La llamarada solar más potente en 11 años

Desde aquí, el Sol parece una bola luminosa pero calmada. Pero cuando se observa con el telescopio se ve que nuestra estrella está llena...

La comida no es basura

mailto  facebook  twitter  google+

Nevera solidaria para servir comida en Valencia
Foto: Nevera Solidaria

El mundo actual se mueve entre grandes y graves paradojas. Pero la más desoladora es que en plena era de la superproducción de alimentos, haya gente que aún pasa hambre. Y no es una cuestión entre países ricos y pobres. Es algo que también sucede dentro de las propias naciones superdesarrolladas. Ahora lo acabamos de ver en la ciudad española de Valencia.

Nueva nevera solidaria en Valencia

En esta ciudad ha sido la última en unirse al proyecto Nevera Solidaria. Bajo el lema “la comida no es basura”, se ha creado una red que recoge excedentes de comida. La reciben de restaurantes, tiendas o comedores colectivos como los de las universidades. Esta comida en buen estado, que de otro modo acabaría en la basura, se envasa y pone a disposición de quien lo necesite. De hecho, la nevera solidaria de Valencia se ha ubicado en las puertas de la residencia universitaria Galileo Galilei.

4.500 raciones de comida

Desde su instalación, la nevera solidaria de la residencia ha repartido nada menos que 4.500 raciones de comida en nueve meses. Estas raciones han salido de los excedentes que produce el comedor del centro, en el que se sirven más de 4.000 menús diarios. Además de aportar la comida, esta institución corre con todos los gastos derivados de su instalación y mantenimiento.

La aportación de la nevera solidaria valenciana ha sido la de establecer una máquina de vending. Es decir, una máquina autónoma donde todo el que lo necesite puede obtener su ración de comida con anonimato y facilidad.

El círculo de solidaridad lo han completado otras dos empresas que han aportado, de modo gratuito, los envases e incluso la fabricación de la máquina en la que se sirven las comidas.

Este último aspecto es esencial, pues se trata de garantizar la calidad y seguridad alimentaria de las comidas que se ofrecen. Mantener las normas higiénico-sanitarias y preservar la cadena de frío.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Un proyecto artístico contra los ‘selfies’ en el monumento al Holocausto

mailto  facebook  twitter  google+

Pocas horas antes de que estrenáramos el día de hoy, Día Europeo en Memoria de las Víctimas del Holocausto, el artista israelí Shahak Shapiras ha puesto fin a su proyecto artístico Yolocaust, millones de visitas después. Eso sí, orgulloso del resultado. Un proyecto web que vio la luz el pasado 18 de enero. Nacía con una intención crítica contra los selfies que se hacen los turistas en el Monumento al Holocausto, por medio de 12 montajes fotográficos en los que el creador, de 28 años, retocaba, con tono irónico, los selfies que personas de distintas nacionalidades se habían tomado de forma distendida o jocosa en el Monumento al Holocausto, con el fin de que quien había hecho las fotografías reconsiderara su actitud, que Shapiras considera una falta de respeto. La web se hizo viral en poco tiempo, aunque hubo también quien dudó no solo de su oportunidad sino también de su legalidad.

Misión cumplida

Shapiras indicó en la página una dirección de correo electrónico para que aquellas personas a las que les había robado sus selfies se pusieran en contacto con él si querían que los retirara. Ha habido casos de turistas que así lo han hecho, y el autor ha procdedido a retirar las correspondientes imágenes. Uno de los comentarios, el de un joven que aparece en su montaje Saltando sobre judíos muertos, ha sido el que ha llevado a Shapiras a pensar que su página ya había alcanzado su objetivo. “Soy el tipo que le inspiró a hacer Yolocaust”, aseguraba su interlocutor. “No fue mi intención ofender a nadie. La foto era una broma para mis amigos. Ellos me conocen y saben que hago chistes de ese tipo, estúpidos y satíricos. Repito que no era mi intención. Y lo siento”.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Así se separa a las crías de delfín de sus madres

mailto  facebook  twitter  google+

Momento de la captura del la cría de delfín
Imagen: Facebook / PACMA

Vamos al zoo y lo primero que hacemos es correr al delfinario. A qué niño, incluso a qué adulto, no les fascina las piruetas de los cetáceos. Sus enormes saltos y sus giros en el aire antes de caer ruidosamente en el agua. Pero es muy improbable que nos planteemos una pregunta que por otro lado es lógica. ¿Cómo llegan esos animales ahí?

La captura del delfín en vídeo

La respuesta es más lógica aún. Los delfines que vemos saltar, pensamos que divertidos, en los delfinarios de todo el mundo son apresados en el mar cuando son crías. Al ser crías, son separadas de sus madres y de las manadas. Cualquiera puede imaginar el sufrimiento de ambos animales. Ahora también puede verse.

Un periodista japonés ha sido el primero en filmar el momento exacto en el que una cría de delfín es separada de su madre. La progenitora lucha con todos sus medios por mantener a su hijo a su lado. Pero los captores, cinco buceadores, consiguen su objetivo. Al final, logran subir a la cría a una embarcación. Separarla definitivamente de su madre. Con destino a un delfinario donde será encerrada en una piscina y sometida a un duro entrenamiento hasta que obedezca a los adiestradores. Todo para divertir a las familias humanas.

Imágenes de denuncia

Las imágenes han sido publicadas por el partido animalista español PACMA. Han querido con este vídeo denunciar la situación de las especies encerradas en zoológicos y acuarios de todo el mundo.

La relación de Japón con los cetáceos en general y con el delfín en particular sigue en el punto de mira. En concreto la, llamémoslo, tradición de la caza de delfines de Taiji. En esta isla nipona, todos los años decenas de delfines con conducidos a las playas. Y allí, una multitud se lanza sobre ellos y los mata. Las aguas someras de las playas quedan manchadas de sangre durante días.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Trump ordena construir un oleoducto que pone en peligro a una tribu nativa

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Donald Trump ya ha puesto en marcha su prometido desmantelamiento de muchas de las medidas de Obama. Y entre ellas, hay varias que afectan a la energía y el medio ambiente: por ejemplo, el nuevo presidente estadounidense tiene previsto poner en el oleoducto Dakota Access y marcha el gaseoducto Keystone XL, que fueron paralizados por el gobierno de Obama, asesorado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, por precaución medioambiental y de respeto a comunidades indígenas.

Las órdenes ejecutivas para reactivar las obras las firmó el pasado martes, afirmando al mismo tiempo que durante su mandato tiene previsto instalar varios oleoductos en Estados Unidos, que, asegura, supondrá la creación de 28.000 empleos en la construcción.

El oleoducto de Dakota lo proyectó inicialmente una subsidiaria de la tejana Energy Transfer Partners, aspirando a tener capacidad para transportar hasta 470.000 barriles de petróleo desde Dakota del Norte hasta un punto de embarque en Illionois. Se ubica bajo el lago Oahe, en Dakota del Norte. El principal motivo por el que Obama paralizó su construcción fue el asentamiento de la tribu nativa Sioux, cuyo suministro de agua potable hacía peligrar el proyecto.

Amenaza al pacto de cambio climático

El gaseoducto de Keystone XL lo planificó la canadiense TransCanada en 2015. Obama aseguró que, por sí misma, la iniciativa habría socavado los esfuerzos del país por conseguir un acuerdo climático global, la pieza angular de su legado ambiental. El oleoducto conectaría Alberta (Canadá) y las refinerías estadounidenses en la Costa del Golfo, y ofrecería la capacidad de transportar 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido.

Además de ambas decisiones de Obama, Donald Trump ha revocado el acuerdo Transpacífico (TPP), destinado a favorecer nuevas relaciones comerciales con 11 países de la región del Pacífico, o el Obamacare, a través de la firma de un decreto para que las agencias estatales dejen de implementar el seguro médico para personas de bajos ingresos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Mucha suerte con el muro, Donald

mailto  facebook  twitter  google+

Lugar en el que se construirá el Muro
Imagen: The Intercept / YouTube

Parece que la decisión de Donald Trump de construir un muro que separe EEUU de México no era una patochada electoralista. Parece que va en serio. Aquellos que pensaban que el millonario se relajaría cuando llegase a la presidencia, se equivocaban.

3.200 km de vídeo

Trump piensa que tiene más poder que los lobbies, que los presidentes extranjeros y que la opinión pública de su país. Ahora, Trump no va a poder con la naturaleza. Por más que se empeñe. Porque lo que seguro que no ha pensado es que su idea de separar ambas naciones con cemento para evitar la filtración de inmigrantes es simplemente inviable.

Es lo que tratan de hacerle ver Josh Begley y Laura Poitras. El realizados y la documentalista le han explicado de modo muy gráfico el desafío al que se enfrentan. A partir de imágenes de satélite capturadas en Google Earth han elaborado un vídeo en el que recorren toda la línea fronteriza. Casi 3.200 kilómetros. Para la creación de la película han unido 200.000 fotografías siguiendo una línea que va desde el Pacífico al Atlántico.

Del desierto al Río Grande

3.200 kilómetros en los que hay de todo. Sí, hay áreas desérticas, planas, en las que es más o menos fácil levantar un muro. Casualmente, La zona en la que ya se levanta un muro de más de mil kilómetros.

Pero en el resto de los 2.000 kilómetros la cosa no es tan sencilla. Hay sierras, valles, áreas pobladas y, por supuesto, el Río Grande. Además, muchas de las tierras pertenecen a propietarios privados. Va a ser curioso ver cómo acaba el conflicto entre la obsesión de Trump y la sacrosanta propiedad privada en Estados Unidos.

Quién paga cuánto

Y por último está otro inconveniente, también muy propio del país. Su coste y quién lo paga. Aunque el nuevo presidente se ha cansado de asegurar que lo pagará México, está por ver cómo lo conseguirá. Por lo pronto, tendrá que ser sufragado por el contribuyente norteamericano. Y no será barato. Aunque Trump asegura que costará 12.000 millones, los expertos elevan la cifra hasta los 25.000 millones. Y eso solo en la construcción. El mantenimiento y el personal necesario para controlar toda la frontera, puede hacer que el desembolso sea simplemente inabordable.

Así que sí, Trump va a necesitar mucha suerte con el muro.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias