Sofia Coppola, segunda mujer en ganar la Palma de Oro en la historia de Cannes

Hacía mucho, demasiado, que una mujer no se llevaba la Palma de Oro a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes: desde que...

La eólica cubre la demanda de energía en Dinamarca. (Y se beneficia Alemania)

mailto  facebook  twitter  google+

Parque eólico en le mar del Norte frente a Dinamarca
Foto: Kim Hansen

Seguro que conocéis ese axioma de la teoría del caos, según el cuál cuando una mariposa bate las alas en Asía provoca un huracán en América. No sabemos si esa frase habla de los eventual de las circunstancias que nos rodean. O más bien del efecto que el viento puede tener de unos lugares a otros.

Fuertes vientos en Dinamarca

Por ejemplo. Unos fuertes vientos en las costas de Dinamarca pueden causar una bajada drástica del precio de la electricidad en Alemania. Vamos a explicarlo.

Dinamarca lleva ya varias décadas con una apuesta seria y continua por las energías renovables, sobre todo por la energía eólica. Tanto es así que durante los últimos días ha conseguido abastecer a todo el país prácticamente solo con esta fuente energética.

Un 104% de la demanda

Pero es más. El pasado día 22 de febrero, coincidiendo con un aumento de los vientos en el Mar del Norte, Dinamarca produjo un 104% de su demanda de energía a través de las turbinas instaladas en el océano. Es decir, el país generó más energía gracias al viento de la que necesita para cubrir sus propias necesidades.

Pocos bienes tienen tan buena salida como la energía. Así que ese 4% de energía que les sobraba a los daneses encontró rápidamente demanda en un país vecino: Alemania. El país germano aprovechó la conexión que le une con Dinamarca para aprovechar ese excedente.

El megavatio hora a -27 euros

Esa energía extra que de pronto entró en el país tuvo otro efecto para los consumidores alemanes. El precio del megavatio hora cayó a un precio absurdo. -27 euros. Eso no quiere decir que a los alemanes les saliera gratis poner el lavavajillas. Sí tuvieron que pagar las tasas de la energía eólica y otros impuestos. Además, a este precio tan bajo se produjo a las 02, así que no muchos pudieron aprovecharlo. Eso sí, al que llegó de fiesta de madrugada y puso el microondas, la jugada le salió casi gratis. Gracias a un fuerte viento en Dinamarca.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

En España mueren cada año 2.683 personas por contaminación atmosférica

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Es una muerte silenciosa, que pasa desapercibida. Es una muerte causada por la contaminación, la polución de las ciudades. En España, cada año mueren 2.683 al año debido a ella, según un estudio elaborado por la Escuela Nacional de Sanidad, que ha manejado datos de todas las provincias españolas obtenidos durante una década, el período que ha ido de 2000 a 2009.

El estudio, cuyas conclusiones ha adelantado el diario El País, ha establecido una fórmula para cada ciudad española basada en su pirámide de población, olas de calor o epidemias de gripe. Algo novedoso respecto a la mayoría de los estudios de este tipo publicados hasta ahora, que utilizaban modelos desarrollados con datos de ciudades estadounidenses, que luego se aplicaban a otros núcleos urbanos en función de los niveles de contaminación de cada una.

Por debajo de los niveles de la OMS

Según este estudio, el 90 por ciento de esta mortalidad está por debajo de los niveles que recomienda la OMS, que aconseja que no se superen los 50 miligramos de partículas de diámetro inferior a 10 micras (PM10) por metro cúbico de media en 24 horas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) había publicado el pasado septiembre que eran 6.860 las personas que murieron de forma prematura por la contaminación atmosférica, en ese caso teniendo también en cuenta factores como el ozono y el dióxido de carbono.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Una pausa laboral para el sexo. En Suecia, claro

mailto  facebook  twitter  google+

Proponen una pausa laboral para el sexo en Suecia
Foto: rt69

Cuánto tenemos que aprender de los suecos. Vale que ya estemos aprendiendo a cómo montar muebles y decorar nuestras cosas, todos iguales, por poco dinero. Pero también sería deseable que copiásemos de Suecia sus elevados estándares de vida. Sus sueldos, su bajísima tasa de paro, incluso su comportamiento con los refugiados.

Una hora libre para el sexo

Las condiciones laborales van más allá de sueldos o desempleo. Por ejemplo, la baja de maternidad es de 16 meses. Padres y madres deben cumplir obligatoriamente tres meses. El resto lo reparten como quieren. También tienen todos los días una pausa en el trabajo para lo que ellos llaman fika, una especie de ceremonia del té pero con café.

Pero volviendo a la maternidad, ahora un político sueco ha propuesto otra pausa, pero en este caso para practicar sexo. No ha especificado, eso sí, si es antes o después del café. La hora, por supuesto, sería remunerada.

Para mejorar las relaciones

El ideólogo de tan magnífica idea es el concejal del pueblo de Övertorneå, Per-Erik Muskos. Muskos arguye que las parejas hoy en día no pasan el suficiente tiempo juntos. Para él no es una cuestión física si no “ para mejorar las relaciones. Qué duda cabe que así se mejoran las relaciones. Y se conoce gente.

Sin embargo hay un factor que preocupa a Muskos. Y que nos da una idea de la idiosincrasia sueca. El concejal admite que no hay forma de comprobar que los trabajadores que se tomen esa hora libre realmente hagan aquello para lo que está pensado. Es decir, tener sexo. Que, por ejemplo, “podrían aprovechar para pasear”. Literal. Solo en Suecia.

Pero Muskos aduce que las empresas tienen que confiar en sus empleados. Que si les dan esa hora para el sexo, realmente irán a su casa y la disfrutarán con su pareja.

Sexo en Suecia, cuestión de Estado

Y es que Suecia el sexo es una cuestión de salud pública. Piensan, y recordemos, son suecos, que practicar sexo es saludable para la mente, el sistema cardiovascular y las articulaciones, entre otras partes de la anatomía humana.

Ya lo dijo el ministro de Salud sueco el pasado año. Un ciudadano se quejó porque una pareja generaba mucho escándalo durante el acto, pasadas las 22:00, el toque de queda del ruido en el país. Desesperado, denunció la situación en Twitter mencionando al ministro. “Es mi última esperanza”, imploró. La respuesta del ministro no pudo ser más festiva. “Suena genial para ellos. Y también para su bienestar y para la salud pública”. Y se acabó.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El único hipopótamo de El Salvador muere en un brutal ataque

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Tristeza en El Salvador. Gustavito, de dieciséis años, el único hipopótamo que había en el país –vivía en el Zoológico Nacional-, ha fallecido de forma trágica: debido a las graves heridas por un tremendo ataque perpetrado por humanos, de identidades todavía desconocidas, en las instalaciones del propio zoológico. Un ataque que la Secretaría de Cultura del gobierno salvadoreño calificó de “cobarde e inhumano”.

Gustavito pasó dos días escondido en su estanque, sin deseos de comer nada. El jueves de la semana pasada, sus cuidadores advirtieron su conducta extraña. Intentaron salvarle la vida, pero sin éxito. El animal presentaba heridas cortantes y hematomas en la cabeza y en el resto del cuerpo. Falleció el domingo.

Objetos punzantes

El zoológico permanece cerrado desde el viernes, y la Policía Nacional ya trabaja para buscar a quienes fueron los autores de este brutal asesinato. Se cree que las heridas se produjeron con objetos cortopunzantes, pero el caso está envuelto en dudas ya que resulta extraño que el hipopótamo no reaccione al ataque.

A la presentación de Gustavito en 2004, acudieron cerca de 25.000 personas. El parque zoológico de El Salvador decidió en 2009 suspender la práctica de compra de especies exóticas, por lo que era ya el único hipopótamo que quedaba en el centro.

Las redes sociales claman justicia y hay manifestaciones en el país. Gustavito, siguiendo la mencionada política del zoológico, no será sustituido por otro ejemplar.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El mar tendrá más plásticos que peces

mailto  facebook  twitter  google+

Plásticos en el mar
Imagen: ONU/YouTube

Imagina la estampa. Llevas mucho tiempo entrenando para realizar una inmersión. Por fin llega el día. Entre nervios y emoción, te sumerges en cualquier mar del mundo esperando encontrar decenas de especies. Peces de colores, pulpos, pequeños crustáceos, incluso alguna morena escondida entre las rocas. Pero según vas bajando solo ves una cosa. Plástico. Bolsas, botellas, vasos, algún tapón descansando en el fondo. Peces muy pocos. Plástico mucho. Todo lo que alcanza tu vista entre las gafas de bucear.

Panorama desolador en 2050

No es ciencia-ficción. Es un poco de anticipación. En la Conferencia Mundial Sobre los Océanos acaba de darse la voz de alarma. A este ritmo, en 2050 en los mares habrá más plástico que peces. Eso en cuanto a los animales que viven bajo el agua. No tendrán mejor suerte los que están alrededor. El 99% de las aves marinas habrá ingerido algún objeto de este material.

Por esta razón, la ONU ha lanzado la campaña #mareslimpios. Se trata de poner en practica ya una serie de medidas que eviten que esta situación se produzca a mitad de siglo. Entre las medidas que se pretenden fomentar es la de no usar bolsas de plástica para la compra, evitar desechar vasos de este material y rechazar productos cosméticos que contengan microplásticos.

8 toneladas de plásticos

Es importante, recalca Naciones Unidas, reducir drásticamente el volumen del material que cada año acaban en los océanos. Nada menos que 8 toneladas de plástico, del que el 80% procede de tierra firme.

Pero no es solo un problema medioambiental. También es una situación crítica para los propios seres humanos. Buena parte del plástico ingerido por los animales marinos puede acabar en nuestro organismo. Es un simple efecto de la cadena trófica de la que formamos parte, aunque no queramos darnos cuenta.

Si el argumentos ecologista, de conservación de los océanos y de las especies que en ellos habitan no es suficiente, al menos apelar al egoísmo que parece tan ligado al ser humano debería surtir efecto.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias