Buscamos a los mejores estudiantes que puedan plantear una solución relacionada con el agua

Así de claro. Desde Fundación Aquae y Leequid unimos fuerzas para buscar a los estudiantes más brillantes. Premio internacional juvenil sobre el agua y...

Hallan la razón científica por la que siempre te manchas al pelar una naranja

mailto  facebook  twitter  google+

Pìxabay

 

Ya puede uno ser mañoso y poner cuidado, que al pelar una naranja o un cítrico, siempre se manchará las manos, la ropa… Hay una razón científica para ello, así lo acaban de publicar investigadores de la Universidad Central de Florida, de Estados Unidos. Han filmado un vídeo a cámara lenta, difundido en Science Magazine, que permite visualizar con precisión el acto de pelar la naranja, y muestra que al presionar unas glándulas que contiene este cítrico, éstas liberan su contenido, una especie de aceite, a 10 metros por segundo.

Mil veces más rápido que un astronauta

Se trata de una aceleración que equivale a 1.000 veces la experimentada por los astronautas despegando en el espacio. Los investigadores aún estudian cómo puede alcanzar semejante velocidad, aunque estaría relacionada con la presión que acumulan las glándulas, que pueden ser esféricas o cilíndricas. También analizan por qué el aceite de las pequeñas glándulas se fragmenta en gotas diminutas.

Este hallazgo no solo sirve para desistir de intentar pelar naranjas de manera limpia, también podría ser útil para atomizar aceites volátiles y aromáticos, lo que podría servir para dosificar fármacos, tal como han anunciado en el encuentro anual de la Society for Integrative and Comparative Biology. Por ejemplo, podría ayudar a diseñar un inhalador de asma de emergencia que expide la medicina con esa explosión.

 

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Cómo nos cambia el cerebro leer

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Leer no solo es bueno para ampliar vocabulario y expresividad, aprender experiencias, disfrutar de aventuras… Leer nos cambia el cerebro. Aumenta la densidad de la materia gris en áreas como el giro angular, que transforma las palabras escritas en un código auditivo, y el área de Wernicke y el área de Broca, que interpretan lo leído a partir del conocimiento propio.

Además, leyendo creamos procesos cognitivos codificando al mismo tiempo ortografía, semántica y fonología, y creamos imágenes mentales, para cuya elaboración mental se activan partes diferentes del cerebro, que también reaccionan a las palabras según el significado y las sensaciones que éste nos provoque.

Empatía, concentración y memoria

Por otro lado, la lectura fomenta la empatía, que también tiene un reflejo cerebral, y la dificultad o características de la lectura, según sea esta, por ejemplo, más o menos rítmica, plantea distintos retos de actividad a nuestro cerebro.

Por último, con la lectura entran en juego la concentración y la memoria, sobre todo si practicamos estrategias como anticipar el final de una frase cuando los ojos aún están palabras anteriores, o perseguimos una lectura más global, que busque todo el sentido de un texto sin detenernos en el sentido de cada palabra y frase.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El porcentaje de científicas en España no aumenta desde 2009

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Hoy, martes, se ha presentado el informe ‘Científicas en cifras 2015’, desde la secretaría de Estado de I+D+i. Podríamos quedarnos con un dato aparentemente positivo, y es que España sigue por encima de la media europea en mujeres científicas. Pero sería un mal consuelo. Porque el porcentaje de científicas en España -el 39% del total, por encima del 33% de la media europea- no cambia desde 2009, y cuanto más alta es el rango de los puestos que observemos en la carrera investigadora, menor será la representación femenina.

Así, el porcentaje de investigadoras en la administración pública llega al 46%, cuatro puntos porcentuales más que la media de la UE (del 42%), en la Enseñanza Superior al 42% (41% en la UE), y al 31% en el sector empresarial (frente al 20% de Europa). Además, por primera vez desde que hay datos, el número de mujeres que se doctoran en España se iguala al número de hombres. Desde el inicio de la carrera investigadora, es decir, si se observa el número de alumnos matriculados en universidades públicas, las mujeres representan un 54% del alumnado, frente al 46% de hombres. La proporción sube en los matriculados a un máster (58% mujeres frente a un 42% hombres). En el siguiente escalón, el de las tesis doctorales leídas por mujeres, en 2015 la proporción de hombres y mujeres fue del 50% por primera vez desde que hay datos.

Solo tres rectoras

Pero según los datos del informe, el 79% de los cargos de dirección y cátedras de las universidades públicas están ocupados por hombres y solo un 21% por mujeres, una proporción que, sin embargo, no es tan acusada en los centros privados donde los varones suponen el 57% de estos puestos frente al 43% de mujeres. La brecha en los órganos de gobierno es definitiva: en 2015 solo había una mujer rectora en toda España (en la Universidad de Granada), y ninguna dirigía alguno de los ocho Organismos Públicos de Investigación (OPI). En 2016, el número de rectoras ya ha ascendido a tres: a la de Granada se suman la de la Universidad Autónoma de Barcelona y la del País Vasco.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Descubren un continente escondido bajo el Océano Índico

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Extractos de roca con más de 3.000 millones de años de antigüedad, encontrados en Isla Mauricio, cuando esta isla tiene una edad de entre siete y diez millones de años. No es ningún Expediente X, pero el tema es fascinante: el origen de esos materiales está en un “continente perdido”, ubicado  bajo la isla y llamado Mauritia, y estos fragmentos probarían la presencia de una antigua placa continental bajo la isla.

Son las conclusiones expuestas por investigadores de la Universidad Witwatersrand (Sudáfrica) en un informe publicado este martes en la revista Nature Communications. El estudio lo han llevado a cabo por el geólogo Lewis Ashwal, de la Universidad de Witwatersrand (Johannesburgo), Michael Wiedenbeck, del Centro Alemán de Investigación para las Geociencias (GFZ) y Trond Torsvik, de la Universidad de Oslo,Los investigadores creen que estos trozos de corteza de Mauritia quedaron enterrado por la lava y rocas volcánicas que comenzaron a aparecer hace unos nueve millones de años. Los extractos podrían ser piezas de un continente antiguo, que se rompió desde la isla de Madagascar, cuando África, la India, Australia y la Antártida se separaron para formar el Océano Índico.

La clave, en un mineral

Un mineral, el zircono, que se encuentra en rocas arrojadas por lava durante las erupciones volcánicas, ha resultado fundamental en este descubrimiento. No es habitual encontrarlos en los océanos: los zircones son minerales que se producen principalmente en granitos de los continentes. Contienen trazas de uranio, torio y plomo, y debido al como sobreviven bien al proceso geológico, permiten fechar los cambios de esta naturaleza con gran precisión.

Mauritia podría haberse desprendido de un antiguo continente llamado Gondwana que se desintegró hace 200 millones de años.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un último vistazo a la tierra antes de que acabe el año

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen de la Tierra tomada desde el satélite DSCOVR. NASA

El Observatorio Climático del Espacio Profundo (DSCOVR), una asociación de la que forman parte la NASA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, nos ofrece una imagen de la tierra correspondiente a los últimos coletazos de 2016 que nos permite analizar su vegetación, el ozono y los aerosoles.

La foto se ha tomado desde una cámara EPIC (Cámara de Imagen Policromática de la Tierra), a bordo del mencionado satélite que se lanzó en febrero de 2015 a una distancia de 1,4 millones de kilómetros de la tierra, con un ángulo que permite ver un lado completamente iluminado de la esfera terrestre. Desde tan lejos, nuestra casa es un pequeño círculo azul con la inmensa oscuridad al fondo, parece un mármol azul gigantesco en mitad de la oscuridad del espacio, pero nos permite apreciar los fenómenos meteorológicos causados por el sol, controlar los continuos cambios que se producen en la Tierra y entender cómo nuestro planeta encaja en el sistema solar.

La cámara EPIC de la NASA toma imágenes a diario, pueden consultarse en la web del satélite y pueden ampliarse con zoom. Forman parte de secuencias de 10 tomas que se toman a medida que la Tierra gira, realizadas utilizando diferentes filtros de banda estrecha – desde el ultravioleta hasta el infrarrojo cercano – para producir una variedad de productos de científicos. Las imágenes de los canales rojo, verde y azul se utilizan para crear las imágenes de color. Que se ofrezca una secuencia permite apreciar todo el globo en el transcurso de un día. También se ofrecen en la web imágenes de archivo, que se pueden localizar por fecha y continente.

Referente de estudio científico

Y si para nosotros representan curiosidad y divulgación, a los científicos les permite estudiar las variaciones diarias por todo el globo en características tales como la contaminación, la altura de las nubes y la reflectividad, gracias a la precisión de EPIC, una cámara CCD de cuatro megapíxeles y telescopio. Las imágenes de la Tierra a color se crean combinando tres imágenes de un solo color separadas para crear una imagen de calidad fotográfica equivalente a una cámara de 12 megapíxeles. ¡

El satélite Observatorio Climático del Espacio Profundo se creó a propuesta del ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, por eso se lo conoce informalmente como el ‘GoreSat’, aunque también como ‘Triana’, en homenaje a Rodrigo de Triana, primer avistador de América en la tripulación de Cristóbal Colón.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias