención, estas medidas fueron adoptadas el pasado mes de septiembre en Johannesburgo (Sudáfrica), durante 17ª reunión de CITES (COP17), y serán aplicadas en los 182 países y la Unión Europea miembros de la convención. Deberán acatarlos, según apunta CITES, tanto ciudadanos como empresas, con el fin de proteger la fauna y la flora silvestre “irreemplazables en el planeta”, señala la organización en su texto.

Entre las principales novedades, destaca la presencia de la categoría de “especies marinas de alto valor”, que persigue elevar el nivel de protección a estos animales de alto valor comercial. Se incluye el tiburón sedoso, los tiburones zorro y todas los rayas diablo, para que, en adelante, solo puedan comercializarse con respaldo científico que el asegure que esta práctica no perjudicará su supervivencia en la naturaleza.

Especies desconocidas

En cuanto a la flora, la nueva medida incluye un “apoyo al comercio de madera legal y sostenible”, añadiendo más de 300 especies maderables, todas las Dalbergia de madera rosa y los palisandro que se encuentran en todo el mundo.

También entra la esfera de protección los pangolines, se prohíbe el comercio internacional de estos especímenes. Y ha incluido una medida de apoyo al comercio de madera legal y sostenible.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Las jirafas se están extinguiendo. Aunque no lo parezca

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Pues sí, tan populares y tan altas (se trata de la especie más alta del planeta), se están extinguiendo. Las jirafas están en peligro: su población cayó un 40% en 30 años. Hay menos de 100 mil ejemplares en todo el planeta. Pasaron de ser entre 151 y 163 mil ejemplares en 1985 en todo el mundo a 97 mil el año pasado. Son cuatro veces más raras que los elefantes, pese a que el nivel de alerta para los paquidermos ya es alto desde hace varios años.

Es una alerta de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, presentada en un informe en el marco de la conferencia de la ONU sobre biodiversidad, que se está realizando en Cancún, México, que se celebrará hasta el 17 de diciembre. La organización advierte de que las jirafas podrían incluso desaparecer. Los cambios en su hábitat natural y la caza furtiva son las dos causas que han señalado los expertos como las principales causas por las que esta especie ha entrado en la lista oficial de especies amenazadas. También el crecimiento demográfico humano ha tenido malas consecuencias.

El peor momento desde los dinosaurios

Julian Fennessy, copresidente del grupo encargado de controlar la situación de las jirafas para la UICN, ha denominado el proceso al que está sometida la especie de extinción silenciosa. Hay nueve especies de jirafas repartidas en 21 países. De ellas, tres se encuentran en buen estado y una está estable. Pero las cinco restantes vienen sufriendo una drástica disminución. Según ha declarado en Cancún el presidente de la organización medioambiental WWF Alemania, Eberhard Brandes, estamos viviendo en estos momentos la mayor extinción de especies global desde el final de los dinosaurios.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Las hormigas se ‘besan’ para desarrollarse

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Esa especie de saludo que hacen las hormigas de tocarse unas a otras las antenas cuando se cruzan, a veces va a más. Juntas sus mandíbulas. Y si tuvieran labios, diríamos que se besan. Todas lo hacen, las 14.000 especies de hormigas que existen. Y esa conducta se llama trofolaxis o trofolaxia, según la definió, en 1918, el entomólogo estadounidense William Morton Wheeler, que descubrió que esa posición de bocas implica el intercambio de alimentos y fluidos.

La revista científica eLife publica ahora los resultados de una investigación relacionada con este hábito dirigida por la profesora Adria LeBoeuf, de la Universidad de Lausana (Suiza), que subraya que la trofolaxis es básicamente un mecanismo de distribución de alimentos entre adultos, y entre adultos y larvas, así como un medio de comunicación química entre los miembros de la colonia. Este dato se ha sabido porque se han analizado los fluidos de boca de las hormigas, que contienen sustancias relacionadas con la alimentación y otras que podrían asociarse con la conducta social de las hormigas, incluidas hormonas, que actuarían como reguladores de crecimiento, desarrollo y maduración de los ejemplares más jóvenes.

“Estos resultados sugieren que el trophallaxis desempeña roles previamente insospechados en la comunicación y permite el control comunal de los fenotipos de las colonias”, indican los autores.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Se crea una abeja robótica capaz de polinizar artificialmente

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: Pixabay

Una de las especies más amenazadas actualmente son las abejas. En su informe “El declive de las abejas” , Greenpeace advierte de que las poblaciones de este insecto disminuyeron en Europa un 25% entre 1985 y 2005, el 46% de las 68 especies de abejorros europeos están en declive y el 24% en peligro de extinción. Es más, ciertas restricciones en la UE a cuatro insecticidas se basan en recientes evidencias científicas que confirman la nocividad de estos productos para las abejas.

Y es que las abejas, informa Greenpeace, son mucho más importantes de lo que pensamos. La producción de alimentos en todo el mundo y la biodiversidad terrestre dependen en gran medida de la polinización, un proceso natural que permite que se fecunden las flores y se den así frutos y semillas. Y las abejas, y otros insectos como mariposas y abejorros, son los responsables de este proceso.

Así, el anuncio científico de la Universidad Politécnica de Varsovia de la creación de un dron en miniatura que puede encontrar una flor, recoger su polen y transferirlo de la flor masculina a la femenina, ha sido más que bienvenido. “El pasado verano hicimos la prueba y ya tenemos la primera semilla obtenida a través de esta polinización artificial, por lo que queda demostrado que nuestro robot puede hacer casi lo mismo que las abejas reales”, ha afirmado su creador, Rafal Dalewski.

Para este ingeniero, el invento es una “esperanzadora alternativa” a la importante reducción de abejas a nivel mundial. Eso sí, “no pretende sustituir a los insectos, pero sí ayudar a su labor y complementarla”, agrega. La Universidad de Varsovia logró crear dos prototipos de drones polinizadores, uno volador y el otro terrestres. Ambos poseen una especie de plumero que impregnan del polen que reparten a las flores. La misma institución pretende hacer funcionar los primeros modelos a partir del 2017 para luego comenzar la fabricación en serie en dos años más.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com