Kuslansky Electric

Trabajos increibles de arte digital / instalaciones – http://www.kuslanskyelectric.com/work.html

El hombre que plantó un bosque

mailto  facebook  twitter  google+

Payeng planta un árbol en el bosque que ha creado
Imagen: Youtube / Forest Man

Vivimos abrumados por problemas que creemos que nos sobrepasan. El cambio climático global, la deforestación, el deshielo de los polos, las grandes catástrofes naturales. Nos bloqueamos y reducimos nuestro activismo a quejarnos en tuits y post de Facebook. Pero es falso. Siempre podemos hacer algo. Incluso plantar un bosque.

Un bosque convertido en desierto

Jadav Payeng es un ciudadano indio de la región bañada por el río Majuli. Payeng ha sido testigo del cambio de la zona. Desde el vergel en el que se perdía cuando era un niño al área desértica que era en su edad adulta. La tala intensiva de árboles y los efectos del calentamiento global habían acabado con la vegetación de la zona.

Afortunadamente, Payeng no tiene perfiles en redes sociales. Así que lo que hizo fue ponerse manos a la obra. Poco a poco. Con la cadencia de una gota malaya. Cada día se acercaba a la tierra yerma y plantaba un árbol.

Un árbol cada día

En 1979 plantó su primer retoño en la arena desértica de la ribera del río Majuli. Y así ha seguido prácticamente cada día desde hace 37 años. Cada vez que Payeng sale a pasear un árbol más crece en lo que antes era desierto.

En todo ese tiempo la zona se ha convertido en una auténtico bosque. Un área de una superficie mayor que el Central Park neoyorkino. 550 hectáreas de zona natural en la que a la sombra de los árboles han crecido otras especies de plantas. Y, lógicamente, no solo ha crecido la vegetación.

Porque muchos de los animales que habían sido desplazados al perder su hábitat han vuelto. Desde pequeñas aves a grandes mamíferos como tigres, rinocerontes asiáticos o ciervos.
La increíble y motivadora historia de Payeng fue reflejada en la película Forest Man que ganó el premio al mejor documental en el festival de Cannes.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La Historia de Jan, de blog a película por el amor de un padre

mailto  facebook  twitter  google+

la Historia de jan

Un padre es capaz de hacer cualquier cosa por su hijo. Y si éste viene con Síndrome de Down, más. El padre de Jan decidió superar sus miedos escribiendo un blog contando el día a día de su experiencia para de paso ayudar a otros que se enfrentaran a la misma situación. Ahora, ese blog se ha convertido en una película maravillosa que todo el mundo debería ver. La Historia de Jan.

Feliz cumpleaños, Jan

Coincidiendo con el séptimo cumpleaños de Jan, se estrenaba en las salas su película. Después de cinco años grabando vídeos de su hijo según iba creciendo, Bernardo Moll, que ya tenía experiencia como editor de cortometrajes, ve cumplido su sueño: presumir de hijo. Y nosotros nos atrevemos a decir, que le sobran motivos tanto al padre como a la madre para sentirse orgullosos de sí mismos.

Holaaaaa!!! Que ya queda poco para ver @lahistoriadejan en el @festivalmalaga Felicidad absoluta!!! 😃😃😃

Una foto publicada por La historia de JAN (@lahistoriadejan) el

La película de la Historia de Jan

Porque mantener un blog durante siete años es ya un logro, pero si es para presumir de un niño como Jan, lo es más. Y es que gracias a su blog, del mismo nombre que la película, aprendemos a no mirar para otro lado y descubrir cómo tantos y tantos otros padres demuestran día a día a la sociedad que el Síndrome de Down no les impedirá hacer felices a sus hijos si el resto les apoyamos para lograr alcanzar sus sueños como cualquier otro niño.

Niños que se convertirán en maestras como Noelia Garella si les damos la oportunidad, y les hacemos volar alto como a Will Lawrence, correspondiendo a su esfuerzo.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Oasis. Parte del plan maestro

mailto  facebook  twitter  google+

Oasis durante una actuación
Foto: Will Fresch

Actitud y pose. Sonido y Voz. Rabia, polémica, una legión de fans y otra de detractores. Influencias que te respalden y un momento justo. Habitaciones de hotel destrozadas, conciertos caóticos. Un puñado de grandes canciones y la capacidad para liderar un movimiento musical. Esto es lo que se le pide a cualquier banda de rock. Esto es lo que Oasis sembraron a lo largo de su carrera.

‘Supersonic’

Es lo que recoge Supersonic, el documental que ahonda en la historia de la banda. De los productores de la gigantesca Amy y dirigido por Matt Whitecross, que ya había realizado Sex & Drugs & Rock and Roll, el documental sobre Ian Dury. Supersonic parte de los tres meteóricos años que convirtieron a Oasis en un fenómeno de masas. La película se estrenará en España el próximo 28 de octubre y solo estará una semana en cartel.

La década de los noventa lleva ya dos años y se empieza a vislumbrar que musicalmente no va a tener nada que ver con la anterior. Gran Bretaña que siempre ha estado a la cabeza del negocio sufre una gran crisis. Grupos americanos de rock arrasan. Inglaterra ha perdido la iniciativa por primera vez en cuarenta años.

Talento y estupidez

Los hermanos Gallagher, de Manchester, andan rasgando guitarras y garganta por los locales de la ciudad. Han condensado las influencias de todas las épocas en un sonido sucio y propio. Ya entonces, aunque nadie les conoce, Liam, el cantante, se muestra como la perfecta estrella del rock. Todo pose, con un ego desbocado y las mismas dosis de talento que de estupidez. Su hermano, Noel, compone y crea el sonido de la banda.

Un buen día, Alan McGee, propietario del sello independiente Creation, los ve actuar y algo resuena en su interior. La intuición era correcta. Poco después facturan Definitely Maybe. La canción que abre el disco, Rock ‘n’ Roll Star es una declaración, un presagio y un hit. Todo en uno. El disco no solo los hace famosos. También les pone a la cabeza del nuevo estilo. El britpop ha nacido y ellos han echado de una patada a Blur, a Suede y a Charlatans del trono. A partir de entonces, el término queda asociado al muro de sonido de Noel y a la ceja continua de Liam.

Si faltaba algo para afianzarlos, un año después llega What’s the Story. Su segundo disco se convierte en la clave de arco del sonido. Wonderwall es hoy un clásico. Don’t Look Back in Anger, otro. Champagne Supernova el tercero. Ya son la banda más grande del mundo.

El caos

Pero los Gallagher son hermanos. Son chavales. Son millonarios. Así que todo empieza a ir como se prevé con esos mimbres. Liam se vuelve cada vez más incontrolable por su actitud macarra e infantil. Noel bastante tiene con controlarse a sí mismo. Se empiezan a suceder discos intrascendentes. En directo mantienen más o menos el tipo, porque en los días buenos Liam es un frontman sorprendente y Noel sabe rodear a la banda de los músicos adecuados.

Pero ni ahí resisten. Su gira final es un caos. Su último concierto en España, en el FIB de 2009, es puro esperpento. Los hermanos se insultan en el escenario y lo hacen al micrófono para que no quepa duda. Liam se va del escenario. Noel le llama de todo. El público toma el lugar del cantante para hacer Champagne Supernova, pero todo es lamentable y absurdo. Han dado el último paso de cualquier gran banda. Mostrar su descomposición en directo, ante su audiencia millonaria.

No se han ahorrado ningún paso. Por eso es lógico que ahora llegue su hagiografía en forma de película.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias