Sofia Coppola, segunda mujer en ganar la Palma de Oro en la historia de Cannes

Hacía mucho, demasiado, que una mujer no se llevaba la Palma de Oro a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes: desde que...

¿Por qué hay fármacos en pastillas, jarabes o supositorios?

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

No todos somos tolerantes a las pastillas. Por problemas para tragarlas, por ejemplo. Lo mismo pasa con los jarabes, hay quien no soporta su sabor dulzón. De los supositorios, mejor ni hablar.

Parece que las farmacéuticas tiene solución para todo, y con frecuencia nos ofrecen los mismos medicamentos en distintas presentaciones: pastillas, jarabes, gotas, inyecciones, supositorios, parches, efervescentes… ¿De qué depende elegir uno u otro, al margen de nuestros gustos personales?

En principio, y según Infosalus, de la rapidez con la que se quiera al conseguir un efecto, por la fase o gravedad de la enfermedad. Hay distintas vías de administración de los medicamentos, que darán lugar distintas velocidades de distribución y absorción. Y cuanto más rápida sea ésta última, antes hará efecto el fármaco. Para un dolor leve y muscular, explica Infosalus por ejemplo, se puede aplicar una pomada de manera local. Pero para un dolor más fuerte, se puede recurrir a una inyección.

Efecto más rápido, pero no mayor

Cuando un fármaco va en sobre, suele deberse a que, normalmente, al disolverse en agua el intestino absorbe antes su efecto. Lo mismo ocurre con los efervescentes. El efecto es más rápido, aunque no mayor.

También el metabolismo receptor condiciona el formato de la medicación. Los niños pequeños y los ancianos, puede que no sean capaces de tragar pastillas, pero sí, por ejemplo, un jarabe o unas gotas. A veces, las dolencias, por ejemplo una gastrointeritis, hacen vomitar los medicamentos, y en ese escenario se puede ofrecer el medicamento en forma de supositorio o inyección, para que no sea expulsado.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Rompe tu tabú con el Síndrome de Down por lo menos hoy

mailto  facebook  twitter  google+

©Down Syndrome Society de Canadá

Todos los días se celebra el día internacional de algo, hoy recordamos a las personas que tienen Síndrome de Down y nosotros lo hacemos convencidos porque ya os hemos contado muchas veces cómo tu idea sobre ellos, o la de muchos, está alejada de la realidad. En Leequid no necesitamos esperar a fechas señaladas para eso, nos gusta contarte las cosas cuando pasan.

 

Por ejemplo, cómo se puede cumplir con la vocación de ser profesora,

Leer: Noelia, profesora y monstruito feliz con síndrome de Down

O de ser modelo en la New York Fashion Week y hasta desfilar como diseñadora de tu propia colección.

Leer: Madeline Stuart primera diseñadora con Down en la NYFW

También es posible protagonizar una película.

Leer: Un corto que compite en los Goya tiene a tres personas con Síndrome de Down como protagonistas

O que hagan una película sobre ti:

Leer: La Historia de Jan, de blog a película por el amor de un padre

En realidad, teniendo Síndrome de Down puedes hacer más cosas de las que crees y aquí tienes algunas respuestas a dudas muy comunes.

Leer: Diez cosas que puedes hacer con Síndrome de Down

en serio, si les dejas, si crees en ellas, poder podrán hasta volar…

Leer: La historia de un niño con síndrome de Down que puede volar

 

Winter you’ve been fun, but I’m ready to start building sand castles instead of snowmen ☃️☀️#tbt #wilcanfly

Una publicación compartida de Alan Lawrence (@thatdadblog) el

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

El Banco de Canadá contra Mister Spock

mailto  facebook  twitter  google+

Billete de cinco dólares canadienses con el dibujo de Spock

En la era de la hiperconectividad, noticias como estás nos hacen sonreír. Todo empieza como una pequeña broma. Un meme o una imagen viral. Y de pronto, la repetición convierte la broma en un problema. Al menos para el Banco de Canadá. Esta seria institución ha iniciado una guerra contra Mister Spock.

No es un ataque klingon

No, no es el que un ejército klingon haya ocupado la sede de la autoridad monetaria canadiense. Es más bien que un gracioso (o una graciosa, porque en estas cosas nunca se sabe quién lo hizo primero) ha decidido que Spock merecía figurar en un billete del país.

Y se puso manos a la obra. Con un Boli y algo de pericia cambió la figura del billete de cinco dólares. Y así, la egregia figura del séptimo primer ministro del país, Sir Wilfrid Laurier se transformó en la del más célebre personaje de Star Trek. En principio parece que se trató de una manera de rendir homenaje a Leonard Nimoy, el actor que dio vida al personaje.

Billetes de cinco Spocks

A partir de ese primer cambio, muchos canadienses decidieron seguir con la gracia. Y cambiar más y más billetes. Cómo será la cosa que al final, el Banco de Canadá ha tenido que intervenir.

Josianne Ménard portavoz de la institución hizo una declaración que se envió por mail a los principales medios del país. En ese anuncio venía a decir que si bien no es ilegal pintarrajear los billetes de curso legal, somos ya mayorcitos para jugar a estas bobadas. Que pintar un billete puede hacer que pierda algunas de sus medidas de seguridad y que los artistas se atengan a las consecuencias si al ir a pagar no le aceptan el billete de cinco spocks en su tienda habitual.

Y claro, ocurrió lo que siempre ocurre. A esta advertencia de las autoridades le sucedió la respuesta habitual. Un hashtag en Twitter #Spockingfives que ya va por los cientos de tuits y varios grupos de Facebook dedicados a recopilar las fotos de los billetes.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Cómo sería el reino vegetal si desaparecieran las abejas

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Hace tiempo que se viene alertando del peligro que corre la supervivencia de las abejas, a causa de infecciones, plagas o uso incorrecto de productos químicos, y con ella la de todo el mundo vegetal. Ahora, un equipo de la Universidad de Zurich (Suiza) ha publicado en la revista Nature Communications (en la edición online del 14 de marzo) un estudio muy concreto sobre lo que supondría un mundo sin ellas.

Flores que cambian su forma y olor, menos resistencia en el reino vegetal a las enfermedades… Según se señala en el texto, los sírfidos (moscas y similares), son polinizadores poco eficientes, lo que obliga a las plantas a autopolinizarse, un método de reproducción que reduce la fortaleza de las plantas, y las hace, así más vulnerables. Sin embargo, los abejorros y las abejas facilitan la polinización cruzada entre diferentes plantas, lo que mejora sus características e incrementa la variabilidad genética de las especies vegetales, haciéndolas, en contraste, más resistentes a enfermedades.

Un cambio rápido

Así, en definitiva, la desaparición de las abejas puede provocar cambios en la evolución y el desarrollo de la flora, y la reducción de la producción de miel. El fenómeno podría ser rápido, aclara el profesor Florian Schiestl, coautor del estudio, diciendo que “un cambio en la composición de los insectos polinizadores en los hábitats naturales puede desencadenar una rápida transformación evolutiva en las plantas”.

ONG como Greenpeace han puesto en marcha campañas de concienciación y apoyo a las abejas, y también a las mariposas o escarabajos, que podrían extinguirse, indica la organización, por el uso de insecticidas como los neonicotinoides, que pueden hallarse no solo en campos agrícolas, sino también en cursos de agua de riego, charcos, estanques, arroyos de montaña, ríos, humedales temporales, aguas de deshielo, aguas subterráneas y en las salidas de plantas procesadoras de agua.

El declive de los polinizadores es un síntoma, para el grupo ecologista, de que el modelo de agricultura industrial está al borde del colapso, llevándose a su paso la biodiversidad, alimentando el cambio climático, incrementando la contaminación y destruyendo el tejido rural.

Una campaña polémica

Y también han actuado empresas como Cheerios, una conocida marca de cereales estadounidense que se ha propuesto repartir 100 millones de semillas de plantas silvestres entre sus clientes. Además, Buzz, la abeja mascota de sus cereales, ha desaparecido de la caja de manera simbólica, y se ha añadido una acción en redes sociales, con el hashtag #BringBacktheBees.

La iniciativa, que se puede seguir en la web de la marca, ha tenido una excelente acogida, y se han entregado diez veces más la cantidad prevista de semillas. Aunque también ha recibido numerosas críticas, que argumentan que Cheerios utiliza en sus plantaciones pesticidas y herbicidas, en parte culpables de la muerte de las abejas.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El chocolate se derrite con el cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

Cultivadores de cacao para chocolate
Foto: ICCFO

La desertificación. El deshielo de los polos. El aumento del nivel del mar. Las líneas costeras anegadas. Las temperaturas insoportables. Las intensas lluvias y los fuertes vientos. La verdad es que el panorama del cambio climático es aterrador. Y ahora se le une una nueva atrocidad: ¡el chocolate está en peligro!

2,5 grados más y desaparece el cacao

Según los diferentes modelos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la cosa pinta mal. Los resultados establecen que un incremento de 2,5 grados en la temperatura global para 2050 supondría la desaparición de la mayoría de los cultivos del cacao en todo el mundo.

Estos cultivos se concentran en la zona conocida como el Cinturón del Cacao, en el Oeste de África. Y esta área es la que más duramente está sufriendo los primeros efectos del cambio climático. “Básicamente, la ampliación del área seca del Sáhara está empujando los campos de cacao hacia las zonas costeras”, describe Peter Laderach, portavoz del Programa de Cambio Climático de CIAT.

Pero como admiten en la organización, si el proceso continua, los cultivos no podrán extenderse más allá. Lógicamente. Allá está el océano.

Cultivadores de chocolate

Y esto no solo va a ser un problema para los millones de adictos al chocolate en todo el mundo. Más grave será la situación de los dos millones de agricultores de países como Sierra Leona y Camerún que viven de la recolección de cacao.

Pero peor podría ser que la emigración de los cultivos se extendiera hacía el sur. En esta zona se toparía con la selva tropical. Y el problema de deforestación es evidente. Como ha sucedido en Indonesia con los cultivo de palma, en la CIAT temen que la biodiversidad sea amenazada por campos de cacao.

Otra de las opciones es la que ya están poniendo en práctica países como Liberia. Incentivar a sus agricultores para que cambien los cultivos de cacao por otros que precisen menos agua y que toleren mejor las altas temperaturas. Estro ha provocado las primeras alzas en el precio del chocolate en los mercados internacionales.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias