¿Están relacionados los dos recientes terremotos de México?

En México, la tierra ha temblado por segunda vez en un mes, echando abajo edificios, rompiendo carreteras y acabando con la vida de cientos...

Una nueva embarcación para salvar vidas de refugiados

mailto  facebook  twitter  google+

Nueva embarcación para Open Arms
Foto: Open Arms

La gestión de la crisis de los refugiados sirios por parte de las autoridades europeas sigue estando en entredicho. Qué vamos a decir de las últimas decisiones en Estados Unidos. Pero frente a esta parálisis oficial, sigue habiendo organizaciones que continúan con su labor: salvar vidas. La más significativa de ellas es la ONG Open Arms, que se dedica al salvamento de los refugiados que huyen de la guerra tratando de cruzar el mar Mediterráneo.

Un nuevo brazo para Open Arms

Dentro de unos días, Open Arms sumará una nueva embarcación a su flotilla de rescate. Se trata de un remolcador de 37 metros de eslora cedido por el Grupo Ibaizabal. Este barco realizaba hasta ahora tareas de asistencia a otras embarcaciones con problemas en alta mar para Salvamento Marítimo Español.

Para poder realizar su nuevo cometido, el remolcador necesita ser remodelado. Se habilitarán nuevos lavamos, un comedor, camarotes y una enfermería. Se trata de espacios necesarios para los seis tripulantes de la nave y los voluntarios de Open Arms que gobernarán las dos lanchas rápidas que recogerán a los refugiados en apuros para llevarlos hasta el remolcador.

Espacio para 400 refugiados

También se liberará la cubierta de aparataje con el fin de crear una estructura de 100 metros cuadrados. Así podrá albergar hasta a 400 personas. El objetivo es que el nuevo barco esté listo para la primavera, justo cuando se espera que la oleada de refugiados vuelva a incrementarse de forma importante.

Este nuevo remolcador, que aún no tiene nombre, se une a las dos naves de la flotilla de la ONG. El famoso velero Astral, que está en reparación. El pesquero Gran Azzurro actualmente rescata refugiados frente a las costas de Libia.

No ha pasado mucho tiempo desde que los activistas de Open Arms se lanzaron al agua para salvar vidas. Literalmente. Pues al principio realizaban su labor con unas simples aletas y salvavidas. Poco a poco han ido incrementando su infraestructura invirtiendo el dinero donado por particulares. Todo para tratar de reducir el dramático conteo de víctimas en el Mediterráneo que desde 2014 se ha cobrado más de 5.000 vidas.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Peter Hujar, el fotógrafo que retrató el Nueva York underground

mailto  facebook  twitter  google+

Peter Hujar

 

Peter Hujar (Trenton, 1934-Nueva York, 1987) pudo haber sido una figura destacada de la fotografía en el Nueva York de los años ochenta. Tiene categoría para ello. Pero no figura en los libros historiográficos de fotografía. Hemos visto sus fotos en portadas de discos de Antony and The Johnsons o de libros de Hanya Yanagihara. Retrató –incisivamente- a Susan Sontag, Andy Warhol o William Burroughs. Inició su carrera en la década de 1950 en el terreno de la fotografía comercial, pero pronto se alejó de los ambientes comerciales para consagrarse a la práctica de la fotografía artística. Con sus creaciones en blanco y negro, fue el fotógrafo de la pobreza en Nueva York, y de la contracultura –ambientes gays, barrios de negros…-, hasta que murió en 1987, a los 53 años, por una neumonía complicada con el SIDA que padecía. Nunca trató con grandes galerístas, ni vendió sus fotos por grandes sumas. Es más, vivió gran parte de su vida en la pobreza. Años después de su muerte, convertido en un antihéroe, su arte trascendió. Nan Goldin o Robert Mapplethorpe se han declarado influidos por Hujar.

Desde el 27 de enero y hasta el 30 de abril de 2017 podrás descubrir. Ahora, en la Fundación Mapfre en Barcelona se puede descubrir, hasta el 30 de abril, Peter Hujar: A la velocidad de la vida, una exposición que contiene “la narración más detallada hasta la fecha del trabajo del fotógrafo estadounidense”, señala la organización, que ha desarrollado la muestra en colaboración con The Morgan Library & Museum, Nueva York.

 

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

No tenemos cinco sentidos, sino 33. Estos son algunos.

mailto  facebook  twitter  google+

Tenemos entre 22 y 33 sentidos
Foto: Giovanni Dall'Orto

Llevamos toda la vida equivocados. Los seres humanos no tenemos cinco sentidos. Tenemos muchísimos más. Si entendemos un sentido como algo en nuestro organismo que nos permite relacionarnos con el exterior, los neurocientíficos están convencidos de que en realidad tenemos entre 22 y 33 sentidos. Ahí es nada.

La culpa es de Aristóteles

Para estos especialistas, la culpa es de Aristóteles. El filósofo griego describió los cinco sentidos que siempre hemos rezado desde el cole (vista, gusto, tacto, olfato y oído) dentro de los esquemas que dividían el Universo en cinco partes. Como cinco eran los elementos que lo componían todo, cinco los sentidos con los que podíamos percibir esa realidad.

Aunque esta manifestación de los neurocientíficos está basada en sesudas investigaciones, muchos de estos sentidos que permanecen ocultos a nuestro entendimiento son muy fáciles de detectar y entender. Por ejemplo:

Seis sentidos más

El equilibrio. Esa capacidad que tenemos los humanos para mantener el equilibrio. No solo sobre nuestros pies de bípedos. También cuando montamos en bicicleta o cuando, los muy entrenados, realizan acrobacias.

Propia percepción. Esa habilidad para saber qué están haciendo partes de nuestro cuerpo sin que tengamos que estar mirando constantemente. Por ejemplo, cuando escribimos en el ordenador sin mirar al teclado o cuando tejemos lana viendo la tele. O cuando tocamos algún instrumento musical.

Cinestesia. La capacidad que tenemos para movernos. Para desplazarnos, percibir la velocidad, cambiar de dirección y mantener la orientación. Saber qué es delante, detrás, arriba y abajo. Y poder ir en la dirección que elijamos.

Termocepción. Otro muy fácil de comprender. Sabemos cuándo hace frío o cuando nos morimos de calor. No es igual que el tacto, ya que este implica que toquemos algún objeto para comprobar su temperatura. Este sentido hace referencia a nuestra capacidad para detectar la temperatura ambiente. Algo esencial para nuestra supervivencia.

Cronocepción. Otra capacidad esencial. La de ser capaces de percibir el paso del tiempo y lo que ello comporta. Sin necesidad de establecer de manera arbitraria y convenida la medida del tiempo, antes ya éramos conscientes de que el tiempo pasaba. Y por ello surgió la necesidad de medirlo.

Nociocepción. Esta percepción hace referencia a la sensación de dolor. No solo a nuestra capacidad de sentir dolor y de cuantificarlo. También a que sepamos anticiparlo y saber, a grandes rasgos, qué grado de amenaza suponen para nosotros ciertos acontecimientos en función del daño que pueden causarnos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

ONG ambientales advierten de que la UE importa productos de mar capturados ilegalmente

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Cuatro ONG ambientales y dedicadas a la conservación marina (Environmental Justice Foundation, Oceana, The Pew Charitable Trusts y WWF) han denunciado que en la Unión Europea siguen entrando productos de mar capturados ilegalmente, debido a que no se comprueban los documentos de importación pese a la puesta en marcha de una regulación en los Veintiocho para acabar con la pesca ilegal no declarada y no reglamentada, el llamado Reglamento INDNR, porque los Estados miembro no tienen acceso a una base de datos global de importaciones de productos del mar.

Ni se aplica ni se conoce el reglamento

El grupo de cuatro ONG ha realizado una investigación, y ha detectado “debilidades inherentes al régimen de certificación de las capturas de la UE siete años después de su introducción”. Además, ha observado un envío sospechoso de pescado ilegal que pudo entrar en un Estado miembro porque sus autoridades desconocían que había sido rechazado por otro Estado miembro, por uso incorrecto de la certificación. Según otra de las conclusiones, con el régimen actual un mismo certificado puede copiarse varias veces para permitir “múltiples” importaciones en varios lugares de la UE, con un peso total que exceda el peso máximo certificado por el documento.

A la vista de lo expuesto, las ONG reclaman, por un lado, establecer una base de datos certificados de capturas para toda la Unión Europea, y la Comisión Europea se comprometió a inaugurar tal sistema pero no ha cumplido con el año que se había propuesto, en 2016. Por otro lado, instan a conseguir una armonización comunitaria basada en el riesgo de los controles de importación en todos los Estados miembros.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

10 one hit wonders de tu época

mailto  facebook  twitter  google+

Pharrel Williams, uno de los one hit wonders con Happy
Imagen: YouTube

One hit wonders. Esos grupos o solistas que de pronto alcanzan el éxito masivo con una canción. Durante meses no se oye otra cosa y nadie en el planeta puede escapar de tema de turno. Y luego, la nada. Nunca más se vuelve a saber de ellos. El resto de su carrera es un intento de reeditar aquel éxito.

Tendemos a pensar que los grupos de un solo éxito son cosa del pasado. De los setenta y ochenta. Pero es un fenómeno que no deja de producirse. Aquí van algunos ejemplos recientes:

1. Somebody That I Used to Love – Gotye

Lo que va a ser una constante en este artículo. Una canción que auguraba una gran carrera. Una voz muy particular que ponía la guinda a un tema preciosista y pegadizo. Con una letra en la que todo el mundo podía verse reflejado. El cantante belga-australiano (casi nada la mezcla) parece no haberse recuperado de este megaéxito de 2011. Desde entonces, nada.

2. Are You Gonna Be My Girl – Jet

El rock es una máquina de triturar bandas. Hacer una canción con un riff distinguible puede ser tu pasaporte al éxito… o tu sentencia. Este tema sonó en películas y anuncios alrededor del mundo. Acumula casi 80 millones de reproducciones en Spotify. 15 años después el resto de discos de la banda son pasto de las tiendas de segunda mano.

3. Kids – MGMT

Un caso parecido al anterior. Ese momento mágico en el que das con una secuencia de notas que se instala en el córtex de miles de millones de personas. Hasta en los estadios la gente entonaba el tiroriroriiiiiii-roriiiiii de este tema. No hubo fiesta en la que no sonora llevando a la gente al paroxismo. La misma gente que después ha escuchado los discos de la banda sin ningún interés.

4. Crazy – Gnarls Barkley

Otra voz taladrante. Acompañada de un ritmo marcado, una producción orquestal y un vídeo psicoanalítico, fue un rotundo éxito en el 2006. Una canción convertida en un clásico de esos que muy poco después nadie recuerda quién cantaba. Tras esta canción, Barkley solo ha sacado un disco más. El paso de no poder remontar un éxito planetario.

5. Hey ya! – OutKast

Imposible escapar de esta canción en 2003 y un par de años siguientes. El rollo vacilón del tema se te metía hasta las entrañas y el vídeo en color pop acababa de completar el cuadro de buena onda. La canción fue elegida como una de las mejores 500 de la historia por Rolling Stone. Pero jamás conseguirán que otra entre dentro de las 1.000 millones más escuchadas.

6. We Are Young – Fun

Una de esas canciones que traspasan las fronteras del indie para convertirse en un himno. Un estribillo épico y una proclama sobre la siempre efectiva visión idílica de la juventud. Elementos clave que empujaron la canción a spots y fiestas de todo el globo. Otro tema que todo el mundo recordará sin saber quién la cantaba.

 

7. Young Folks – Peter Bjorn and John

El silbidito. Ay, el silbidito. Junto con los lalalas son uno de los clásicos que componen una canción pegadiza. Y una canción pegadiza es la clave del éxito. Es lo que lograron estos suecos en 2006. Fue imposible escapar de ese sonido chirriante animado por una base breakbeat. Como en el casi anterior, escaparon del indie directos al mainstream. Y luego, de vuelta a la cueva.

8. Call Me Maybe – Carly Rae Jepsen

En buena medida el fenómeno del éxito en la música actual está relacionado con la viralidad. Si una canción consigue circular por redes sociales de perfil en perfil su triunfo está asegurado: Es lo que ocurrió con este tema. Miles de personas se grabaron así mismas haciendo playback del tema mientras simulaban hablar por teléfono. Pero, igual que ocurren con los virales, una vez que todo el mundo lo ha visto miles de veces, aburre. Y se olvida.

9. You´re Beautiful – James Blunt

Una norma de oro no escrita de los one hit wonders es que la canción debe de ser marchosa. Una canción roquera, movida y alegre. Pero a veces puede haber excepciones. Canciones líricas, blandas, baladas sentimentales que no atacan a la cabeza si no al corazón. Blunt conoció un éxito sin precedentes. Sin precedentes en su carrera. Y sin reedición tampoco.

10. Happy – Pharrell Williams

El último en llegar a la lista. En 2014 fue imposible escapar de esta canción. Machacó radios, teles, Internet. El vídeo de la canción de 24 horas parecía solo una metáfora más de lo que ocurría. Una canción sonando todo el día a todas horas. Williams fue puliendo la fórmula del éxito en diferentes grupos y discos hasta que dio en el clavo. Quién sabe, quizá repita con otra canción y salga de esta lista, pero lo dudamos.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias