Así era el rostro de una millennial del pleistoceno

Utilizando una técnica reciente de reconstrucción facial, un equipo internacional de investigadores ha hecho un retrato del rostro de una una mujer, que hoy...

Así conquistaremos el Sistema Solar

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Erik Wernquist

Más vale que nos vayamos haciendo a la idea. Bien sea porque nos carguemos el planeta, como estamos a punto de hacer. Bien sea por un desastre natural o cósmico más imprevisible. Lo cierto es que tendremos que abandonar la Tierra tarde o temprano. No es que parezca que estemos avanzando mucho en este aspecto, pero lo cierto es que debemos empezar a pensar en cómo colonizar el Sistema Solar, si queremos sobrevivir como especie. Una idea de cómo será este proceso podemos verla en el espectacular corto Wanderers.

 

Wanderers. Más allá de la Tierra

Esta pequeña película nos muestra cómo los humanos han conquistado otros mundos cercanos. Cómo nuestras pequeñas figuras se apuntan en increíbles paisajes inmensos de los planetas y satélites más cercanos. Es pura ciencia-ficción. Pero en algún momento tendrá que ser realidad.

El corto es obra del director de cine digital y animador sueco Erik Wernquist. El propio Wernquist describe que todo es producto de lo que la imagen generada por ordenador es capaz de hacer hoy en día. Pero apunta que “todo está basado en ideas científicas y en conceptos de cómo será el futuro en el espacio”. Si alguna vez sucede, puntualiza.

Surfear en los anillos de Saturno

El realizador sueco quiere que echemos un vistazo a toda “esa tremenda belleza que hay ahí fuera”. Para eso no necesita contar una historia en su corto. Solo mostrarnos imágenes inspiradoras que la presencia del ser humano hace más reales.

Aunque sean pura fantasía. Como mostrar a un astronauta surfeando en los bloques de hielo que componen los anillos de Saturno. Los que esperan a que un dirigible espacial atraque en el cráter Victoria de Marte. La colonia iluminada en el satélite de Saturno Iapetus, con el planeta anillado como en la Tierra percibimos la Luna. La explotación minera en el interior de un asteroide, donde descubrimos un mundo lleno de vida dentro de un exterior yermo. El espectral paseo por Europa, la luna de Júpiter que dibuja un amenazador fondo que todo lo cubre.

La guía de Carl Sagan

Por si las imágenes no fueran suficientemente sobrecogedoras, Wernquist quiso darle un giro de tuerca más. Para ello, eligió la voz de Carl Sagan para narrar el viaje. El extracto de una de sus lecturas públicas del libro Pale Blue Dot. Son las palabras que nos guiarán el día que decidamos dar el gran salto.

 

Foto: Erik Wernquist

Imagen: Erik Wernquist

Imagen: Erik Wernquist
Foto: Erik Wernquist

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Cómo será el condón del futuro?

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

A nadie le gusta usar condón. Pero hace falta. Y no se utilizan lo suficiente, continúan creciendo en todo el mundo las cifras de infecciones por VIH o enfermedades de transmisión sexual. Aleksandar Stulhofer, de la Universidad de Zagreb (Croacia), en colaboración con Valerio Bácak, de la de Pensilvania (EEUU), han llevado a cabo una investigación que pone sobre la mesa las dificultades frecuentes a la hora de hacer uso de un condón, y concluye que, por debajo de la abstinencia, el uso masculino del preservativo es el método más eficaz para protegerse de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluido el VIH. La mayoría de los estudios que han analizado los factores sexuales riesgo en la población joven se ha centrado en la frecuencia en el uso del preservativo.

Hablar de condones es tabú

Quizá por mantenerlo como un tabú o como un tema demasiado íntimo, sobre el diseño del preservativo (otra cosa son las políticas de planificación familiar) no se han hecho grandes innovaciones desde su aparición en 1920. En 2013, la Fundación Bill y Melinda Gates lanzó una propuesta en el marco de su programa de innovación Grand Challenges in Global Health para reinventar el condón. Se han hecho propuestas como la de Lakshminarayanan Ragupathy, investigador de la compañía india HLL Lifecare Ltd, que quiere incorporar el grafeno a los condones de látex. Este material tiene solo un átomo de espesor, y podría incrementará las propiedades mecánicas y de conductividad térmica del preservativo, así como reducir su grosor. El equipo de Ragupathy ha elaborado un prototipo testado en el laboratorio y cuyos resultados convencieron a la Fundación Bill y Melinda Gates para financiar el escalado de su producción, por lo que en un par de años, el condón de grafeno podría ser una realidad.

Preservativos de grafeno, hidrogel y adherentes buscan financiación

Por otro lado, Ron Frezieres, director del centro Essential Access Health, en California (EEUU), ha presentado la propuesta de desarrollar un preservativo de polietileno que se adhiera al pene en vez de apretarlo. Según el investigador, el condón se podrá colocar de una manera más rápida y fácil que la habitual, pues tendrá un sistema especialmente diseñado para ello. Aunque una de las ideas más revolucionarias ha sido la de Mahua Choudhury, investigadora del Centro de Salud A&M de Texas (EE UU), cuyo objetivo es desarrollar un preservativo basado en hidrogel.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Plástico contra el cambio climático

mailto  facebook  twitter  google+

Los doctores Yang y Yin con el plástico que han inventado
Foto: University Colorado Boulder

El aislamiento. Puede parecer una nimiedad, pero el aislamiento, mejor dicho el mal aislamiento, está detrás del consumo de millones de MW de energía. Las casas que pierden temperatura o la acumulan cuando no deben suponen que gastemos muchos recursos en calentarlas en invierno y enfriarlas en verano. Y ya sabemos qué significa eso. A más producción de energía, más calentamiento climático. Es matemático.

El invento de los doctores Yang y Yin

Ahora, unos ingenieros de la Universidad de Colorado parecen haber dado con la solución. En concreto, Ronggui Yang y Xiaobo Yin han creado un nuevo material que puede reducir considerablemente el gasto energético que supone enfriar casas y oficinas con aire acondicionado en los meses cálidos.

La clave está en conseguir que los rayos del Sol no calienten los tejados y ese incremento de la temperatura se propague por la estructura del edificios convirtiendo las casas en hornos. Los ingenieros han inventado un papel que consigue refrigerar las viviendas, que es relativamente fácil de fabricar y que solo cuesta medio dólar el metro cuadrado.

Plástico inspirado en la atmósfera

Para su fabricación se han inspirado en un proceso físico denominado enfriamiento radiante. El mismo proceso por el que parte del calor solar se escapa de la atmósfera al espacio y no nos achicharra. Esto es posible porque parte de ese calor se transforma en radiación infrarroja. De esta forma escapa de la Tierra.

Los doctores Yang y Yin han creado un material compuesto por un tipo de plástico denominado polimetilpenteno. Los rollos de este compuesto tienen un grosor de 50 micras. Para su comercialización le han colocado un nombre más comercial que el su impronunciable término químico. TPX y listos.

Refresca los edificios

Instalado sobre los tejados el TPX reproduce el comportamiento de la atmósfera. Devuelve al entorno parte del calor convertido en radiación infrarroja. Además, este plástico contribuye a refrigerar los edificios. Aísla y expulsa al exterior el calor producido por la propia estructura.

Y no se trata de un efecto menor. El TPX consigue una capacidad de refrigeración de 83 vatios por metro cuadrado, más aún durante la noche. Los ingenieros estiman que unos 20 metros cuadrados de TPX en el tejado de una casa estándar de Estados Unidos puede mantener la estancia en una temperatura constante de 20 grados, aunque en el exterior estén cayendo 37 grados.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El espejo más grande del mundo – está en Bolivia

mailto  facebook  twitter  google+

El Salar de Uyuni está en el suroeste de Bolivia es la planicie de sal más grande del mundo. El Salar se formó como resultado de las transformaciones entre varios lagos prehistóricos. Está cubierto por unos metros de corteza de sal, que tiene una extraordinaria planitud con una variación de altitud de un metro sobre toda la zona del Salar.

Abarca 10.582 kilómetros cuadrados en el suroeste de Bolivia.

El Salar de Uyuni, a diferencia de los desiertos tradicionales, solo ofrece extensiones de sal blanca reluciente. El paisaje es totalmente plano, excepto por algunas pequeñas “islas” como Isla Incahuasi, que sólo acentúa su belleza surrealista.

Debajo de la sal cementada se encuentran grandes depósitos de salmuera rica en litio. De hecho, aproximadamente el 70% de las reservas mundiales de litio se encuentran en el Salar de Uyuni, por lo que no es sorprendente que haya una industria entera dedicada a su extracción.

A diferencia de cualquier otro lugar en la tierra, el Salar de Uyuni es impresionantemente hermoso y proporciona una experiencia extraordinaria que no se olvidará rápidamente.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Qué tiene que tener una canción para resultar pegadiza, según la ciencia

mailto  facebook  twitter  google+

Pixabay

Quién no se ha sorprendido tarareando canciones que no le gustan. O llevándolas todo el (santo) día en la cabeza. Un estudio dirigido por Kelly Jakubowski, investigadora en el Departamento de Música de la británica Universidad de Durham, ha ofrecido claves de qué canciones provocan esta inercia pegadiza: suelen ser más rápidas, con una melodía fácil de recordar. Suelen tener intervalos de repeticiones inusuales, que las diferencian de las canciones pop. de lo que se esperaría oír, o giros inesperados como caídas bruscas como el riff de apertura de Moves Like Jagger de Maroon 5, una de las melodías pegadizas nombradas en el estudio, o el de My Sharona de The Knack es un ejemplo.

También tienen más probabilidades de metérsenos en la cabeza sin remedio las canciones con estructuras melódicas más comunes, típicas. Un ejemplo de ello en la música occidental es la canción infantil Twinkle Twinkle Little Star (Estrellita, dónde estás), donde la primera frase se eleva y la segunda cae. Numerosas otras canciones de cuna siguen el mismo patrón, por lo que es fácil para los niños pequeños recordarlas.

Además, suelen sonar más en la radio o en Spotify, lo que hace que se nos metan primero en el oído y luego en la cabeza. El estudio incluye como otros ejemplos Bad Romance, de Lady Gaga; Do not Stop Believing, de Journey; y Can’t get you out of my head, de Kylie Minogue. “Nuestros resultados muestran que se puede, en cierta medida, predecir qué canciones van a quedar atrapadas en cabeza de la gente”, señala Jakubowski.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias