El estado de California contra las petroleras

Lo de tirar de demandas y de abogados parece un lugar común en Estados Unidos. Así que en realidad, parece que mucho se ha...

La NASA descubre un sistema solar con siete planetas posiblemente habitados

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: NASA

Groucho Marx estaría encantado. Él dijo aquello de “paren el mundo, que me bajo”, y ahora podría mudarse a otro.

Imagínense. Algunos creían que estábamos solos en el universo, y parece que, al menos, hay siete tierras como la nuestra, con sus habitantes y todo. Así lo ha anunciado la NASA esta tarde. Han detectado, en la Vía Láctea, siete planetas en torno a la estrella TRAPPIST-1, que podrían tener agua en la superficie. Seis de ellos tienen un tamaño similar al de nuestro planeta y Venus, y una composición también muy parecida, probablemente rocosa.

Misma cantidad de luz que nosotros

Así que hemos pasado de 0 a 7 de una sentada. Siete exoplanetas o ‘Tierras genelas’. Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja (Bélgica) y primer autor del estudio que se ha publicado este miércoles en Nature, explica que TRAPPIST-1 es una enana roja, una estrella diez veces más pequeña que el Sol, y un poco mayor que Júpiter, de color asalmonado y que se encuentra a 40 años luz de distancia, en la Constelación de Acuario. Sobrevivirá, indica, miles de millones de años a la muerte del Sol.

En su honor, se han bautizado los planetas como TRAPPIST-1b, c, d, f, g y h, de más cerca a más lejos de la estrella. Además, según los cálculos que han realizado, parece que los planetas c, d y f reciben una cantidad de calor de su estrella comparable a la que reciben Venus, Tierra y Marte, respectivamente.

Agua y atmósfera, claves para la vida

Los siete planetas podrían albergar agua en superficie.  Los más interiores, b, c y d, son probablemente demasiado calientes, y el último de ellos, h, parece estar demasiado lejos como para que el agua no esté congelada, salvo que tenga fuentes alternativas de calor, como la actividad geológica. Pero en los planetas e, f y g, el agua podría estar líquida, y podría haber vida en ellos.

Pero falta lo más interesante desde el punto de vista de recibir visitas a lo ET: en cuanto se analicen las atmósferas de estos espacios, se sabrá si efectivamente podrían albergar una huella de gases de dióxido de carbono o metano, oxígeno y vapor de agua, que se considera como una prueba muy sólida de la presencia de vida en un planeta.

Apiñados

Por otro lado, ha llamado la atención de los científicos lo apiñados que están estos planetas entre sí, y cerca de su estrella, posiblemente por un tirón gravitacional que provcaría fuerzas de marea capaces de generar actividad volcánica en algunos de ellos.

Este descubrimiento se ha realizado gracias a la observación de múltiples telescopios terrestres, principalmente el TRAPPIST-Sur, del Observatorio Europeo Austral (en Chile), al Very Large Telescope (VLT) y al Spitzer, de la NASA. El método empleado para la detección ha consistido en analizar las variaciones de luz de la estrella para tratar de detectar el paso de planetas, lo que se conoce como tránsitos. Así, alguien puede taparnos la luz de una lámpara si se pone delante de ella, o en un cine se puede tapar la imagen tapando el proyector, un planeta puede ensombrecer la luz que nos llega de una estrella cada vez que pasa. Se calcula que, por cada planeta que se detecta cuando transita frente a su estrella, hay una multitud de otros cuerpos similares (entre 20 y 100 veces más) que permanecen inobservables porque desde la perspectiva terrestre no cruzan por delante del astro.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Noruega planea extraer petróleo del Ártico

mailto  facebook  twitter  google+

Plataforma petrolífera en Noruega
Foto: Marcusroos

Estos noruegos… Desde luego parecen dispuestos a acabar con esa imagen idílica que tenemos de los escandinavos. Gente culta, pacífica, tolerante y amante de la naturaleza. Primero andan liados cazando ballenas y poniendo pegas a cualquier iniciativa encaminada a protegerlas. Ahora se han empeñado en perforar el Ártico en busca de petróleo.

Recesión y deshielo en Noruega

Dos han sido los motivos que han empujado a los noruegos un poco más al norte con las perforadoras. El primero es simplemente económico. El desplome del precio del crudo, del que Noruega es uno de los principales productores europeos, ha empujado el déficit de su PIB hasta el 8%. Ha sido el último clavo en la crisis del país, que hasta ahora había evitado lo peor de la recesión, pero ahora ha caído a plomo en ella.

El otro motivo no puede ser más irónico. Buena parte del hielo del Círculo Polar Ártico se ha retirado a causa del cambio climático. Los noruegos han visto agua donde antes había duro hielo. Y así es mucho más fácil perforar.

“Investigaciones científicas”

Así que han comenzado a planificar las operaciones. Como en el caso de las ballenas han aducido intereses de investigación en las primeras exploraciones. El ministro de Asuntos Exteriores, Børge Brende, ha puesto una de esas excusas que por no pedidas, resultas reveladoras. “Debemos encabezar el conocimiento y estudio científico del Ártico. Eso nos hará más competitivos en el mercado mundial”. La relación entra la segunda parte de la declaración y de la primera es clara.

Greenpeace demanda

Así lo ha visto Greenpeace que, con el precedente de las ballenas, no se fía. Por eso ha puesto en marcha la campaña Save The Arctic. La organización ecologista denuncia que la empresa estatal de petróleos noruega, Statoil, plantea una estrategia agresiva de perforación en aguas árticas.

Por este motivo, Greenpeace ha decidido llevar al gobierno noruego a los tribunales en defensa de los espacios naturales. Y del respeto a los acuerdos de París que, según ellos, violan estas prospecciones. Su base es el artículo de la propia constitución noruega que proclama que todos los ciudadanos tienen el derecho y el deber de proteger la naturaleza del país. Esperemos que tengan suerte.

 

 

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Para Amnistía Internacional, 2016 fue ‘horrible’ para los Derechos Humanos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

El balance de Amnistía Internacional (AI) no puede ser más rotundo: “un año horrible para los derechos humanos”. Es la conclusión de su informe sobre la situación de los derechos humanos en 2016, en el que alerta de un crecimiento en la manipulación por parte de gobiernos y políticos, de un uso “cínico” por parte de los gobiernos de la retórica del “nosotros contra ellos”. Según ha denunciado Arancha Vicario, presidenta de Amnistía Internacional España, en la presentación del texto, éstos “han utilizado discursos de culpa, de odio y miedo con el objetivo de ganar votos” ha denunciado en la presentación del informe.

Así, la ONG llama a la sociedad a presionar para revertir este escenario, que, asegura, puede tener unas consecuencias nefastas para los ciudadanos. Nos podría llevar a un mundo “más caótico y peligroso”, pues, según dice, los límites de lo que se considera aceptable han cambiado.

También se denuncia en el análisis las políticas de los autodenominados “presidentes antisistemas que tienen una agenda tóxica que persiguen y convierten en chivos expiatorios a grupos enteros de personas”, y pone como ejemplo las políticas de Donald Trump, en especial el veto migratorio a ciudadanos de países de mayoría islámica. Igualmente menciona al presidente húngaro Viktor Orbán, y su política con los refugiados.

La política de asilo, en el punto de mira

En total, indica el texto, el año pasado 36 países violaron el Derecho Internacional al devolver ilícitamente a personas refugiadas, que en 23 se cometieron crímenes de guerra diariamente y que en 22 se mató a defensores de derechos humanos. Mientras en Europa varios países han adoptado medidas de seguridad intrusivas como el Estado de excepción prolongado en Francia cinco veces, y la nueva ley de vigilancia del Reino Unido multiplica el poder de las agencias de inteligencia, lo que lleva a la organización advertir de un debilitamiento generalizado del Estado de derecho en el continente. La ONG critica que muchos Estados “han aprobado a toda prisa medidas antiterroristas que iban en detrimento de los derechos humanos” y considera la identificación entre refugiados y terroristas como una de las cosas más peligrosas que dejó 2016 porque, además, no parte de ninguna evidencia. La organización defiende, finalmente, que la política europea de refugiados no es ineficaz, si no que su único objetivo es “reducir drásticamente su número”.

 

Turquía, China, Egipto, Etiopía, India, Siria o Filipinas

Se critica también, en el escrito, del turco Recep Tayyip Erdogan, la encarcelación de militares, profesores o periodistas tras el fallido golpe de Estado. En cuanto a países como China, Egipto, Etiopía o India, el texto apunta a que han llevado a cabo campañas masivas de represión, y que en Filipinas, Duterte continúa con su denominada guerra contra las drogas, en la que han muerto ya más de 7.000 personas en ejecuciones extrajudiciales. Por supuesto, no podía faltar una denuncia de los abusos contra los derechos humanos en Siria, donde, a los ataques indiscriminados contra civiles, hay que sumarle el encarcelamiento, tortura, desaparición o huida del país de un gran número de activistas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Elon Musk nos chafa la ilusión de los coches voladores

mailto  facebook  twitter  google+

Elon Musk
Foto: Steve Jurvetson

Es un signo de estos tiempos. Los gurús. Lo que pasa es que cada vez se suceden más rápido. Empezamos siguiendo a pies juntillas todo lo que nos decía Steve Jobs. Luego fue Jeff Bezos el que nos marcó el camino. Más tarde, un chaval de pelo ensortijado que inventó las redes sociales, Mark Zuckerberg. Ahora llega el turno de Elon Musk.

Elon Musk el eléctrico

Para hacer el cuento corto, Elon Musk es el CEO de Tesla y de SpaceX. Básicamente, el tipo que está apostando por la movilidad y la energía eléctrica y los viajes espaciales. Pero además, es el último gurú del capitalismo que está pontificando sobre adónde vamos. O mejor dicho, adónde deberíamos ir, según él.

La última ha sido mostrar su oposición a los coches voladores. Mira que nos hacía ilusión que los coches volaran, porque es lo que llevaba el cine prometiéndonos durante décadas. Pero Musk no lo ve.

Piezas de coches sobre nuestras cabezas

El caso es que no le falta razón. Dice Musk que si alguien no hace el mantenimiento adecuado al coche volador, “podrían caer piezas del auto en pleno vuelo e impactar en los peatones, ahí abajo”. O peor, si el coche te deja tirado en la autopista convencional ya es un fastidio. Pero si eso sucede en el aire, se puede formar un buen lío. Por no hablar de “la ansiedad y el estrés que producirá el zumbido ruidoso que tendremos todo el tiempo sobre nuestras cabezas”.

¿Su solución a los problemas de tráfico en las grandes ciudades? Pues algo más prosaica y tradicional. A finales del pasado año Musk estalló por Twitter. Encerrado en un embotellamiento clásico en Los Ángeles se arrancó con la idea de construir una enorme máquina tuneladora. E inmediatamente se decidió. “Sí, lo haré”. Así que su alternativa parece que es construir túneles por lo que discurra el tráfico para descongestionar las calles.

Competencia entre compañías

En el fondo también subyace otra de las cuestiones de esta era. La competencia entre grandes corporaciones. Porque detrás del coche volador está Uber apoyada por Google. Hasta un ingeniero de la NASA han fichado para darle enjundia la proyecto.

Lo curioso es que ninguno se plantee otra alternativa. Por ejemplo, eliminar completamente los coches. Voladores o subterráneos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias