Estamos madurando como sociedad en igualdad de género, pero entre las brechas que quedan por cerrar, especialmente abierta está la del deporte femenino. “Llevo...

Vuelve ‘Trainspotting’. Sin melancolía

mailto  facebook  twitter  google+

Spud (Ewen Bremner) writing and looking upwards for inspiration in TriStar PicturesÕ T2: TRAINSPOTTING

Negocio, amistad, traición. Han pasado 20 año de Trainspotting. De los cambios que ha vivido esa generación -y, particularmente, los protagonistas de esta cinta de culto-, y también de lo que sigue igual, habla esta segunda entrega del título, T2: Trainspotting. Mark Renton (Ewan McGregor) vuelve a casa, a reencontrarse con Spud (Ewen Bremner), Sick Boy (Jonny Lee Miller), y Begbie (Robert Carlyle). Los encuentra envueltos en fracaso, venganza, remordimiento… Y tristeza. La película en sí tiene una carga triste importante. Melancólica. No llega a estar a la altura de otros montajes de su director, Danny Boyle -también firmó la primera entrega-, como Steve Jobs.

Un viaje en el tiempo que tiene, eso sí, rasgos muy propios del cineasta, y el mérito de tener identidad por sí misma  respecto a la primera entrega, en su intento por mostrar a unos cuarentones no demasiado realizados, más bien tan desgraciados como en su juventud, así como el cinismo en el que ha transmutado el nihilismo de los noventa. Boyle introduce, además, un interesante diálogo entre ambas películas. La primera trata de irrumpir en la imagen de la segunda constantemente.

Trainspotting, una película de 1996 basada en la novela homónima de Irvine Welsh, narra la trepidante historia de un grupo de jóvenes heroinómanos de Edimburgo sin grandes motivaciones en la vida.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Así serán los viajes a TRAPPIS-1e

mailto  facebook  twitter  google+

Trappis
(DP)Pixabay

– Hola. Bienvenidos a UltraSpace Viajes.

– Veníamos a informarnos sobre los viajes a TRAPPIS-1e. Verá, nos casamos en verano y nos han comentado que es ideal para el viaje de novios.

– Efectivamente, es una de las mejores elecciones. Últimamente lo contratan muchos novios y vuelven encantados de allí.

– Ajá. Cuéntenos un poco sobre el lugar.

El cielo en TRAPPIS-1e

– Sin duda lo mejor es la vista del cielo. Imaginaos un cielo tirando a rojizo y con seis lunas en lugar de una. Y en el centro una bola roja increíble. En realidad es más pequeña que nuestro Sol, pero estaréis tan cerca que os parecerá enorme.
Las noches son aún más increíbles. Con esas lunas en diferentes fases que van cambiando. Tendréis tiempo para disfrutarlas. Porque la noche dura cuatro días terrestres.
Pero lo mejor es que, por la zona donde está el resort, veréis un amanecer que durará varios días. ¡Llevad varias tarjetas de memoria para la cámara!

– Hm, suena bien. ¿Y qué tal la temperatura?

– ¿Cuántos días pensáis ir?

– Pues unos ocho días.

Recreación del viaje a TRAPPIS1-e
Imagen: NASA/JPL-Caltech

Un año en TRAPPIS-1e

– Ah, perfecto. Un año trápissaico. Yo os recomiendo llevar ropa de abrigo y bañador. Los dos primeros días serán verano. Los dos siguientes otoño. Los otros dos, invierno. Y los dos últimos asistiréis a una primavera especular.

– Eso queríamos saber, ¿podremos bañarnos en las playas?

– Por supuesto. El agua es cálida y transparente. Eso sí, procurad estar atentos porque la marea sube y baja en dos minutos.

– ¿Protector solar? Yo es que tengo la piel muy delicada.

– Esta es una buena pregunta. Necesitaréis llevar un buen protector. Mirad, justo en la farmacia de enfrente venden una crema estupenda de protección 500, pantalla total, filtro UV, efecto sombra, antirresecamiento. Y no olvidéis un buen afterreddwarf.

– ¿Y el paisaje? Hemos oído que es asombroso.

– Digamos que es diferente. Las plantas no son verdes, sino marrones. Incluso hay plantas negras. No os asustéis cuando os las pongan en un plato. Os garantizamos que son comestibles, pese a su aspecto.

El viaje

– ¿Y el viaje? 40 años luz parece bastante lejos.

– Sí, lo es. Pero no os preocupéis porque iréis dormidos la mayor parte del tiempo. Además, ¡cuando volváis seréis más jóvenes que cuando os fuisteis!

– Huy, ¡pues no nos diga más! Lo contratamos ahora mismo. Esta luna de miel sí que va a ser especial. Lunas de miel, mejor dicho.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Fotogalería

Kuslansky Electric

mailto  facebook  twitter  google+

Trabajos increibles de arte digital / instalaciones – http://www.kuslanskyelectric.com/work.html

Le sobraban árboles, y montó un laberinto

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Es el mayor laberinto de árboles de España, y está ubicado en una finca rústica, en la localidad cántabra de Villapresente. Supera los 5.000 metros cuadrados, y tiene 4.000 cipreses de 2,5 metros de altura entre los que perderse y divertirse. Nadie se asuste, si uno no puede salir, tendrá un móvil al que llamar. Lo normal es tardar una hora y pico en salir.

La historia de su creación es fascinante: Emilio Pérez, operario de Montes, está detrás de este impresionante recorrido que ha levantado en una casa familiar que hasta ahora alquilaba para pastos de ganado. Él lo diseñó, él es el único que conoce sus recovecos. Lo creó con la idea de ofrecerle a su hija un salario digno, llevaba años en el paro. El propio Pérez tenía dificultades para vender los árboles de su finca, de ahí que les haya dado salida en esta lúdica forma.

Villapresente está en el municipio de Reocín, en Cantabria.Tiene un amplio patrimonio histórico-artístico como la Iglesia parroquial de San Juan, y un enorme riqueza natural que atraviesa el río Saja y varias zonas de baño, como la “Playa Internacional de El Camarao”, que cuenta con mesas, pista polideportiva, parque infantil, aparcamiento y zona de baños.

 

El laberinto abrirá el próximo 8 de abril.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Bill Gates propone que los robots paguen impuestos

mailto  facebook  twitter  google+

Uno de los robots que pagarán impuestos
Foto: Boston Dynamics

Llevamos toda la vida con esa amenaza. Desde los ochenta oímos que los robots nos sustituirán en los entornos laborales. Y todos hemos crecido rodeados de películas e historias que nos mostraban un futuro de obreros sintéticos. Hoy en día es así en muchas profesiones. Y parece que esta vez va en serio. La llegada de la Inteligencia Artificial puede extender el dominio del robot a ámbitos inauditos.

Robots contra humanos

Hace unos meses ya lo advertía Stephen Hawking. La aplicación de la IA a cada vez más ámbitos, puede provocar una ola de desempleo en Occidente desconocida hasta ahora. Cuando todavía no nos hemos recuperado de la crisis. ¿Cómo solucionar el problema económico que puede suponer para millones de personas la implantación de robots en procesos productivos y en servicios?

Bill Gates tiene una idea. Entre tradicional y arriesgada. Básicamente se trata de establecer un impuesto al trabajo de las máquinas. Un impuesto que grave la plusvalía que generen los robots con su ir y venir mecánico.

Impuestos como los actuales

Gates establece en una entrevista en la revista digital Quartz la base de esta idea. “Si los trabajadores en la actualidad pagan impuestos, las máquinas deberían hacer lo mismo”, describe. Impuestos con lo que se pagan servicios públicos como la educación y la sanidad. Y que con su idea, se seguirán pagando igual.

Otro objetivo de estos ingresos sería el de crear programas de formación para aquellos empleados que pierdan sus trabajos, sustituidos por máquinas. Una reconversión laboral que se antoja de grandes proporciones. Y para sectores y trabajaos que hoy ni tan siquiera imaginamos. Pero sobre todo para aquellos que requieren mayor empatía, como todos los que tienen que ver con las relaciones humanas, como cuidar ancianos o la enseñanza.

Sobre la posibilidad desincentivadora sobre la innovación que su propuesta puede tener, Gates es categórico. “Incentiva mucho menos la perspectiva de que la tecnología nos haga más pobres”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias