La NASA dice que está a punto de encontrar vida extraterrestre

Vamos con la última de la NASA. En realidad no es la última, es más bien un paso más en los mensajes que de...

Un cortometraje grabado con técnicas 100% sostenibles

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Todo comenzó como un proyecto de tesis universitaria, y con la convicción de que han de implantarse técnicas más ecológicas en la industria cinematográfica. Ahora, su autor, Roberto Zamora, junto con su hermano Juan Pablo y algunos amigos, ha fundado el colectivo Fën Pictures, así llamado porque “Fën”, semilla en mapudungun (idioma de los mapuches, un pueblo amerindio que habita en Chile y Argentina), les sirve de símbolo a favor del acercamiento a nuestros pueblos originarios y asumir su respeto por la naturaleza.

Ciudado hasta el detalle

Con la empresa se han dedicado a realizar trabajos a base, solo, de técnicas sostenibles, como su cortometraje Santiago y Paloma, en cuyo rodaje se utilizó un equipo técnico (cámaras, ordenadores, etc.) cargado a partir de una placa solar, se sirvió un catering orgánico y vegano, el departamento de arte aprovechó materiales reciclados (extraídos, a veces, incluso de la basura), y el personal se movilizó en bicicleta. Por último, para no generar desperdicios, con los alimentos que sobraron hicieron un compost, y los materiales de arte fueron rifados para que no terminaran en la basura.

Santiago y Paloma se estrenó el 7 de marzo en la página de Facebook de la productora, para, días después, alojarse en Youtube.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Agua embotellada. La paradoja del agua que contamina

mailto  facebook  twitter  google+

Desechos de agua embotellada en una playa
Foto: epSos.de

Muchas son las polémicas que rodean al agua. Es lógico si se piensa que es el bien principal del que depende la supervivencia humana. Pero quizá uno de los debates más soterrados es el que está teniendo lugar entorno al agua embotellada.

Agua del grifo contra agua embotellada

Son muchos los que opinan que vender agua embotellada es como comercializar aire embotellado. Que en los países industrializados, donde para obtener agua potable basta con abrir un grifo, comprar agua en una botella de plástico no tiene sentido.

Ese es uno de los primeros problemas. El hecho de que para contener el agua se utilicen envases de plástico. De esta manera se convierte este líquido en un elemento que actúa en contra de la sostenibilidad. La paradoja del agua potable que contamina.

Agua del grifo contra agua embotellada

Y por supuesto, la distribución de cada botella comporta el consumo de combustibles fósiles en su transporte. Es decir, la emisión de más partículas nocivas a la atmósfera y el aumento del efecto invernadero.

Pero también se aduce que la calidad del agua embotellada no es mejor que la del agua potable que mana de los grifos. Y que si se quiere obtener todavía un agua más pura de nuestras cañerías basta con instalar un sencillo filtro.

¿Cuántas botellas de agua consumes?

Así las cosas, ya hay quién se está poniendo en acción. Biocoop es una cadena de supermercado bio de Francia. Recientemente ha anunciado que dejará de vender agua embotellada en sus establecimientos.

No es una decisión gratuita, pues reducirá en cerca de un 1% los beneficios de la compañía. Pero en Biocoop aducen que la venta de este artículo va en contra de la filosofía de la empresa. Para ejemplificar su argumento ha creado un curioso simulador. El usuario puede introducir el número de botellas de agua que consume semanalmente. Y el programa le ofrece como resultado, el impacto medioambiental de este consumo.

Por ejemplo. Si a la semana se compran 5 botellas de agua, se están emitiendo a la atmósfera 34 kg. de CO2. Se generan 4 kg. de desechos no reciclables. Se necesitan más de 93.000 kilómetros de transporte. Y se emplean 218 litros de agua en la producción.

Un buen puñado de razones claras como el agua.

 

En Leequid ya te hablamos de alguien que ha encontrado la solución: Agua Km 0.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Miguel de Cervantes y los psicotrópicos

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Nada menos que Doctor en Medicina y Cirugía, Doctor en Lengua Española y Literatura y profesor de farmacología en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Todo eso es Francisco López Muñoz, y ahora también que le ha valido el Premio Nacional de Humanidades en España, galardón que ha obtenido gracias a la investigación que ha realizado sobre la obra de Miguel de Cervantes y los psicotrópicos, en su trabajo Las sustancias psicotrópicas en los textos cervantinos: tras el rastro del Dioscórides de Andrés Laguna.

El profesor argumenta que el autor de El Quijote, hijo y nieto de médicos, consultó y se documentó, para sus escritos, con el Dioscórides, un tratado clásico de farmacología bautizado con el nombre de un médico griego que trabajó al servicio del ejército del imperio romano. Seguramente, el escritor alcalaíno fue de los primeros de la Historia de la Literatura Española en familiarizarse con sustancias de esta naturaleza para sus narraciones. El estudioso se basa en parte en un estudio sobre su biblioteca personal realizado por el estadounidense Daniel Eisenberg, que asegura que el Dioscórides formaba parte de su biblioteca particular.

Don Quijote está limpio

Y para el investigador, las sustancias psicotrópicas y sus consecuencias estarían en el argumento de algunas de sus Novelas Ejemplares, como El Celoso Extremeño, que se refiere a los efectos narcóticos del opio; o El Licenciado Vidriera, donde se reseñan los efectos psicodislépticos de los filtros de amor; o en El Coloquio de los Perros, donde se insinúan los efectos alucinógenos en los ungüentos de brujas.

Sin embargo, en el texto de Don Quijote los psicotrópicos no han dejado huella, aunque sí una referencia al Dioscórides cuando el hidalgo vuelve a su pueblo con un ataque de cólera.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un agujero negro desbocado se dirige a la Vía Láctea

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación de un agujero negro
Imagen: NASA:JPL-Caltech

De todos los villanos estelares que habitan el cosmos al que más tememos es al agujero negro. Los neófitos en astrofísica, la inmensa mayoría de nosotros, sentimos pavor solo con escuchar la expresión “agujero negro”. Las nociones que se nos quedan cuando un entendido lo describe como “una forma cósmica con tanta densidad que nada puede escapar de su atracción gravitatoria” nos asusta. Y ahora resulta que uno de ellos vaga por el Universo a toda velocidad.

Un agujero negro a 7,5 millones de km/h

Un equipo de astrónomos de la NASA ha descubierto este insólito fenómeno. Normalmente, los agujeros negros son más o menos estables en su movimiento. Pero este agujero supermasivo observado recientemente se mueve nada menos que a 7,5 millones de kilómetros por hora. Es decir, recorrería la distancia de la Tierra a la Luna en menos de 3 minutos.

Y así, complemente desbocado, se dirige hacia la Vía Láctea, la galaxia en la que se encuentra nuestro planeta. La buena noticia es que no llegará mañana. Aún se encuentra a una distancia de 8 mil millones de años luz. De momento parece que estamos a salvo porque tardará algunos millones de años en ni tan siquiera acercarse por aquí.

Einstein tenía razón (una vez más)

Pero lo que ha interesado a los científicos es cómo se ha producido este fenómeno. La primera hipótesis es que se trata del resultado del choque de dos lejanas galaxias. Al parecer, en el centro de las galaxias es frecuente encontrar agujeros negros. La unión de los dos que ocupaban los centros de estas galaxias provocó una onda gravitacional que empujó a nuestro protagonista.

Si eso es cierto, se trataría de una nueva constatación de una hipótesis formulada por Albert Einstein. El físico alemán dedujo hace más de 100 años la existencia de estas ondas gravitacionales. Einstein las definió como ondulaciones del espacio tiempo producidas por eventos catastróficos en el Universo. Cómo las ondas que una piedra produce al chocar con la superficie del agua.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Consecuencias de pasar la noche en vela

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

 

Hemos cambiado la hora recientemente, y algunos se quejan de la falta de sueño. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas para mantener un buen estado físico, emocional y mental, aunque la calidad del sueño también ha de ser buena, éste ha de ser profundo.

No se conocen los beneficios de dormir

Ni en animales ni en seres humanos se ha llegado a descubrir la necesidad de dormir. Sin embargo,  sí se ha visto que no dormir produce efectos negativos. ¿Qué consecuencias tiene trasnochar habitualmente?

Varios estudios recientes, como los los estudios de neuroimagen de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) o la Universidad de Upsala, en Suecia, señalan que, para empezar, nos concentramos peor. Estamos más dispersos, y ellos se debe a que la falta de sueño disminuye la actividad en las neuronas de la corteza prefrontal, y la velocidad de reacción de nuestra materia gris también se reduce sustancialmente, según un estudio publicado por la revista Sleep, que, tras analizar los hábitos a la hora de dormir de 1.741 hombres y mujeres, ha concluido que quienes dormían menos de seis horas tenían un mayor riesgo de morir y, tan solo después de una noche, presentaban pérdida de parte del tejido cerebral. Además, no pegando ojo se puede elevar nuestra presión arterial e irritabilidad –y más reacciones y emociones descontroladas-, ansiedad y cansancio –lo que puede originar necesidad y ansía de azúcar-,  y causar modificaciones en más de 700 genes.

Consecuencias a largo plazo

Además, a largo plazo, pueden surgir enfermedades de gravedad variable. Están las alteraciones psicológicas o psiquiátricas como la ansiedad, depresión, cambio de carácter, alteración de la personalidad o cambios en la conducta alimentaria. Menos frecuentes pero más importantes son las alteraciones neurológicas como la pérdida de memoria, infartos cerebrales o cardiovasculares. Además, se pueden producir trastornos endocrinos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias