Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

Un corto que compite en los Goya tiene a tres personas con Síndrome de Down como protagonistas

mailto  facebook  twitter  google+

Un conductor decide compartir trayecto con tres desconocidos a través de una conocida aplicación para móviles. En el trayecto le aguardan varias sorpresas, y el fin del traeycto no es el esperado. Mucho humor negro y pocos paternalismos. Es la película Bla Bla Bla. La protagonizan tres actores con Síndrome de Down y otro sin ella, y ha logrado una candidatura a los Goya.

El corto está disponible de forma gratuita y sin fines comerciales, y se puede ver de forma íntegra en plataformas como YouTube o Vimeo, pues se creó pensando en Internet. De ahí que dure solo unos tres minutos y medio, pues era uno de los requisitos del festival donde se presentó, Notodo Filmfest, donde se llevó cuatro premios en 2015 y comenzó una vuelta al mundo en más 70 festivales de cine que les han reportado más de una veintena de galardones.

Alexis Morante es el director de la pieza. Bruno Morante es su guionista, y ejerce de psicólogo y director en la Asociación de Padres de Personas con Discapacidad Intelectual (Apadis) de la Bahía de Algeciras, de donde proceden los tres actores que completan el reparto -Sara Sánchez, Carlos Pérez y Manuel Ponce-, que ya tenían experencia en la interpretación. En la mencionada asociación, tienen talleres de teatro y artes para potenciar la expresividad.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Los cambios en el mercado laboral y la enseñanza que vienen

mailto  facebook  twitter  google+

(DP) Pixabay

El crecimiento integral de la sociedad requiere cambios constantes: descubre por qué la demanda educativa actual requiere modificaciones para adaptarse a la vida y al mercado laboral innovador y dinámico que vivimos.

El paro no sólo ha bajado por la creación de empleo, sino también por el descenso de la población activa. Durante el verano del año 2012 en España tuvo el pico más alto de empleo y de personas con voluntad de encontrarlo, teniendo como referencia histórica de crisis laboral de los años 2007, 2008 y 2009, cuando comenzó un retroceso continuo que se mantiene actualmente.

Sin embargo un factor positivo de estos últimos años es la participación femenina al mercado laboral: se ha apreciado un claro incremento de mujeres activas, con una tasa de actividad del 53,61% frente al 49,3% de 2007, por lo que en muchos casos las mujeres se han convertido en cabeza de familia.

Nuevos requisitos de acceso al mercado laboral

La correcta elección de la carrera laboral se encuentra influenciada, en la actualidad, por varios factores que anteriormente no se tenían en cuenta, como lo son las habilidades de comunicación, el liderazgo, saber formar parte de un equipo y tener una actitud innovadora. Todos estos son requisitos que las empresas actuales demandan a la hora de escoger personas que integren a su plantilla y a los que se debe fortalecer desde el primer momento para obtener así resultados óptimos. La capacidad de adaptación, la empatía, la actitud resolutiva y la inteligencia artificial son aptitudes valoradas por las empresas dinámicas y modernas.

Nuevas formas de contratación

Otro cambio que el mercado laboral ha experimentado últimamente España y Europa se refiere al ámbito del reclutamiento de talentos. Desde la utilización de portales de empleo como LinkedIn donde “cazar” los futuros empleados, hasta la aplicación de estrategias de atracción de talentos por lo que hace falta promover las empresas y convencer a los especialistas elegirla entre otras.
Está claro que la publicación de anuncios en los periódicos es un recuerdo lejano.

Las nuevas tecnologías marcan la diferencia

La formación en las escuelas se ve influenciada por las nuevas tecnologías, que ya forman parte de la vida de las personas y funcionan como regidores de los progresos sociales. La informática está presente en los institutos tanto a nivel de dotaciones de infraestructuras de redes y multimedia, cómo a nivel de formación de los profesores para que aprenden a utilizarla de forma adecuada y así ayudar a los alumnos en sus procesos de aprendizaje. Esta relación entre educación y informática es aún más duradera en el mundo universitario. De hecho la educación universitaria en línea es una tendencia que va ganando fuerza con el paso de los años, no solamente por una cuestión de modernidad sino para mejorar la calidad de vida de las personas y eliminar las fronteras de tiempo y espacio.

En este aspecto, la universidad online Unicusano es uno de los ejemplos de innovación en las técnicas de enseñanza online, gracias al servicio de e-learning y las tutorías al servicio de las alumnos que acompañan y motivan el proceso. Además, gracias al reconocimiento académico de créditos, es más fácil también rectificar en el caso de haber tomado una decisión equivocada y querer cambiar de carrera.

El futuro del mercado laboral

Otra novedad que cabe mencionar es el cambio de rumbo que quiere encarar el país en tema de horarios laborales.
Las últimas declaraciones de Fátima Bañez (Ministra española de Trabajo) sobre los ajustes de horarios apuntan a beneficiar a los empleados, según lo que propuso al Congreso. La cuestión que ha presentado la ministra de empleo, fue una conciliación y racionalización del horario laboral regido en 40 horas semanales como limite, con la finalización de la jornada laboral a las 6 de la tarde, siempre en el marco de empleo de calidad. Resulta imposible no citar que para que exista calidad debe haber, además, mejores salarios y una estabilidad, así como un equilibrio entre la vida laboral y personal. Todo esto será posible siempre que se cuente con el apoyo de grandes empresas y agentes sociales. A ver si esta propuesta tendrá un futuro.

 

Artículo remitido por C.O.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Scorsese reflexiona en ‘Silencio’, su nueva película, sobre nuestra crisis de valores

mailto  facebook  twitter  google+

Este primer fin de semana del 2017 se estrena la nueva película de Martin Scorsese, Silencio, que para muchos no solo será una de las grandes películas del año, sino una de las mejores que ha firmado el director de El lobo de Wall Street o Infiltrados.

Han sido varios los años que el director ha tenido que intvertir en esta ambiciosa producción, basada en la novela de Shusaku Endo, y llega tras tres años desupués del último filme del director y productor. Ambientada en el siglo XVII, aunque se puede hacer una lectura actual de su propuesta, la película aborda el viaje de dos jesuitas, Rodrigues (Andrew Garfield) y Garrpe (Adam Driver), a Japón en busca de un tercero, Ferreira (Liam Neeson), que fue su mentor, que es el único superviviente tras una mantanza de religiosos, de quien se dice que ha apostatado. Quieren, además, reempender su labor de manera urgente porque se ha producido una grave crisis en Japón.
Scorsese ya había realizado dos incursiones previas, de manera explícita, en la religión, en la destacable La última tentación de Cristo y en Kundun, más modesta. Silencio, al igual que Hasta el último hombre, de Mel Gibson, habla de la fe y la creencia en tiempos de pérdida de rumbo y crisis de valores.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Propósitos 2017: una pequeña sugerencia

mailto  facebook  twitter  google+

CC de Cultura de Red

El Año Nuevo, como bien sabemos todos, es la motivación perfecta para revisar qué ha ocurrido en nuestra vida en el último año y cómo queremos que se desarrolle a lo largo del año que entra. Es, sin duda, una excusa más para proponernos empezar nuevas etapas con la intención de crear, a su vez, un nuevo yo, mucho mejor de lo que fue el yo del año que nos deja. Para ello, a finales de diciembre o principios de enero, desarrollamos la famosa lista Própositos de Año Nuevo.

Aunque parezca que hablo de una lista de reproducción de Spotify, en realidad todos conocemos bien ese pedazo de papel en el que apuntamos, con más o menos exactitud, esos objetivos a cumplir a lo largo del año que entra para sentirnos mejor y evolucionar como personas. Está en nuestra psicología como seres humano, querer buscar siempre maneras de encontrarnos mejor, así que no es de extrañar que en la lista, personal e intransferible, apuntemos conceptos coincidentes con una gran mayoría de personas. Esto se debe a que hay maneras universales de conseguir mejorar como persona, como hacer deporte o aprobar todas las asignaturas.

Aprovechando que existen puntos en los que todos coincidiremos, voy a hacer una lista de Propósitos 2017, de donde se puedan extraer propósitos a un nivel personal. Evitaré (o lo intentaré) caer en clichés y esperanzas cursis, lo prometo.

No morirse.

No es broma, de verdad. Es solo una observación (un poco ácida) sobre el resultado que nos deja el 2016. De acuerdo, es natural morirse, pero tampoco hace falta morirse tanto. Este año que acaba se ha llevado consigo a mucha gente a la que todos admirábamos y queríamos (como Leonard Cohen, Prince, Carrie Fisher), así que no morirse es una manera de plantarle cara al nuevo año y enfrentarse a la mala suerte a la que nos hemos enfrentado este 2016.

 

Ser alguien más interesante.

El 2017 puede (debe) convertirse en el año en que fuiste más al cine, leíste más novelas, visitaste más museos… Para empezar, el 13 de enero se estrena en España La La Land, una de las películas que más promete este 2017. Además, estamos viviendo en un nuevo boom de poesia española, llena de poetas jóvenes con grandes versos, como Elvira Sastre, que acaba de sacar nuevo libro. Si es que el que no se empapa de cultura, es porque no quiere.

No sufrir por amor

Basta ya de corazones rotos. Y si los hay, que sean leves. El 2017 no será el año del sufrimiento. Este año no solo ha sido nefasto para la vida en general, sino también para el amor en específico. Se han roto grandes parejas que nos han hecho creer durante años en el amor, como Brangelina, y tampoco hemos podido disfrutar de otros romances, por su corta duración, como el de Rihanna y Drake. Y mejor no hablemos en el plano personal, pero os recuerdo que me vi obligada (por las circumstancias) a escribir este artículo. Así que en 2017 eso de sufrir se ha acabado. Que si nos quieren, que sea bien y, si no es bien, que nos demos cuenta nosotros mismos.

0 dramas

Pero lo de no sufrir no lo vaos a reducir al amor, sino que es importante que llegue a todos los ámbitos de nuestra vida. ¿Recordáis el 0 dramas, siempre smile? Pues este 2017 tiene que calar profundo, porque ya nos ha bastado un 2016 turbulento como para seguir con esta suerte durante el año que se avecina. Al fin y al cabo, y esto debería estar más que claro, todos nos merecemos ser felices.

meme de Nedd Stark

Ser diva

Y

YA

ESTÁ.

No, no se necesita nada más. No lo voy a explicar. No hace falta. Feliz año 2017 ¡y que os posea Beyoncé!

 

via GIPHY

Imagen de Cultura de Red (CC) en Flickr.

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Diez pruebas de que vives en el futuro aunque no te hayas dado cuenta

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Dicen que 2016 ha sido un año malo, pero si nos fijamos en el desarrollo tecnológico podemos decir lo contrario. Son tantos los avances sorprendentes que se han convertido en realidad a nuestro al rededor casi sin darnos cuenta, que podemos decir que vivimos en el Futuro, tal y como lo imaginábamos hace menos de diez años y aún más, como en las películas que nos parecían fantasía. Hoy, casi todo lo que veíamos en el cine o leíamos en comics, es posible. Y lo que aún no, parece que llegará pronto. Empecemos.

1. Realidad Virtual en tu bolsillo

©Warner Bros

 

Entrar en mundos propios de escenarios de videojuegos, viajar por el interior del cuerpo humano o por las galaxias. O creerte que estás recorriendo Madrid en un coche de carreras cuando en realidad estás en un circuito. No sólo ya es posible sino que la tecnología necesaria está en tu teléfono móvil y unas gafas de cartón. Por algo dos de los grandes del mundo digital, Samsung y Facebook, ya comercializan equipos para que tengas en casa. Es tan real, que ya la usan en colegios y universidades.

 

2. El Big Data que todo lo sabe como Big Brother

©20th Century Fox

El Gran Hermano lo sabe todo, y no sólo porque tenga cámaras y micrófonos, sino porque es capaz de manejar toda la información que tiene de nosotros. Pues hoy, casi cualquier dispositivo o electrodoméstico conectado a internet, genera millones de datos que, sumados a los millones de datos recolectados durante años por investigadores y empresas, empiezan a saberlo todo de nosotros. Y si es cierto que a veces da miedo, resulta que con todos esos datos inconmensurables se pueden arreglar grandes problemas de la humanidad, incluyendo la cura de enfermedades o los problemas migratorios.

3. Superordenadores como Hal 2000

©MGM

 

Hace tiempo que dejamos de mirar cuanta RAM o GHz tenían los ordenadores personales, y cualquier smartphone es más potente que el procesador que llevó a los astronautas a la luna. Sin embargo, los ordenadores no dejan de evolucionar en lo que se conoce como supercomputación. Computadores de una potencia casi ilimitada que manejando el Big Data puede adelantar años las investigaciones científicas en biología, medicina o ingeniería. Algunos están resolviendo problemas complejos que sólo estaban en el mundo de la teoría difícil de probar. Y para tal realidad, también se está logrando la capacidad de almacenaje que roza el infinito.

4. Una Inteligencia Artificial de lo más natural

©Warner Bros

 

En 2001 Hal era un superordenador que tenía inteligencia y aprendía solo. Eso ya lo tienes tú en casi cualquier aplicación, desde Siri en Apple a las búsquedas de Google o las recomendaciones de YouTube. Pero si quieres que sea como un robot, hay ordenadores que piensan como humanos incluyendo las emociones y hasta los que son capaces de escribir poesías. La Inteligencia Artificial está ya a nuestro alrededor, aunque en lugar de dirigir una nave espacial conduzca un coche de Uber.

5. ¿Quién quiere un Robot?

©Disney/Pixar

 

Pero claro, para creernos en el futuro de las películas necesitamos tener robots como C3PO. Y los hay, incluso con aspecto humanoide más real y capaces de realizar más tareas que el androide de protocolo de Star Wars. Los hay que realizan tareas pesadas o peligrosas por nosotros como apagar incendios, que pasan consulta en un hospital o que limpian la casa. Y aunque aún se está decidiendo si es mejor que parezcan personas de carne y hueso o sigan teniendo aspecto de máquina amigable (a algunos les dan miedo ambos) los científicos han logrado que tengan tacto y puedan acariciar o darnos la mano de forma segura. Y si quieres un robot, ya puedes comprar varios a precio casi de juguete.

7. Internet de las Cosas o los robots invisibles

©NBC

 

Seguramente ya has oído hablar de Internet of Things, aunque igual no te has percatado que al fin y al cabo, máquinas que hacen cosas por nosotros directamente entre ellas —por eso se llama también Machine to Machine— son igualmente robots. Un contador del agua que está conectado a internet con una tarjeta sim y envía al ordenador de la compañía la lectura del mes, una nevera que pide leche a Amazon o un reloj que envía el pulso a tu médico, o un collar que te llama al móvil si tu perro se aleja más de la cuenta, podrían ser simples electrodomésticos pero funcionan como pequeños robots monofunción. Muchos de ellos ya están trabajando para ti aunque probablemente no lo sepas, otros lo harán con total seguridad, pues se estima que en menos de cinco años llegaremos a más de 20.000 millones de dispositivos conectados entre sí.

 

8. Smart City, cuando la ciudad piensa por todos

©Futuroscope

 

¿Y qué ocurre cuando hay tantos dispositivos conectados por todas partes? Que las ciudades se vuelven inteligentes. Tan inteligentes como sea la inteligencia artificial de sus farolas, semáforos, conducciones de agua o gas, transportes públicos o las tiendas donde compras la ropa y cualquier otra cosa, en donde cajas registradoras o probadores están conectados a Internet de las Cosas. Eso también es algo que ya ocurre en muchas de las ciudades que conoces y que ayudan a que el tráfico sea más fluido, se contamine menos o haya mejores servicios públicos a un menor coste.

9. Transporte autónomo, el coche es el chófer, y vuela.

©Warner Bros

 

Algo que siempre salía en cualquier película de ciencia ficción eran los coches sin conductor que te llevaban a donde querías mientras tú leías el periódico. Algunos, como en Blade Runner, de pronto levantaban el vuelo. Pues todo eso ya existe y ciudades como San Francisco (USA) o San Sebastián (España) ya cuentan con ellos. Tesla, Google o Uber ya disponen de estos vehículos, también camiones, y puedes verlos, tocarlos y subirte en uno si lo deseas. Los que vuelan, o en forma de Drone que también existen ya para pasajeros o para entregar paquetes.

 

10.Un Mundo Feliz. O casi

 

Otra de los clásicos de la Ciencia Ficción se llamaba así, y prometía un mundo más limpio, más seguro, más cómodo. Bueno, aún queda mucho por mejorar pero parece que la tecnología está permitiendo algunos cambios sociales positivos. En cuanto a los trabajos, la llamada Transformación Digital ya está relevando a las personas de las tareas más pesadas, duras, sucias y peligrosas. Ahora, apps y dispositivos ayudan a los invidentes a caminar por las calles solos, a manejar instrumentos, teclados o juguetes con solo la mente, o simples teléfonos móviles mejoran las cosechas en África. Otras apps y servicios digitales, vigilan la democracia en el Mundo o acercan la escuela a campos de refugiados. El mundo sigue siendo imperfecto, pero cada vez tenemos más herramientas para cambiarlo.

 

 

Definitvamente, en 2017 el futuro es hoy. ¿Quién se atreve a imaginar lo próximo?

Fuente: The New Now.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.