Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

  Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan...

Las pantallas LED podrían causar daños irreversibles en la vista

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Sabíamos que las pantallas eran perjudiciales para la vista. No es nada nuevo, nos lo decían hasta nuestras abuelas: “no te sientes tan cerca de la tele”. Sin embargo, en un reciente experimento con roedores expuestos específicamente a pantallas LED, que ha realizado la Universidad Complutense, se ha demostrado que la retina de las ratas frente a ellas sufre un deterioro celular y genético.

De las conclusiones del experimento, los investigadores han extraído que también los humanos, y en particular los niños y personas mayores con problemas oculares, podríamos ser también muy vulnerables a estas luces.  El experimento consistió en rodear las jaulas de un grupo de animales de laboratorio con seis tabletas con luz LED blanca que se encendían durante 16 horas al día, mientras que el resto recibió la misma luminosidad de los dispositivos con un filtro externo que absorbía longitudes de onda corta, radiación muy energética capaz de producir daños en los ojos y otras partes del organismo.

Están en los móviles, las tabletas, los portátiles…

Tres meses después, la retina de los ratones expuestos a LED había disminuido tanto la capa nuclear externa de las células como la expresión de los genes vinculados a la prevención por muerte celular por apoptosis, una especie de ‘suicidio’. Se ha concluido que el 93 % de las células del epitelio pigmentario mueren si no tienen protección, pues las retinas de los ratones protegidos con el filtro no sufrieron deterioro celular.

Por tanto, podría ser recomendable poner protección entre nuestros ojos y las pantallas con ese tipo de luces, que desde que en el 2012 la Unión Europea instó a los gobiernos a suprimir el uso de las bombillas de toda la vida, han ganado presencia en nuestras casas como fuente de iluminación, pero también en smartphones, tabletas, pantallas de portátiles o televisores, y en la calle, en los semáforos, farolas o en los coches.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Madres contra ‘el paco’

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Un grupo de madres se ha unido para luchar contra una droga que está haciendo estragos en Argentina, donde mueren siete jóvenes al día por su adicción a las drogas. Es la  Red de Madres contra el paco y por la vida, y su lucha por un futuro diferente para sus hijos. “Sí a la vida, no al paco”, rezan sus pancartas.

El paco, también conocida como la “droga del exterminio”, es una pasta hecha a base de cocaína, marihuana y otras sustancias inhalantes, que empezó siendo mezclada con yeso y disolventes de uso industrial. Actúa ralentizando, hasta anularlo, el proceso neuronal por el que pensamos y conectamos ideas, pensamientos, emociones…

Como la coca, el paco se mueve tanto en sectores marginales como de profesionales, y afecta a un amplio abanico de edades. El consumo comienza cada vez más temprano, y con el mono, las chicas son capaces de prostituirse para comprar droga, y los chicos, de robar.

Políticas sociales y de seguridad

Las madres demandan al Estado que dé respuesta a las familias afectadas, de la misma manera que se actúa sobre el alcoholismo, la pobreza, la seguridad, el hambre. Reclaman proyectos educativos, laborales, culturales y de ocio, que promuevan la inserción social; que el arte, la danza, la creatividad y el deporte los devuelvan a la vida. También que se actúe contra las mafias y se hagan más seguros los espacios de las ciudades más sospechosos de ser escenario de tráficos de drogas.

www.madrescontraelpaco.org.ar

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Esto es lo que no quieren que veas

mailto  facebook  twitter  google+

Censura
Pixabay

Probablemente este artículo no llegues a verlo. Puede que si lo haces, lo censuren después. No en nuestra web, pero sí en tu muro de la red social que, para evitar ser detectados, no vamos ni a nombrar. ¿Tan peligroso es para ti leerlo o ver la imágenes? Empecemos por el principio.

Lo que puedes ver pagando y lo que no

En la actualidad, hay una red social que seguramente usas que se ha convertido en el principal medio de comunicación del mundo. Más de 1.700 millones de personas tenían una cuenta en mayo de 2016 y pasamos conectados a ella más de tres horas al día (en realidad, si lo tienes en el móvil, mucho más).

Tal vez no veas la televisión o leas periódicos, pero te informas de todo a través de esa red.

Paradójicamente, el medio de comunicación más leído del mundo, no tiene contenidos propios. Todo lo que lees ahí, lo ha subido alguien que conoces o una páginas a la que sigues. También puede ser que los creadores de contenido paguen por que se publique en tu muro su noticia. Aunque pagar no garantiza que lo acabes viendo. Mucho menos, que hagas clic a la noticia y la leas entera. Como esta. Gracias.

Dicen que decide un robot

Probablemente has oído hablar muchas veces de los algoritmos. Unas fórmulas matemáticas que el ordenador usa para seleccionar lo que vas a ver o no, en un buscador como Google o en esa red social. Dicen que es para que encuentres lo que de verdad te interesa. Pero aunque sean objetivos y se basen en tus datos de navegación (qué te gustó, qué leíste, qué compartiste) la realidad es que deciden por ti. Ellos eligen lo que vas a ver y lo que no.

A estas alturas seguramente sabes también que aunque sigas a una página o a un amigo, no ves todo lo que publican. Es por el algoritmo, que elige aproximadamente el 5% de todo lo que alguien a quien sigues publica. ¿Lo más interesante para ti? ¿Quién lo dice? Ellos.

La primera consecuencia es que no te estás enterando de la realidad, sino de lo que ellos te dicen que está pasando.

Eso se llama información sesgada, y si el robot o algoritmo quiere, puede hacer que sólo leas noticias buenas o alegres, o negativas y tristes. Pueden hacerte saber mucho de alguien o que no sepas casi nada si no lo buscas. ¿Eso qué significa? Que puede influir en tus decisiones de compra y hasta de voto. Busca en internet información sobre las últimas elecciones en USA y verás que se ha hablado mucho de eso.

Pagar es la solución, pero tampoco.

Así que a las marcas, o los colectivos de tu interés y a los medios de comunicación real, los que escriben noticias para ti, sólo nos dejan la opción de pagar como anuncios nuestras publicaciones, para que se salten ese 5% del algoritmo y lleguen a tu muro. O no, porque nadie nos lo demuestra con un certificado o control independiente.

Eso nos parece bien, pues esa plataforma es suya, ha costado y cuesta mucho dinero y nadie paga por usarla. Si fuéramos un periódico en papel, tendríamos que convencerte de que lo compraras y pagaríamos por la publicidad o por imprimirlo, distribuirlo, etc. Así que eso, es justo.

Ahora llega lo que no quieren que veas

En general, los términos de uso de esa red azul que todos conocen deja bastante libertad para publicar lo que quieras. Eso sí, tiene una censura declarada en algunos temas que han sido muy sonados, como fotos de pechos de mujer (de hombre no) o de violencia extrema. Por supuesto, nada de pornografía. Aquí cada uno tendrá su moral y visión del tema, pero tampoco nos parece mal. Ya hay bastante de eso en internet, al alcance de cualquiera, para que nuestros muros se inunden de imágenes sensibles. Nosotros mismos hemos confirmado que el sexo es lo más buscado y visto en internet. Si no se pusiera ese filtro, en breve tu muro sería una sucesión interminable de porno.

¿Quién decide tu moral?

Otra cosa es que se considere porno una madre amamantando a su bebé, o una fotografía artística, o el cuadro de la Maja Desnuda de Goya. ¿Quién decide lo que es ofensivo y lo que es arte? Pues ellos. Y lo hacen explícitamente en sus condiciones de uso:

  • Los anuncios no deben incluir contenido para adultos, como desnudos, representaciones de personas en posiciones explícitas o sugerentes, o actividades que sean demasiado sugerentes o sexualmente provocativas.
  • Contenido sexualmente sugerente:
    Ejemplos:
    Desnudos o desnudos implícitos, aunque sean de carácter artístico o educativo
    Demasiada piel o escote visible, aunque no sea de naturaleza sexual explícita
    Imágenes que destacan partes individuales del cuerpo, como el abdomen, las nalgas o el pecho, aunque no sean de naturaleza explícitamente sexual.

 

Ahora sí, esto es lo que no te dejan ver

Después de explicarte la situación, vamos a contarte lo que nos ha pasado. Hace tiempo publicamos un artículo sobre un tipo de fotografía artística que está arrasando (Abajo tienes el link). Como todos los artículos que publicamos, lo compartimos en la red. Y no pasó nada. Ni el texto descriptivo, ni el título del artículo ni la foto fueron censurados.

Así que hicimos también como siempre y lo promocionamos de pago para que más gente lo viera. Y entonces, no.

Al tiempo de estar publicándose y con bastante éxito de vistas, recibimos un mensaje:

“Tu anuncio no se aprobó porque no cumple nuestras Políticas de publicidad. No se permiten anuncios que muestren desnudos, aunque no sean de naturaleza sexual, incluido el uso de desnudos con fines artísticos o educativos.
Para solucionarlo: te recomendamos utilizar imágenes o videos diferentes y comprobar que el enlace de destino cumpla también las políticas.”

Es decir, que aunque podíamos compartirlo en nuestro muro (de hecho, ahí sigue), no nos dejaban promocionarlo para que lo viera más gente. Algo que no podemos comprender, por más que nos expliquen.

No solo censuran el anuncio

Aunque cambiamos las imágenes y los textos como nos decían, por otros más light y poco sugerentes con fotos sin tacha, volvieron a impedirnos que lo publicáramos. Esta vez el mensaje decía que no podíamos anunciar un artículo que tenía lo que ellos no permiten en sus muros, fotos o textos prohibidos. Que no podemos ponerlo en su red, ni decirte que lo veas en nuestra web, voluntariamente.¿Cómo lo saben? Muy fácil. Si sabes lo que es un robot indexador, como los que utilizan Yahoo o Google, sabes que es un programa informático que entra en las webs y las lee. En este caso, el robot de la red social primero lee el anuncio o post del muro y decide si dice algo que no le gusta, o la foto enseña algo prohibido, y luego entra en el link que aparece y “lee” otra vez la noticia. Si considera que has intentado engañar al algoritmo o no le gusta lo que dice el artículo, porque habla de cosas como S*X* o incluye fotos de desnudos, entonces lo censura.

Lo curioso, es que si no es un anuncio, si es una publicación normal, como muchas que habrás visto hoy mismo, entonces cuela. Algunas de las páginas con más seguidores, millones, casi sólo publican desnudos, y lo avisan en el título.

Y esto es lo que no quisieron que vieras, pero queremos que veas.

Por eso, para que más gente pueda acceder a esta información tan peligrosa y horrible, hemos escrito este artículo que en realidad, te llevará a ese otro. NO ponemos el título, no vaya a ser que el robot nos lea hasta el final y nos pille. No sabemos hasta dónde llegan los robots, pero queremos comprobarlo.

Sí, es lo que piensas, nos la estamos jugando para que leas lo que no quieren que leas. Pero en Leequid queremos cambiar el mundo. ¿Te atreves?

 

Leer, aquí y ahora.

Redacción Leequid

Elaborado por el equipo de redacción Leequid.

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

mailto  facebook  twitter  google+

¿Cabeza como un bombo en el trabajo? ¿Problemas para pensar? ¿Dificultades para dormir al llegar a casa? Los motivos pueden ser múltiples, pero se incluye las malas condiciones del edificio de trabajo.

Hay, sin embargo, edificios llamados “verdes” o de bajo impacto ambiental que son también, además de buenos para el clima y la tierra, beneficiosos para la salud de los trabajadores. Las personas que en ellos muestran una función cognitiva superior en comparación con sus colegas en otros edificios de alto rendimiento que no tenían un certificado ambiental. Y esta habilidad cognitiva se manifiesta en una mayor capacidad para pensar y planificar.

Así lo ha revelado un estudio de la Escuela de Salud Pública T.H Chan de Harvard, en Estados Unidos. Los arquitectos se muestran cada vez más concernidos por el impacto de los edificios sobre el medio ambiente, pero éste es el primer estudio que muestra cómo el espacio afecta no sólo nuestra salud sino también nuestro cerebro.

Así, el estudio habla del “síndrome del edificio enfermo”, un término que apareció en los años 80, cuando los edificios comenzaron a volverse más herméticos y se redujo la cantidad que entraba aire fresco.

Las consecuencias de ese tipo de edificios serían, según la mencionada investigación, irritación de los ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza, erupciones cutáneas y problemas respiratorios, que aparecen después de pasar horas en un espacio cerrado y que incluyen

Cómo mejorarlos

Para mejorar nuestras estancia en los edificios, se recomienda mejorar la ventilación, aumentando la cantidad de aire limpio y fresco que circule por el espacio cerrado. Reducir la presencia de sustancias químicas, es decir, elegir materiales y muebles que tengan bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles. Y además, es importante mantener una temperatura consistente a lo largo del día, permitir la entrada de luz natural, proteger el ambiente de los ruidos de la calle y minimizar los ruidos interiores, como los producidos por maquinaria. Y también limpiar las superficies regularmente para impedir la acumulación de polvo.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un corto que compite en los Goya tiene a tres personas con Síndrome de Down como protagonistas

mailto  facebook  twitter  google+

Un conductor decide compartir trayecto con tres desconocidos a través de una conocida aplicación para móviles. En el trayecto le aguardan varias sorpresas, y el fin del traeycto no es el esperado. Mucho humor negro y pocos paternalismos. Es la película Bla Bla Bla. La protagonizan tres actores con Síndrome de Down y otro sin ella, y ha logrado una candidatura a los Goya.

El corto está disponible de forma gratuita y sin fines comerciales, y se puede ver de forma íntegra en plataformas como YouTube o Vimeo, pues se creó pensando en Internet. De ahí que dure solo unos tres minutos y medio, pues era uno de los requisitos del festival donde se presentó, Notodo Filmfest, donde se llevó cuatro premios en 2015 y comenzó una vuelta al mundo en más 70 festivales de cine que les han reportado más de una veintena de galardones.

Alexis Morante es el director de la pieza. Bruno Morante es su guionista, y ejerce de psicólogo y director en la Asociación de Padres de Personas con Discapacidad Intelectual (Apadis) de la Bahía de Algeciras, de donde proceden los tres actores que completan el reparto -Sara Sánchez, Carlos Pérez y Manuel Ponce-, que ya tenían experencia en la interpretación. En la mencionada asociación, tienen talleres de teatro y artes para potenciar la expresividad.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com