Sofia Coppola, segunda mujer en ganar la Palma de Oro en la historia de Cannes

Hacía mucho, demasiado, que una mujer no se llevaba la Palma de Oro a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes: desde que...

El desierto del Gobi fertiliza las secuoyas de California

mailto  facebook  twitter  google+

Tormenta de arena en el desierto de Gobi
Foto: NASA Goddard Space Flight Center

Je, qué arrogantes somos. Nos creemos que esto de la globalización es un invento humano porque hemos creado un par de máquinas conectadas con cuatro cables. Porque podemos hablar y vernos de punta a punta del globo. Pero si nos parásemos a pensar lo que hace la naturaleza desde hace millones de años, quizá fuéramos un poco más humildes.

Gobi crea vergeles a 10.000 km

Por ejemplo. Pensamos que un desierto, como el de Gobi sin ir más lejos, es un páramo sin vida. Que nada puede producir. Que el calor y la sequedad arrasan con cualquier tipo de vida. Pero en realidad, el desierto de Gobi crea auténticos vergeles. Y los más espectacular, lo hace a 10.000 kilómetros de distancia.

La Sierra Nevada de California está poblada por impresionantes secuoyas. Enormes árboles con cientos de años de antigüedad. Bosques que en realidad no tendrían que estar ahí. Porque nada en la geología y climatología de la zona es propicia para su crecimiento. La cadena montañosa está formada por granito y este mineral es pobre en fósforo, indispensable para el desarrollo de estas impresionantes plantas.

Polvo del desierto en las hojas

La explicación acaba de ser aportada por investigadores de la Universidad de California Riverside. Resulta que es el desierto de Gobi el que aporta los nutrientes necesarios para estas secuoyas. El viento, que asuela el desierto, levanta grandes nubes de polvo. Este polvo viaja por la atmósfera desde Mongolia y se posa en la costa pacífica de Estados Unidos. Allí es capturado por las copas de las secuoyas y cae al suelo con las lluvias.

Los científicos instalaron dispositivos que recogen el polvo y analizaron los restos depositados en las hojas de las platas. Resulta que nada menos que entre el 20 y el 45% del polvo que recogieron procedía del desierto de Gobi.

Es sin duda un hallazgo que nos demuestra cómo de interconectados están los sistemas en el planeta. Y que nos llama la atención sobre la implicación global que la destrucción de un hábitat puede tener en lugares remotos. Y en especies distintas. Nosotros entre ellas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Qué pasará cuando cambien los polos magnéticos de la Tierra?

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del campo magnético terrestre
Imagen: NASA Goddard Space Flight Center

Sales al campo un buen día y te das un largo paseo. Eres un avezado montañero y nunca sales de tu cabaña sin tu equipo. Tus botas, tu mapa, tu cantimplora y tu brújula. Este último es el elemento más importante. Muchas veces te ha sacado de grandes apuros. Solo tienes que mirarla para saber adónde dirigirte. Y ese día no es distinto. Has andado durante horas y ahora no sabes muy bien dónde estás. Sacas tu brújula, miras su flecha señalando el norte y te guías por ella. Pero esta vez estás perdido.

Ya ha sucedido antes, muchas veces

Puede pasar en cualquier momento, porque ya ha sucedido muchas veces en el pasado. La polaridad del campo magnético de la Tierra puede variar con bastante rapidez. Y lo que antes era el polo norte magnético pasar a ser el polo sur. U otras posibilidades que también son factibles.

En lo que no se ponen de acuerdo los científicos es si ese cambio está cercano o lejano. Según el paleomagnetismo, que estudia estos cambios según los estratos del subsuelo, el último se dio hace unos 780.000 millones de años.

Según un reciente estudio, uno de estos cambios podría producirse pronto. Pronto, claro, en términos geológicos y cósmicos. Es decir, en los próximos 4.000 años. Un estudio de la Universidad de Arizona ha lanzado esta predicción estableciendo los cálculos según el análisis combinado de modelos y datos.

¿Desaparecerá el campo magnético?

Sin embargo, uno de los autores del estudio, Matthias Morzfeld, muestra una visión más inquietante. “Podemos tratar de establecer cuándo se producirá el cambio”, comienza, “pero no podemos saber qué ocurrirá durante ese cambio y después”, concluye. Y esperad, que la cosa se puede poner peor. “¿El campo magnético terrestre desaparecerá completamente y volverá con los signos cambiados o saltará de uno a otro sin solución de continuidad?”, se pregunta.

Sin duda es una pregunta inquietante. Que, de pronto, el campo magnético terrestre desaparezca, aunque sea un breve lapso de tiempo, nos deja a merced de los vientos solares. Fuerzas magnéticas que arrasan con todo a su paso. Que se lo pregunten a Marte que a causa de este fenómeno perdió su atmósfera y su agua superficial.

Un campo cada vez más débil

Y aquí es donde entra otra certeza, pero no demasiado tranquilizadora. Los científicos sí saben que antes de uno de estos cambios, el campo magnético se debilita ostensiblemente. Y han detectado que, aunque todavía fuerte, el campo terrestre se debilita con rapidez. Aunque otros aseguran que todavía es demasiado fuerte para que se produzca un cambio.

Lo que todos parecen es querer tranquilizarnos. Que el campo magnético se debilite, desaparezca y vuelva alterado es algo que ya ha ocurrido en el pasado. Y la vida en la Tierra ha seguido su curso. Tratemos de consolarnos con esa visión.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Por qué es tan peligrosa la basura espacial

mailto  facebook  twitter  google+

No contentos con llenar el planeta tierra de basura, ahora vamos a por el espacio. A una distancia de entre 800 y 1.000 kilómetros de altura, se van acumulando cada vez más desperdicios: partes de satélites que han colisionado, que se usaron para observar la Tierra (y hasta espiar), mejorar las comunicaciones, trozos de cohetes, herramientas que perdieron los astronautas…

Un total de más de 750.000 piezas de chatarra que levitan, vagan, a la deriva, sin control, según el cálculo de los científicos, superiores todas ellas a un centímetro. La misma fuente asegura que pueden causar problemas graves, debido a la velocidad que circulan y porque podrían ser peligrosas para satélites, estaciones espaciales y cohetes.

Posibles soluciones

De hecho, ha habido ya accidentes, como en 2009, cuando chocaron dos grandes satélites, el estadounidense Iridium 33 contra el ruso Kosmos 2251, ya inactivo. Y de las propias explosiones surge más chatarra, con trozos de escombros que pueden caer a la tierra – los expertos de la Agencia Espacial Europea (ESA) calculan que tienen lugar cuarenta impactos al año en algunas partes del mundo –  o colisionan, una reacción en cadena que se conoce como el síndrome de Kettler, por las colisiones se originan tantas partículas diminutas que, en algún momento, será imposible enviar más satélites al espacio e incluso los vuelos espaciales serán inviables.

¿Cómo solucionar esta situación? La manera de recolectar esta basura aún se está investigando. Así, la ESA desarrolló un satélite con este fin, que atrapa con una red o un robot a los satélites inservibles para, luego, junto con la masa de basura espacial, hundirla de forma controlada en la atmósfera, para que allí se desintegre. El satélite e.Deorbit comenzará su labor en 2023. También se ha planteado desintegrar con rayos la basura desde la Tierra.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Aumenta el consumo de tabaco de liar por la falsa creencia de que es menos dañino

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Parecía cosa del pasado, pero los consumidores de tabaco de liar se ha multiplicado por 11 entre 2004 y 2012, según un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO). Según el análisis, los hábitos de los fumadores habrían cambiado por el precio más asequible del tabaco de liar y por creencias equivocadas de que es menos perjudicial.

El precio más asequible del tabaco de liar y algunas creencias equivocadas de los fumadores podrían ser las causas, para los investigadores, que explicasen el aumento del consumo del tabaco de liar. Sin embargo, los datos del estudio confirman que no existe ninguna diferencia en las concentraciones de cotinina (alcaloide del tabaco y metabolito de la nicotina) en las muestras de saliva de los fumadores.

Por otro lado, el estudio también concluye que las políticas que regulan el precio del tabaco en España han afectado principalmente al tabaco tradicional, mientras que otros tipos de tabaco, como el de liar, se han convertido en alternativas más económicas y asequibles para los fumadores.

Cae el consumo del tabaco tradicional

La investigación, que publica la revista ‘Environmental Research‘, compara la prevalencia y el patrón del consumo del tabaco antes de la aplicación de la Ley 28/2005 y después de la implantación de la Ley 42/2010, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos relacionados con el tabaco. E indica además que, por el contrario, el consumo de tabaco tradicional entre los fumadores ha descendido un 17,3%. Así, se señala en suma que la prevalencia en el consumo del tabaco ha cambiado poco, pasando del 26,6% al 24,1%, con la misma evolución temporal observada antes de la entrada en vigor de las leyes.

Según las encuestas realizadas entre 2004-2005 y 2011-2012 a 1.037 residentes en Barcelona, la proporción de fumadores de tabaco de liar es mayor entre los hombres (19,8% frente a un 9,5% de mujeres), las personas de entre 16 a 44 años (22,9% respecto al 5,8% de participantes de 45 a 65 y el 4% de mayores de 65) y los encuestados con educación secundaria y universitaria (17,7% y 18,5%, respectivamente, frente al 7,9% de los entrevistados con estudios de primaria).

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Una empresa sueca implanta chips a sus empleados

mailto  facebook  twitter  google+

Una empresa implantará un chip a sus empleados
Foto: Joel Mills

Y tú que piensas que el control del individuo gracias a la tecnología es exagerado. Que la privacidad y la intimidad son cosas del pasado. Que los gobiernos y las empresas nos espían. Pues tranquilo. Todavía puede ser peor. Ahora pueden ponerte un chip para ver qué haces, con quién y cuándo.

Un chip bajo la piel

Si te parece distopía y paranoia, atiende. Una empresa sueca ha ofrecido a sus empleado implantarse un chip subcutáneo. Un dispositivo del tamaño de un grano de arroz. Algo parecido a lo que se les pone a las mascotas, vamos.

Se trata de la empresa tecnológica Epicenter de Estocolmo. Lo de tecnológica quizá sobre decirlo. Y quizá también, sea todo un nuevo ardid publicitario para dar a conocer a la compañía y sus fantásticos servicios.

Un mundo de comodidad

Lo mejor de todo es que, claro, los responsables de Epicenter aducen que el chip que pretenden implantar en sus empleados, es por su propia comodidad. Decir los contrario habría sido, cuando menos, audaz. Así, cuando vayan a trabajar no tendrán que identificarse en el acceso. Que se les abrirán las puertas automáticas con tan solo acercarse. Que las impresoras se activarán en cuanto les detecten. Una locura de simplicidad.

El CEO de la compañía lo tiene claro. “Son todo beneficios”, asegura. “Así nuestros chicos podrán desprenderse de otros elementos molestos como tarjetas de acceso e identificación, llaves, etc”. Visto así, no sé cómo no se nos había ocurrido antes.

La cara b

De la cara b de llevar un chip inserto bajo la piel no hablan. Es como eso de cuando la empresa te paga la sanidad o te entrega vales de comida. Que tú piensas “wooow, qué generosos”… y poco después caes en la cuenta de que es más complicado obtener bajas cuando estas enfermo. O que gastas los tickets de comida en las cenas rápidas que haces delante del ordenador cuando día tras día sales de madrugada de trabajar.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias