Cineastas españoles se pasan a las series

O tal vez deberíamos decir que las plataformas de VOD, un mercado en expansión también en España (por ahora tiene como usuarios a algo...

‘Rosalie Blum’, un cómic y una película sobre cómo encajar en el mundo

mailto  facebook  twitter  google+

Tras una larga trayectoria como guionista, Julien Rappeneau, hijo del director Jean-Paul Rappeneau, debuta en la dirección con Rosalie Blum, adaptación, a cargo del propio Rappeneau, de la novela gráfica de Camille Jourdy, compuesta, en realidad, por tres tomos, lo cual ha ayudado al realizador francés a la hora de estructura su película en tres partes más un epílogo. Así, cada parte se corresponde al nombre de uno de los tres protagonistas de la película: Vincent (Kyan Khojandi), Aude (Alice Isaaz) y Rosalie (Noémie Lvovsky), quienes viven en una pequeña población francesa y quienes comienzan sus respectivas partes narrando, a modo de recuerdo, cómo se encontraban antes de que comenzaran unos sucesos que cambiarán el rumbo de sus vidas, las cuales se encuentran, en cada caso de un modo diferente, en punto muerto.

Vincent es un treintañero que trabaja en la peluquería heredada de su padre, mantiene una relación a distancia que no funciona y vive cerca –demasiado- de una madre asfixiante. Aude, por su parte, es una joven veinteañera que vive ajena a su acomodada familia sin tener muy claro qué hacer con su presente. Y, por fin, Rosalie, tía de Aude, una mujer madura que regenta una tienda de alimentación y que vive sola y aislada bajo el peso de un pasado que no consigue superar. Todo cambia cuando Vincent decida seguir a Rosalie, desencadenando unos sucesos que cambiarán la vida de los tres.

Romper expectativas

Rosalie Blum es una película con muchas virtudes. Una de ellas, la capacidad para ir rompiendo las expectativas del espectador al ir transformándose según avanza, no tanto porque oculte datos. Rappeneau sigue el trabajo de Jourdy con fidelidad pero introduce las suficientes variaciones como para convertir la película en algo diferente y personal. Por ejemplo, el tono de comedia permanece, pero introduce en las imágenes y en el tono una mirada melancólica que recorre de principio a fin la película sin con ello convertirla en una  película triste o sombría, todo lo contrario, hay en ella algo de una enorme vitalidad a pesar de estar hablando de tres personajes que, como indica uno de los cortes de la banda sonora, son tres solitarios o, mejor, tres formas de soledad.

En su primera parte, parece transcurrir por el terreno de la comedia ligera, casi intranscendente. Pero una vez que avanza entendemos mucho mejor lo que hemos estado viendo hasta entonces, algo que denota que bajo esa cierta o aparente capa de comedia de situación sin relevancia, en verdad, se ocultaba mucho más. Así, cuando arranca la parte de Aude, se revela que durante la anterior había en el fondo de la acción otra historia –que no estaba oculta- que la complementa y amplia. Así, en esa segunda parte, sin abandonar la comedia como género, parece que narra lo mismo que en la anterior pero desde otro punto de vista y, solo en cierto modo, así es. Rappeneau no solo no aburre en la repetición, si no que consigue que todos los sucesos tengan otro tono, otra forma, dado que ahora es la mirada de Aude la que va construyendo la historia. El modo de reconocimiento de la joven frente a Vincent, a quien va comprendiendo, o al menos entendiendo algunas de sus motivaciones, reserva algunos momentos tan simples (como aquel en el que ella observa cómo vuela una cometa) que son más que suficientes como para definir a los personajes y a sus sentimientos con una simple mirada y unos gestos.

Perdidos aun teniendo gente alrededor

Rosalie Blum, entre otras cosas, habla de tres personajes que se encuentran perdidos a pesar de tener gente a su alrededor a quienes aprecian; aun así, sienten que van a la deriva, cada cual por unas causas. No encuentra su lugar en el mundo. Rappeneau ha trabajado muy bien las motivaciones y el desarrollo de los personajes, mostrando unas constantes similares en ellos, a pesar de su diferencia de edad y situaciones, y la vez, lanzar una cierta mirada generacional independiente para cada uno de ellos.  En la tercera parte, la dedicada a Rosalie, la película no abandona el tono de comedia pero sí se rebaja y toma una cierta gravedad que revela el interior de los personajes para conducirlos a una doble resolución final que sitúa en el presente a los tres además de, en el breve epílogo, explica los motivos por los que Vincent se sentía atraído por Rosalie.

Rosalie Blum consigue algo tan complicado como es, desde una aparente sencillez, construir un relato complejo y bien armando tanto a nivel de guion como visual que atrapa de principio a fin, y que en sus cambios tonales nos introduce en una historia: la de tres personajes que buscan su lugar en el mundo tras reconocerse en el otro. Porque, en el fondo y en la forma, la película habla sobre la mirada hacia el otro, sobre reconocerse, aunque sea en la soledad y en cierta tristeza, en los demás para, así, comprender que no estamos solos, y que siempre puede haber alguien ahí para ayudarnos a salir hacia delante. Y lo hace desde un planteamiento que es tan amable como grave pero que en conjunto da forma a una película que corre el riesgo de ser ignorada si uno se acerca a ella desde una postura de predisposición que no permita apreciar que se trata de una magnífica película.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El impacto de los gatos sobre la fauna

mailto  facebook  twitter  google+

Los gatos tienen un gran impacto sobre la fauna local
Foto: Eddy Van 3000

En la extinción de muchas especies animales, la actividad humana está directamente relacionada. Nuestro estilo de vida. Nuestras fábricas, nuestras cosechas o nuestros gustos o intereses repercuten directamente sobre miles de especies. A las que arrebatamos su hábitat, contaminamos su aire o utilizamos su piel, su carne e incluso sus huesos. Pero es más raro es pensar en que el hecho de tener animales domésticos, como los gatos, también repercute en la supervivencia de otras especies.

Gatos que no solo cazan ratones

Hace unos años, expertos norteamericanos completaron un estudio revelador. En él analizaban la incidencia de la presencia de gatos domésticos sobre poblaciones de distintas especies de aves y pequeños mamíferos autóctonas. Los resultados eran preocupantes. Según los científicos, los felinos domésticos eran responsables de entre 1,4 y 3 millones de muertes de aves en EEUU. Estas cifras se disparaban cuando se referían a pequeños mamíferos. De 6,3 a 22,3 millones de roedores perecen cada año entre las fauces de nuestros peludos compañeros.

Es cierto que, según el estudio, la mayoría de estas muertes se deben a gatos callejeros, no tanto a gatos que sí tienen un hogar. Pero no hay que olvidar que esos gatos que están en la calle alguna vez fueron abandonados por dueños humanos.

En cualquier caso, lo relevante del análisis es que los gatos domésticos son una causa de mortandad entre los animales de pequeño tamaño mucho más considerable de lo que se suponía. Es, de hecho, la primera causa de muerte relacionada con el ser humano.

Evitarlo es cosa nuestra

Estos datos hicieron evidente la necesidad de crear una conciencia sobre el problema. Por ello, se lanzaron campañas para informar a la población con diferentes objetivos. El principal es evitar el abandono de gatos. También se recomendó la esterilización de gatos domésticos para evitar su proliferación incontrolado. Por último, se pidió poner especial cuidado en que los mininos no abandonaran los hogares.
Y es que un gato caza por puro instinto. Puede estar bien alimentado y cuidado que aún así, puede lanzarse sobre cualquier animal solo para satisfacer su vena cazadora impresa en su código genético.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Vídeo

¿Confías en la policía de México?

mailto  facebook  twitter  google+

Experimento con cámara oculta donde se les entrega a unos policías de México una cartera pérdida para ver si se la devuelven a la persona que lo perdió. ¿Qué crees que pasará?

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

United Airlines: La sociedad egoísta, pero susceptible

mailto  facebook  twitter  google+

El caso del vuelo de United Airlines donde un pasajero ha sido desalojado del avión con violencia ha sido el momento viral del mes.

Pero lo grave de este asunto no es que le pasajero fuera expulsado, lo grave es que nadie fue lo suficientemente solidario para coger los 800 dólares ofrecidos y haber dejado al resto de los pasajeros seguir con su vuelo. ¿Qué hubiera pasado si este grupo de pasajeros se llegan a quedar aislados en una isla desierta? ¿Se hubieran matado unos a otros? ¿Hubieran sido capaces de cooperar de una forma solidaria y sobrevivir? Parece más lo primero que lo segundo.

¿Qué hubieras hecho tú?

Es raro que ante un problema colectivo, no hubiera nadie capaz de hacer un sacrificio por el resto. Y era un sacrificio bien pagado. Recordemos que daban 800 euros al pasajero que dejaba su plaza.

¿Eres tú de los que se levanta de su asiento en el transporte público cuando ve a un mayor a una persona embarazada?

Momentos solidarios hay muchos en el día a día. Ceder tu asiento, ayudar a alguien a cruzar la calle, pedir las cosas por favor al camarero, tratar de forma correcta a los compañeros de trabajo…

La solidaridad es como cualquier otro músculo, algo que si no lo entrenas, se desgasta.

Cada día, un poco más solidarios. Así cuando llegue el momento de ceder el asiento, tendrás 800 euros en tu bolsillo y te habrás ahorrado la paliza de los policías.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

El pan de Gamba, 1,8 veces peor que las patatas fritas

mailto  facebook  twitter  google+

El pan de gamba es almidón de patata o de tapioca con pasta de pescado. En una gran mayoría de restaurantes se fríe en aceite de girasol.

Más de 500 calorías por cada 100 gramos. Casi todo el porcentaje es grasa de mala calidad, carbohidratos sin nada de fibra, y casi nulo aporte de vitaminas y minerales.

  • Las patatas fritas tienen 320 calorías por 100 gramos.
  • Los nachos tienen unas 300 calorías por 100 gramos.
  • El pan de Gamba 500 calorías por 100 gramos.

Esto no quiere decir que te tires de cabeza a por las patatas fritas. Pero que sepas que el pan de gamba es una bomba de calorías haciendo Tic Tac en la mesa de tu restaurante chino favorito.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias