Yo también (#MeToo)

Si habéis prestado atención a Twitter y a los muros de Facebook, habréis conocido al menos dos de las campañas a través de hashtags...

Los refugiados son rentables

mailto  facebook  twitter  google+

Refugiados
[DP] Pixabay

Aquí tienes una nueva razón para no rechazar a los refugiados que intentan llegar a tu país. Al menos es lo que la Universidad de Notre Dame (USA) afirma tras un estudio que esperamos le hayan enviado a su presidente Trump. Resulta que aunque los refugiados adultos en edad de trabajar que entran en Estados Unidos dependen normalmente al principio de programas de asistencia pública, el beneficio económico a largo plazo es mayor que los costes iniciales.

El estudio es una evaluación completa de los costes y beneficios fiscales de refugiados el reasentamiento en los Estados Unidos. y ha sido publicado por la National Bureau of Economic Research.

Analizando costes y beneficios de los refugiados desde 1990

Utilizando datos de la Encuesta de la Comunidad Americana de la oficina de censo de Estados Unidos, los profesores Evans y Fitzgerald analizaron los costos y beneficios de reasentamiento de un refugiado promedio que entró en los Estados Unidos entre 1990 y 2014.

Ellos estiman que el coste medio de reasentar a un refugiado en los Estados Unidos durante ese período de tiempo es de 15,000 dólares, incluyendo la verificación de antecedentes, la vivienda, las clases de inglés y capacitación para el trabajo. Sin embargo, el estudio indica que al cabo de los ocho años de su llegada, los refugiados adultos comienzan a pagar más impuestos de lo que reciben en beneficios.

Por otra parte, en el momento que los adultos refugiados han vivido en Estados Unidos durante 20 años, la evidencia sugiere que habrá pagado un promedio de $ 21.000 en impuestos, más que los beneficios recibidos de todos los niveles de gobierno desde su llegada.

Los beneficios son aún mayores para los refugiados que ingresan a Estados Unidos cuando eran niños. Los que llegaron antes de la edad de 15 años se graduó de la escuela secundaria y entró a la universidad al mismo ritmo que sus contrapartes nacidos en Estados Unidos.

Fuente: NBER

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Ocho señales de que le gustas a esa perES UNA PERSONA DECENTE

mailto  facebook  twitter  google+

Cheryl Holt

A ver, vamos a reconocer una cosa. Solo una. Lo de ligar lo hacemos todos, toditos. Con más o menos gracia, sí, pero lo hacemos. Pero lo de entender las señales que te llegan del otro es otra liga. A veces, estás tan encabezonado con ciertos detalles que no puedes recibir el mensaje en su conjunto. O tal vez te has pasado de copas y no están afinando ni una. Puede que simplemente seas más tonto de lo que deberías.

Pero no hay nada por lo que preocuparse porque un señor licenciado en psicología y que dice ser sexólogo clínico (¿cómo? ¿eso no era ginecología o urología o alguna cosa así pero no sexología?) ha lanzado al mercado un libro sobre cómo ligar. A lo Álvaro Reyes, el lumbreras de YouTube; como todos esos señores que no creen en el significado de la palabra NO si viene de una mujer.

Pues bien, este señor psicólogo, sexólogo clínico e iluminado en las artes de cortejo ha facilitado ocho señales para saber si a “esa persona” (codazo, codazo) le gustas (risitas tontas). Pero le gustas en plan bonito, nada de esas depravaciones que cometen los millennials.

Se dilatan las pupilas

(Aclaración) Y no se está fumando un porro. (Fin de la aclaración)

Obviamente, ofende la duda, una siempre carga en el bolso uno de esos aparatos oftalmológicos para medir las pupilas. Pero, ¿en qué momento medirlas? Se supone que las pupilas se dilatan cuando te ve, entonces si os estáis viendo todo el rato (lógicamente, por eso de compartir espacio, tiempo y dimensión) ¿cómo puedes saber cuando las tiene ya expandidas o cuando no? Y en qué momento puedes dejar caer un comentario sutil que sea algo así como “¿qué tal tus pupilas? ¿me dejas medirlo para comprobarlo?”.

Te imita

Aparentemente, la persona a la que le gustas poco a poco va perdiendo su personalidad y se va convirtiendo en ti. Porque durante todo este tiempo lo hemos entendido fatal: no es que “le gustes”, es que LE ENCANTAS y quiere ser como tú, porque eres LA MEJOR. Y de repente, un día, te imita tanto, tanto, que decide liarse con tu ex por la misma excusa que le pusiste tú a tus amigas: “no podía perderme una experiencia así“.

Sus pies miran hacía a ti

Un detalle: si lo que apunta hacía ti son sus talones es que realmente no le gustas; déjalo estar, ni siquiera está haciéndote caso.

Pero si es un ser humano corriente que decide hablar contigo como las personas normales, muy probablemente sus pies apunten hacía ti por una cuestión muy agradable que tal vez el psicólogo, sexólogo y otros tantos títulos haya olvidado: por respeto. Si hablas con una persona, la estás encarando. A no ser que la persona en cuestión sea bífida y perfectamente capaz de disociar su cuerpo, dejando los pies hacia el este de Pekín pero sus hombros hacía ti. Entonces, ninguna pega de mi parte.

Te mira a menudo

Estáis a la distancia y vuestras miradas se cruzan en un choque eléctrico de pasión. Una y otra vez, hasta que descubres que literalmente te mira todo el rato. No te suelta con la mirada. Te hace sentir totalmente vigilada. Buscas el significado en Google. Primer resultado: Acoso. Segundo resultado: Perturbación. Tercer resultado: psicólogo y sexólogo clínico concluye que las miradas tienen poder. Poder para ponerte incómoda. Porque si te mira demasiado a menudo, perdiendo de vista la realidad y suspirando por tu hermosa cabellera… no es amoooooooooor, es una obsesióoooooooon.

Sonríe y ladea la cabeza

Es un perro feliz. De los de Snapchat.

Digo, es alguien amable, capaz de entender que simplemente eres una persona cuya compañía es muy agradable y que cuenta cosas que, como mínimo, son tremendamente entretenidas. Y tal vez tenga tortícolis, yo qué sé, que eso de mirar el móvil todo el día nos deja con el cuello tonto. Pero por si acaso asegúrate de que vaya cambiando de postura y no se haya congelado en una pose agradable para esconder que en realidad le da bastante igual lo que estás diciendo.

Su interés es recíproco

PARECE QUE SOLO SE PUEDE SER UNA PERSONA DECENTE Y RESPETUOSA SI TIENES ALGÚN INTERÉS SEXUAL/EMOCIONAL/ROMÁNTICO. VAYA.

Bromea contigo “fastidiando”

No cariño, eso no es que “le gustes”. O una de dos, o aún no ha conseguido superar la adolescencia y no es capaz de relacionarse con las personas como cualquier adulto; o tiene una gestión emocional tirando a números negativos que le llevan a fastidiarte porque eso de ser amable “no es de gente guay”. En ambos casos: NEXT.

Te trata de forma distinta

Una vez más, los intereses marcan el comportamiento. Pero también hay que decir que está genial que sea CONSECUENTE y te trate en función de lo que está pasando entre vosotros dos. De verdad, la gente con la que clarísimamente pasa algo pero luego actúa como si nada tiene un círculo en el infierno exclusivo para ellos. Dante lo denominó como “mamonazos”. ¿Puedo agregar un “de mierda”? Pues eso, que si hay roce, que se note en cómo cambia y evoluciona la relación, porque una no puede pasarse el día leyendo estás listas cutres para entender la cabeza infumable de otra persona.

Ahora, a corretear con vuestros queridos ligues. He dicho.

 

Imagen de Cheryl Holt en Pixabay en CC

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Los buenos jefes mandan más

mailto  facebook  twitter  google+

buenos jefes
[DP] Pixabay

Los jefes de antes, que simplemente mandaban a los empleados, ya no sirven. Ahora hay que ser líder, ocupando un puesto dentro de un equipo de trabajo en el que más que dar órdenes, hay que ser capaz de influir y motivar a los demás para que cada uno desempeñe su función lo mejor posible y sea el grupo el que se beneficie y logre las metas.

Un estudio de esos que nos encantan ha demostrado que las personas son más felices en el trabajo cuando los líderes muestran una moral fuerte, una visión clara y un compromiso con todos los implicados.

Esta tendencia a líderes con buenas intenciones es conocida como “purposeful leadership” o “Liderazgo con propósito”.

Por un buen jefe hasta dejamos de fumar

Resulta que cuando tenemos un jefe de estos, con buenas maneras y honestidad, tenemos más tendencia a dejar de fumar, estamos más satisfechos, dispuestos a hacer un esfuerzo extra, trabajamos menor y nos comportamos de forma menos cínica. O eso es lo que asguran los investigadores de la Universidad de Sussex, la Universidad de Greenwich, el IPA y el CIPD.

“Nuestro estudio demuestra que el lugar de trabajo moderno es más una batalla por los corazones y las mentes que por las reglas y los deberes”, afirmó la profesora Catherine Bailey de la Universidad de Sussex.

 

No hay jefes buenos sin empresas buenas

En realidad, lo que está detrás de esta afirmación es que las personas esperan de las organizaciones, también cuando trabajan en ellas, que vayan más allá del corto plazo y de los imperativos financieros que causaron la recesiín de 2008 y se preocupen más por la sociedad en general, con un compromiso moral y ético.

Sin embargo, la investigación encontró que sólo uno de cada cinco jefes del Reino Unido se describe a sí mismo como un ‘líder con propósito’, destacando que es una oportunidad sin explotar en las organizaciones modernas para mejorar el rendimiento mediante la remodelación de la función de los administradores.

Los investigadores sugieren que hay mucho por hacer en las organizaciones para fomentar el liderazgo con propósito y ética, incluyendo la adopción de políticas pertinentes, líderar en función de un modelo, la alineación en torno a una visión central, la formación y el desarrollo, y la cultura de la organización.

 

Fuente: Sussex University

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

Vídeo
Fundación Aquae

Cómo inflar un globo sin soplar [Experimento]

mailto  facebook  twitter  google+

Con este experimento, serás capaz de inflar un globo sin soplar. Sólo necesitas un microondas y un poco de agua. Si te ha gustado, tienes más experimentos en esta web.

Alejandro Jiménez

Redactor e investigador, ratón de biblioteca y observador activo de la realidad. Creo que el mundo cambia según se cuenten las cosas.

La mitad de los españoles no consume ningún producto cultural

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

La ACICOM (Associació Ciutadania i Comunicació), en colaboración con el ObservatoriI de Cultura I Comunicació de la Fundació Alternativas, ha presentado su “Informe 2016 sobre el estado de la cultura en España. Igualdad y diversidad en la era digital”, cuyo objetivo es “revisar los desafíos a los que nos enfrentamos en un momento de grandes transformaciones tecnológicas que afectan a nuestra manera de comunicarnos y de participar en la cultura” han señalado sus autores.

El informe abarca todas las áreas de las industrias culturales y creativas, y analiza la situación cultural en todo el país. Y según sus datos, un 48, 4 por ciento de españoles quedan excluidos de los bienes culturales de pago y viven sólo de la cultura gratuita, que es básicamente la radio y la televisión publicitaria.

Sin diferencias por edades

El problema afecta también a jóvenes urbanos y con estudios, y por ejemplo en la franja de 14 a 34 años, el 38 por ciento de los mayores de 14 años no acceden en todo un año a ningún bien cultural.

Las causas económicas estarían detrás de estas cifras, ya que los precios no permiten a rentas más bajas tener acceso a bienes y servicios culturales y por otro lado la localización geográfica. No hay oferta en municipios más pequeños, por ejemplo el consumo en Madrid y Barcelona de artes escénicas es mayoritaria con salas llenas, llega gente de toda España no es sólo el público local.

Soluciones institucionales

Y la recomendaciones para mejorar el rumbo tienen, según los autores, varias vías, que confluyen en el Ministerio de Cultura; reducir el IVA cultural, introducir en los planes de estudio los hábitos escolares (la Academia de Cine plantea introducir el cine en los programas educativos oficiales) y elevar los presupuestos del cultura.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias