El Festival Márgenes reubica al cine independiente en el centro de atención

Las once películas que integran la Sección Oficial se proyectarán, entre el 24 de noviembre y el 02 de diciembre, en las seis sedes...

Agua Azul, Agua Verde, Agua Gris – Significado y definición

mailto  facebook  twitter  google+

La definición del agua azul, agua verde y agua gris es importante tenerla en mente cuando hablamos de agua ya que nos referimos al agua que necesitamos para producir las cosas que consumimos. Puede ser agricultura

Agua Azul

El agua azul es el agua dulce que se puede beber. Agua de los ríos, lagos y aguas subterráneas. Y se calcula cuanta agua necesitamos para producir un bien con agua. Por ejemplo, las embotelladoras de Cervezas o refrescos hacen un consumo continuo de agua azul. Por ejemplo Coca Cola ha pasado de utilizar 2,7 litros de agua por litro de refresco producido a 1,98 litros de agua por litro de refresco producido.

Agua verde

El agua verde es el agua que está en la atmósfera y que se precipita o se evapora. Por lo general se refiere a agua que llueve. Por ejemplo para regar un campo necesitamos al menos 100mm de agua al año.

Agua Gris

El agua gris se considera el agua necesaria para que un foco de contaminación se pueda diluir y pase a tener niveles aptos para el consumo. Es decir, si una empresa tira 10 litros de agua contaminada a un lago, cuanta agua de ese lago necesitamos para que esos 10 litros se puedan considerar diluidos. Si ese vertido es constante, cuanto tiempo disponemos para reciclar el agua.

Estos conceptos son muy básicos, pero son muy importantes tenerlos en mente a la hora de contabilizar el agua que usamos y gastamos y el agua disponible que nos queda.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

¿Cuánta agua hay en el mundo? 35 millones de km3 son agua dulce

mailto  facebook  twitter  google+

El planeta azul tiene este nombre porque la superficie del mismo en un 70% está cubierta por agua.

Agua como tal en todas sus formas representa según la USGS 1.386 millones km3.

Quédate con esta cifra en la cabeza que iremos desglosando.

De esos 1.386 millones de km3, según otras fuentes se estima que el agua azul disponible es de unos 35 millones de km3.

Es decir, de todo el agua disponible en la tierra, 1386 millones de km3, solo el 3% (más o menos) sería agua dulce. El resto está en los océanos.

Ahora, de esos 35 millones de km3, el 70% es hielo.

Hemos pasado de 1.386 millones a 35 millones, ahora nos quedamos con unos 10 millones de km3 de agua que no es hielo y que está en ríos, lagos, y cuencas subterráneas.

Esos 10 millones de km3 en total es una cifra gigantes. Piensa que el lago más grande del mundo, el lago Baikal tiene unos 23.000 km3 de agua y eso representa un 20% del agua dulce disponible en la tierra.

Lo más sorprendente es que el agua que hay en el mundo, es la misma desde hace miles de años

Estos datos que siempre son un poco complejos de aterrizar deberían dejarnos las siguientes conclusiones:

  1. El agua útil para la vida es un bien muy muy limitado. Gestionamos toda la vida del plantea con el 0,77% del agua disponible en el mundo.
  2. El agua que hay disponible en la tierra no crece ni decrece, pero si se contamina cada vez más El agua se evapora, se convierte en nubes, llueve, se usa para regar, pero ese agua es la misma que hace miles de años. Si cada vez se contamina más, el agua que hay en el planeta cada vez es de peor calidad.

Recuerda que este 22 de marzo es el día mundial del agua.

Las naciones unidas celebran el día 22 de marzo como el día mundial del agua. El objetivo es que ese día dediquemos parte de nuestra dispersa atención en pensar en un recurso esencial para la vida y que cada vez más está siendo sometido a mayores tensiones. La primavera árabe tiene su origen en las tensiones generadas por el medio ambiente y su efecto de dominó en la agricultura, alimentación y precios de los alimentos.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Me gusta el reggeaton y lo reconozco sin problemas

mailto  facebook  twitter  google+

Pexels

Me gusta el reggeaton y ni me voy a molestar en pedir disculpas, porque no hay nada de lo que disculparse. Aunque haya esa tendencia a renegar de este género musical (y sí, lo descibo como género musical), lo cierto es que el reggeaton está muy presente en la vida de los jóvenes. Y puedes hacerte el millenial pedante todo lo que quieras, diciendo que eso es solo ruido y que denigra a la mujer, pero no creo que vayas a bailar con un Nocturno de Chopin ni muchos menos que nunca hayas disfrutado de una canción del género.

Sobre gustos no hay nada escrito, dicen las señoras mayores, y, obviamente, puede no gustarte el reggeaton y todos en paz. Pero a veces nuestra cabeza está llena de prejuicios y nuestras bocas a reventar de palabras que otros nos han metido, porque repetir como loros que el reggeaton no es un género musical es de ni siquiera pararse a pensar. Facebook, sin ir más lejos, está plagado de memes e intentos de demostrar que el reggeaton és una música para “gente inferior”, en los casos optimistas en los que se considera música.

Feminismo de pega contra el reggeaton

Obviamente, quizás no es al gusto de todos una música con una base electrónica tan potente como ocurre actualmente o con unos beats y picos tans marcados. Pero no por ello, el reggeaton debería ser apartado de nuestra experiencia musical. Además, he oído como uno de los argumentos más pontentes es su contra es que no debería aceptarse ese género por su temática principal: el sexo. Especialmente, la sexualización de la mujer. Si bien es cierto, que muchas veces el machismo en las canciones es implícito, también en muchos aspectos de la vida cuotidiana.

Para nada lo estoy justificando, pero resulta incluso hipócrita censurar el reggeaton y no deconstruirse en el resto de aspectos vitales. Pero, en todo caso, la utilización del sexo es habitual en otros géneros como el rock o el blues y nunca ha sido censurado por una (supuesta) mayoría tan amplia de la sociedad jóven. Al fin y al cabo, ¿qué tiene de malo explicitar que “a ella le gusta que le den duro”? Nada, se trata de una descripción objetiva.

¿Cuál es el orígen de la discriminación?

¿Al final es todo un problema de puritarismos? Por supuesto que la forma de bailar el reggeaton implica movimientos sensuales, acercarse a la gente, dejarse llevar. Sí, nos enciende, nos pone cachondos, nos acalora, lo que queráis… ¿es malo? Realmente, si es una interacción consensuada, donde las dos partes se lo están pasando bien, ¿hay que censurarlo?

Hablándolo con mi compañera de piso, que hizo un trabajo de la universidad al respecto, vimos claramente que el reggeaton se discriminaba por motivos clasistas o racistas, considerándolo una música esencialmente de barriobajeros o de gente de color. Sinceramente, a las alturas del 2017 en las que nos encontramos, seguir defendiendo que el reggeaton es una cosa de “chonis” o “canis”, como si eso le restara valor, roza la estupidez.

Así que tras un análisi del rechazo que yo misma he tenido hacia el género (especialmente durante la adolescencia), he llegado la conclusión que en realidad me encanta. Me lo paso muy bien bailando, además de que me aporta un toque sensual que siempre refuerza el atractivo de una servidora y me proporciona momentos estupendos con la gente con la que quiero estar.

Así que: y tú, ¿qué tal te llevas con el reggeaton?

Imagen de Pixabay en CC de Pexels

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Viajes Literarios: Urueña Villa del Libro [Guía de Viaje]

mailto  facebook  twitter  google+

Librería Alcaraván ©Leequid

La única ciudad española que ostenta el título de Villa del Libro es Urueña, en Valladolid. Para hacerte una idea de lo que esto representa, imagina que en un país como España en la que tenemos la mayor tasa de bares por habitante y se nos conoce por el turismo de sol y playa o la gastronomía, esta pequeña población de 189 habitantes cuenta con 12 librerías y seis museos. Por supuesto, también se puede comer y beber a la castellana, es decir, bien.

Diez años como Villa del Libro

Precisamente en 2017 se cumplen 10 años de la declaración como Villa Internacional del Libro por parte de la UNESCO gracias a la cual entraron a formar parte de un selecto grupo al que no es fácil pertenecer. Los requisitos no se limitan a la dedicación especial al mundo del libro, sino que deben proteger el patrimonio y promover la sostenibilidad. Ureña lo está haciendo muy bien y merecía una visita, sobre todo después de haber conocido su homóloga en Portugal, Óbidos.

Con la villa portuguesa comparte su recinto amurallado medieval. Ambas aparecen en el horizonte del viajero como si el escenario de un cuento se tratase. Después, sólo la presencia de sus numerosas librerías nos recuerda a Óbidos. Por desgracia, Urueña no cuenta con otros atractivos turísticos como el parador nacional de aquella, la feria medieval —probablemente la mejor del Mundo—, su Festival del chocolate o el propiamente literario Folio. Esperemos que el tiempo y algún promotor con gancho como el antiguo alcalde de la villa portuguesa que entre otras cosas regenta el mejor hotel literario y una de las mejores librerías del mundo también, Ler Devagar en LX Factory.

©Leequid

Una Muralla de libros

Pero atravesemos las murallas de Urueña y disfrutemos de una experiencia que al final, es tan valiosa como la otra. Y hasta puede que más, porque precisamente el desconocimiento general de esta Villa del Libro española permite que la visites en paz y soledad. Las cosas son según se miren, y si fuera más conocida estaríamos rodeados de japoneses haciendo fotos a la velocidad de la luz, autobuses en oleadas que recorren ruidosos una etapa más de su agotadora jornada o vendedores ambulantes de todo tipo de mercancías en nada relacionadas con los libros.

Urueña es un viaje al pasado y al interior en todos los sentidos. Especialmente por la noche, cuando con solo atravesar el arco de su muralla, el manto de estrellas te cubre en su cielo limpio mientras la luna llena ilumina la meseta castellana hasta donde la vista alcance, en los días claros, más de 100 kilómetros en el horizonte hasta el monte Teleno, en León.

Gracias a la declaración como Villa internacional y al apoyo de instituciones como la Diputación, amén del esfuerzo e ilusión de los vecinos, sus callejuelas están en perfecto estado de conservación, así como la muralla que se puede recorrer en más de 300 metros y que te regala unas vistas increíbles de cada puesta de sol.

©Leequid

Libros, libros, libros

Y ya entrados en materia, en sus 12 librerías encontrarás de todo, pero especialmente libro raro, viejo, usado o especializado. Aquí no hay tiendas de grandes cadenas, y los famosos best selles comerciales puede que no los encuentres, o sean los de otros años. A cambio, hay librerías sobre periodismo e imagen, sobre cine, sobre vino (que además ofrece catas y venta de caldos locales). Otras cuentan con un buen catálogo de temas locales, de cuentos o sobre libros y bibliotecas en un ejercicio de metalibrería. Hasta hay una especializada en caligrafía antigua.

Un paraíso para el amante del papel impreso. Porque los libros, todos los estudios lo están demostrando, siguen gustando más en papel que en versión electrónica. Incluso los más jóvenes prefieren leer en papel.

El amante de los libros disfruta comprando tanto como leyendo. Lo normal es tener siempre de más, por si acaso, o por que sí. Y quien dice leyendo, dice mirando. Un buen lector siente la piel de gallina en una gran biblioteca o en una librería de dos plantas en las que cada estantería es una cueva del tesoro. Nosotros nos hubiéramos quedado a vivir en Páramo.

Olvida Amazon: No hay inteligencia artificial que pueda superar la recomendación de una buena portada o un título inesperado de canto junto a otro en la estantería.

Esto nos lleva a recomendarte que si vas a una de estas villas, lleves un presupuesto pensado y sitio en la maleta. Nosotros no pudimos resistir la tentación tanto como pensábamos, pero lo hicimos con gusto porque es la mejor forma de apoyar estos proyectos. Ir a mirar está bien. Pero algo así no puede sobrevivir solo con subvenciones. Recuerda, siempre te pedimos un turismo responsable y sostenible: Compra en negocios locales, tradicionales y familiares, sólo así evitaremos la gentrificación.

©Leequid

 

En cuanto a los museos, que representan un gran complemento y en eso le gana la partida a Óbidos, dispone de seis de todos los tamaños, siendo el mayor el Centro e-Lea Miguel Delibes a cargo de la Diputación.

Y una joya románica extramuros

Aunque Urueña sea como una cajita del tesoro protegida por un lienzo, la joya artística está a tres kilómetros. La ermita de Santa Mª de la Anunciada es de estilo Románico Normando, un estilo más cercano al visigótico o pre románico y que representa una verdadera rareza, pues es la única construcción de este tipo que verás lejos de la corona de Aragón, en el Pirineo. La restauración es muy buena y las explicaciones de la guía local excelentes. Destaca un retablo en su interior cuya leyenda no te contaremos, porque es mucho más divertido descubrirla allí.

©Leequid

Pan, vino y libros para el camino

Y no hay viaje completo sin disfrutar la gastronomía. En Urueña como buena ciudad castellana hay lo mejor de la tierra. Queso de oveja, lomo y chorizo de olla, sopa castellana, verduras de huerta, pan candeal de verdad… y vino. Valladolid es tierra de buena uva y mejor barrica. Y Urueña está a mitad de camino de Zamora, con sus bodegas de Toro, que complementan a las de Rueda o Ribera del Duero. Atrévete a pedir uno local, siempre hay que beber vinos del lugar, del que los taberneros cuentan que el secreto está en que nadie conoce la variedad de uva que emplea. A nosotros nos gustó.

©Leequid

Sentirse descubridor por un día

Valladolid, com toda Castilla y León, está llena de tesoros y atractivos turísticos que afortunadamente cada vez están mejor explotados y más visitados. Aún así, sorprende que un lugar como Urueña, a tan pocos kilómetros de la Autovía de la Coruña esté tan escondido. Es uno de esos lugares que, si te tomas la molestia de frenar un momento, salir de los dos carriles y tomar un par de curvas, te dejará sin aliento cuando emerja en el horizonte tras una encina. Es tiempo de quitarse las chanclas de turista y ponerse el sombrero de viajero. Algunos que lo hicieron, decidieron quedarse en Urueña, donde entre sus vecinos y libreros hay más de un músico, periodista y artista que abandonó el mundanal ruido y los flashes. Pero esa, es otra historia…

 

 

Toda la información turística está muy bien en la web del ayuntamiento de Urueña.

También hay buena información de interés en la web privada Visitauruena.es

José Carlos León

Contando historias desde que recuerdo. Creo en la comunicación como agente de cambio y en que hablando se entiende la gente.

‘El balcón de las mujeres’, una comedia contra la fanatismo religioso

mailto  facebook  twitter  google+

El balcón de las mujeres es una variación de Lisístrata, la comedia de Aristófanes. Una producción israelí de Emil Ben-Shimon que a partir de una estructura de comedia costumbrista, con un trasfondo dramático, hace reflexionar sobre la tolerancia religiosa y el lugar que ocupa la mujer en una sociedad en la que compiten la religiosidad extrema y la modernidad.

En la trama, un joven rabino, David, pretende reconducir a una comunidad judía hacia unos preceptos religiosos conservadores y misóginos que pasan por prohibir la entrada de  mujeres en la sinagoga, y atormentarlas con la idea del pecado. Ante la afrenta, así como ante el trato machista que les empiezan a demostrar sus maridos por influencia del líder religioso, las mujeres de la comunidad comienzan a rebelarse, y reivindican un balcón solo para mujeres, como aquella habitación propia de Virginia Woolf.

Diálogos contra el extremismo

Con guion de Shlomit Nehama, unas fantásticas interpretaciones y cierta austeridad formal, que casa con una sociedad en ciernes de modernizarse, en El balcón de las mujeres el tema religioso ortodoxo judío se muestra desde la cotidianidad y lo íntimo, y pone de relieve cómo se interpretan y aplican en el día a día sus postulados más abstractos, haciendo reflexionar, de paso, sobre la importancia de descifrar los textos sagrados.

En la cinta hay algunos momentos de dramatismo, pero Ben-Shimon y Nehama mantienen un tono cómico a partir, sobre todo, de los disparatados diálogos. Un Berlanga en Israel, que a menudo ridiculiza el fanatismoreligioso con el ingenio de la palabra.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias