Kuslansky Electric

Trabajos increibles de arte digital / instalaciones – http://www.kuslanskyelectric.com/work.html

Terminator contra la polución

mailto  facebook  twitter  google+

Arnold Schwarzenegger contra la polución
Imagen: YouTube

Arnold Schwarzenegger es un tipo peculiar. Y cuanto más tiempo pasa, más peculiar se vuelve. Ya su entrada en la fama fue diferente. Saltó al cine después de hacer posturitas durante años para marcar músculos y ganar varios Mister Olympia. Después de su prolija carrera cinematográfica le dio por la política e incluso llegó a ganar las elecciones a gobernador del estado de California nada menos.

Arnold Schwarzenegger contra el GOP

Ahora anda liado en una cruzada contra su propio partido. La visión que el Partido Republicano tiene del cambio climático le ha puesto en pie de guerra. En los últimos tiempos se ha convertido en uno de los grandes azotes del presidente Trump. Los dos se han enzarzado en discusiones en Twitter, en las que el nuevo mandatario norteamericano sacaba a reducir los índices de audiencia de sus respectivos programas de televisión.

Pero más allá de sus cuitas con Trump, Schwarzenegger se ha convertido en la voz más activa sobre el cambio climático en las filas conservadoras. Parece que esta es su nueva misión. Por ello ha elaborado un divertido y alocado vídeo en el que no solo llama la atención sobre los peligros de la polución. También reclama a los políticos una actitud más decidida y que dejen de poner excusas. Como por ejemplo, lo que cuesta arreglar el problema “cuando son personas que están hartas de gastar dinero”.

Amenazas

El popular actor de origen austríaco comienza esgrimiendo las cifras de fallecidos a causa de la polución. Mayores que las de tráfico, suicidios o actos violentos, según él. Y luego va apuntando cada uno de sus argumentos con divertidas secuencias de sus películas. Terminator, por supuesto, pero también Predator, Desafío Total o Expendables. Todo para amedrentar a esos políticos que pretenden con cerrar la agencia americana sobre polución. Oír de sus labios que “desearía meterles en la boca un tubo de escape” debe de asustar.

Como ejemplo de lo que se puede hacer, Schwarzenegger pone los resultados de las políticas ambientalistas que llevo a cabo en California y que han continuado tras su mandato. Cómo puede conjugarse la lucha contra la contaminación con el crecimiento económico. Por ejemplo, el estado creció un 12,4% el mismo año que se impusieron duras medidas destinadas a combatir el cambio climático. Si la mayor economía del país lo consiguió, qué no podrá hacer todo el país.

Y más vale que le hagan caso. Si no ya saben. “Volverá”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El MoMA también desafía a Trump

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: MoMA

A Donald Trump le siguen creciendo los rivales. El último, el MoMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York)  ha decidido exponer, en la zona de su colección permanente, los trabajos de artistas musulmanes, como protesta contra el decreto del presidente de Estados Unidos que prohíbe la entrada de ciudadanos de siete países islámicos (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen).

Así, la muestra comprende obras del pintor Ibrahim el Salahi, de Sudán; de la arquitecta Zaha Hahid, iraquí; de la videoartista Tala Madani, iraní; del escultor Parviz Tahavoli,, de Irán; o del dibujante Charles Hossein Zenderouidi y la fotógrafa Shirano Shahbazi, también iraníes, nacionalidad que, por cierto, ha sido de las más atacadas por Trump. Obras a las que se suma una escultura ubicada en el patio del museo del artista norteamericano Siah Armajani, de origen iraní.

Ideales de acogida y libertad

Para instalar estas obras, el museo neoyorkino desmontó otras de artistas como Pablo Picasso, Henri Matisse y Francis Picabia, y debajo de cada una de ellas ha ubicado un cartel que dice: “Esta obra es de un artista de un país a cuyos ciudadanos se les niega la entrada a Estados Unidos, de acuerdo con una orden ejecutiva presidencial dictada el 27 de enero de 2017. Esta es una de las muchas obras de arte de la colección del museo instalada a lo largo de las galerías de la quinta planta para expresar los ideales de acogida y libertad tan vitales para este museo como lo son para los Estados Unidos”.

La dirección del museo ha expresado que la muestra es resultado de la independencia ideológica del centro, que no es público ni tiene vinculación gubernamental alguna, y subraya su vocación de servir de espacio donde los artistas pueden expresar sus ideas, incluso creaciones artísticas individuales que expresen postulados políticos para enfrentarse al mundo real.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Starbucks, Netflix, Facebook… Las multinacionales desafían a Trump

mailto  facebook  twitter  google+

 

Seguramente a Trump le importó más bien tirando a poco que anoche, durante la entrega de premios de la Unión de Actores en Hollywood, varios actores y directores clamaran contra el decreto que el pasado viernes firmó el presidente estadounidense, suspendiendo la admisión de refugiados en EEUU durante 120 días, indefinidamente en el caso de los refugiados sirios, endureciendo las reglas de entrada en EEUU y prohibiendo durante 90 días el ingreso en territorio estadounidense a los ciudadanos de Irak, Irán, Siria, Sudán, Yemen, Libia y Somalia.

Seguramente tampoco lo haya conmovido la carta abierta que han firmado ya más de tres millones de personas contra el mandatario y sus más recientes medida. No está tan claro, sin embargo, cómo le va a sentar el rechazo frontal que ha recibido, también por su política antiinmigratoria, de algunos directivos de importantes multinacionales con base estadounidense, generadoras de cuantiosos pellizcos para el PIB del país.

Posiblemente la palma de este rechazo se la lleve Starbucks con el órdago que le ha planteado Howard Schultz, director general de la empresa, a Trump. Schultz, además de informar de que las declaraciones y medidas de éste en contra de los flujos inmigratorios lo han dejado “apesadumbrado”, ha anunciado en un comunicado que, en contraste con el espíritu que preside la gestión del inquilino de la Casa Blanca en materia de refugiados e inmigración, su compañía tiene previsto contratar a 10.000 refugiados en los próximos cinco años. Eso sí, aunque la iniciativa comenzará en Estados Unidos, y se centrará en la contratación de personas que trabajaron con el Ejército como traductores y personal de apoyo, se implantará a lo largo y ancho de los 75 países donde la cadena de cafeterías está presente. Schultz ha remachado además en su texto que su empresa seguirá invirtiendo en la economía mexicana “construyendo puentes en vez de muros”.

Grandes tecnológicas también han plantado cara al presidente estadounidense y sus medidas de cierre de fronteras. La caras visibles de Facebook y Apple, Mark Zuckerberg y Tim Cook respectivamente, han manifestado en comunicados o redes sociales su rechazo a la deriva antiinmigratoria de Trump, y han expresado su preocupación por el efecto que la orden puede tener para sus empleados. Reed Hastings, líder de Netflix, ha vaticinado en Twitter que la política de Trump “hará de EEUU un país menos seguro”.

Por su parte, Google, que calcula que al menos 187 de sus trabajadores podrían verse afectados por la medida del ex magnate, ha ido más allá de las palabras anunciando que donará cuatro millones de dólares a otras tantas organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes: Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), el Immigrant Legal Resource Center, el Comité Internacional de Rescate (IRC) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR/UNHCR). La mitad del dinero, no obstante, no será capital de la empresa sino que se aportar a través de donaciones de los empleados, según USA Today.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Trump ordena construir un oleoducto que pone en peligro a una tribu nativa

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Donald Trump ya ha puesto en marcha su prometido desmantelamiento de muchas de las medidas de Obama. Y entre ellas, hay varias que afectan a la energía y el medio ambiente: por ejemplo, el nuevo presidente estadounidense tiene previsto poner en el oleoducto Dakota Access y marcha el gaseoducto Keystone XL, que fueron paralizados por el gobierno de Obama, asesorado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, por precaución medioambiental y de respeto a comunidades indígenas.

Las órdenes ejecutivas para reactivar las obras las firmó el pasado martes, afirmando al mismo tiempo que durante su mandato tiene previsto instalar varios oleoductos en Estados Unidos, que, asegura, supondrá la creación de 28.000 empleos en la construcción.

El oleoducto de Dakota lo proyectó inicialmente una subsidiaria de la tejana Energy Transfer Partners, aspirando a tener capacidad para transportar hasta 470.000 barriles de petróleo desde Dakota del Norte hasta un punto de embarque en Illionois. Se ubica bajo el lago Oahe, en Dakota del Norte. El principal motivo por el que Obama paralizó su construcción fue el asentamiento de la tribu nativa Sioux, cuyo suministro de agua potable hacía peligrar el proyecto.

Amenaza al pacto de cambio climático

El gaseoducto de Keystone XL lo planificó la canadiense TransCanada en 2015. Obama aseguró que, por sí misma, la iniciativa habría socavado los esfuerzos del país por conseguir un acuerdo climático global, la pieza angular de su legado ambiental. El oleoducto conectaría Alberta (Canadá) y las refinerías estadounidenses en la Costa del Golfo, y ofrecería la capacidad de transportar 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido.

Además de ambas decisiones de Obama, Donald Trump ha revocado el acuerdo Transpacífico (TPP), destinado a favorecer nuevas relaciones comerciales con 11 países de la región del Pacífico, o el Obamacare, a través de la firma de un decreto para que las agencias estatales dejen de implementar el seguro médico para personas de bajos ingresos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Mucha suerte con el muro, Donald

mailto  facebook  twitter  google+

Lugar en el que se construirá el Muro
Imagen: The Intercept / YouTube

Parece que la decisión de Donald Trump de construir un muro que separe EEUU de México no era una patochada electoralista. Parece que va en serio. Aquellos que pensaban que el millonario se relajaría cuando llegase a la presidencia, se equivocaban.

3.200 km de vídeo

Trump piensa que tiene más poder que los lobbies, que los presidentes extranjeros y que la opinión pública de su país. Ahora, Trump no va a poder con la naturaleza. Por más que se empeñe. Porque lo que seguro que no ha pensado es que su idea de separar ambas naciones con cemento para evitar la filtración de inmigrantes es simplemente inviable.

Es lo que tratan de hacerle ver Josh Begley y Laura Poitras. El realizados y la documentalista le han explicado de modo muy gráfico el desafío al que se enfrentan. A partir de imágenes de satélite capturadas en Google Earth han elaborado un vídeo en el que recorren toda la línea fronteriza. Casi 3.200 kilómetros. Para la creación de la película han unido 200.000 fotografías siguiendo una línea que va desde el Pacífico al Atlántico.

Del desierto al Río Grande

3.200 kilómetros en los que hay de todo. Sí, hay áreas desérticas, planas, en las que es más o menos fácil levantar un muro. Casualmente, La zona en la que ya se levanta un muro de más de mil kilómetros.

Pero en el resto de los 2.000 kilómetros la cosa no es tan sencilla. Hay sierras, valles, áreas pobladas y, por supuesto, el Río Grande. Además, muchas de las tierras pertenecen a propietarios privados. Va a ser curioso ver cómo acaba el conflicto entre la obsesión de Trump y la sacrosanta propiedad privada en Estados Unidos.

Quién paga cuánto

Y por último está otro inconveniente, también muy propio del país. Su coste y quién lo paga. Aunque el nuevo presidente se ha cansado de asegurar que lo pagará México, está por ver cómo lo conseguirá. Por lo pronto, tendrá que ser sufragado por el contribuyente norteamericano. Y no será barato. Aunque Trump asegura que costará 12.000 millones, los expertos elevan la cifra hasta los 25.000 millones. Y eso solo en la construcción. El mantenimiento y el personal necesario para controlar toda la frontera, puede hacer que el desembolso sea simplemente inabordable.

Así que sí, Trump va a necesitar mucha suerte con el muro.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias