La vida de Borges, en cómic

El guionista Óscar Pantoja y el dibujante Nicolás Castell han unido fuerzas e ingenio para ofrecernos un testimonio en cómic de la vida de...

Fishlove, famosos desnudos y peces

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Jillian Edelstein/Fishlove

Reza un muy antiguo dicho publicitario que cuando tengas que vender tu producto a hombres, en el anuncio pon a una mujer; cuando tengas que vender a mujeres, pon un niño y cuando no sepas qué hacer, pon a un famoso.

Además, desnudos

La iniciativa británica Fishlove ha ido más allá de esta vieja máxima. No solo utiliza a famosos en sus campañas desde 2009, si no que, para garantizar de manera absoluta la repercusión, estos famosos aparecen desnudos. Y los actores, deportistas y personajes públicos de todo pelaje, siempre sostienen un pez.

Por la pesca sostenible

El objetivo de Fishlove es un tanto peculiar. En último término, pretende llamar la atención sobre la situación de los océanos y de las especies marinas y promover sistemas de pesca sostenibles. Pero no solo lo hacen directamente, si no que ceden estas imágenes a las asociaciones que quieran usarlas para sus propias comunicaciones. Así, Marine Conservation Society, OCEAN2012, Deep Sea Coalition o Blue Marine Foundation han sido algunas de las instituciones que se han valido de estas fotografías para sus acciones.

Helena Bonham Carter, Judi Dench, Ben Kingsley, Julie Christie, Goldie o Kenzo, entre otros, han pasado por la cámara de los reputados fotógrafos que colaboran con la iniciativa como Denis Rouvre, Alan Gerati o Rankin, que fue el primero en trabajar con Fishlove desde 2009 hasta 2011.

Mark Rylance y el marrajo

En la edición de 2016, Emma Thompson y Kevin Kline, Tom Bateman y el oscarizado Mark Rylance han sido algunos de los que han posado para Jillian Edelstein, en unas imágenes que además de poder usarse con los fines de concienciar sobre la necesidad de cambiar el ritmo actual de explotación de los recursos marinos, también se venden en forma de posters para financiar las acciones de Fishlove.

Y todos, siempre, sosteniendo diferentes tipos de peces. Atunes, anguilas, cangrejos marrones, marrajos, pulpos, peces espada. Animales que, cabe suponer, habrán sido pescados siguiendo las estrictas normas que Fishlove preconiza para las capturas en alta mar.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Lucía Berlín, grandes historias de mujeres cualesquiera

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Free images

A la escritora norteamericana Lucia Berlin la hemos descubierto diez años después de su muerte, en 2004. Alfaguara acaba de publicar Manual para mujeres de la limpieza, una hipnótica colección de relatos costumbristas, trepidantes y conmovedores que giran en torno a historias de mujeres llenas de claroscuras.

Mujeres solitarias, de clase trabajadora en los años 80/90, con dificultades para encontrar trabajo, enfrentarse a sus jefes, superar su miedo a la muerte, cuidar de sus abuelos o, palabras mayores, enfrentarse a abortos o superar sus problemas con el alcohol. Pese a lo sombrío de las tramas, las historias están llenas de humor, por no hablar de las grandes frases llenas de preguntas y observaciones existenciales.

Unas narraciones ágiles, realistas, de estilo fresco y singular, y lenguaje urbano pero cuidado. Contienen notas autobiográficas, inspiradas en la propia vida de la escritora, una auténtica vida de película, de constantes viajes, pero también de  continuas frustraciones, como el amor o la soledad, la enfermedad de su hermana y hasta la mala relación con su madre. Unas situaciones en las que cualquiera puede sentirse identificado.

La selección de textos cuenta además con un prólogo de Lydia Davis, una de las mejores cuentistas actuales., y con un tono muy cercano al de Berlin.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Puentes, candados y Federico Moccia

mailto  facebook  twitter  google+

Aquí vamos con la parte de cultura popular que tanto nos gusta en Leequid. Hoy toca un tema que a todos nos debería gustar como podría ser el mito de los candados en los puentes por Amor.

No es culpa de Federico Moccia

Federico Moccia es el cupido de la generación millennials. El que ha escrito las mejores líneas de amor que un tweet puede condensar. La generación selfie ha encontrado a su Shakespeare y algunos le atribuyen a sus obras el mito de los candados en los puentes, pero sentimos decepcionarte, no es su culpa.

De propina ¿Cuál es tu obra favorita de Federico Moccia?

¿Es culpa de un vendedor de candados italiano?

Tampoco. Este mito de que un vendedor de candados italianos empezó a hacer publicidad de sus productos colgándolos en los puentes y que eso desencadenó una fiebre sin precedentes, en principio puede ser otro mito parecido al de Federico Moccia. No tiene mucho fundamento.

La historia real de los puentes y sus candados

La historia de los candados de amor se remonta por lo menos 100 años a un cuento Serbio de la Primera Guerra Mundial, con la idea de “el puente del amor” en la ciudad balneario de Vrnjačka Banja.

Una maestra local llamada Nada, que era de Vrnjačka Banja, se enamoró de un oficial serbio llamado Relja.

Después de conocerse el uno al otro Relja fue a la guerra en Grecia, donde se enamoró de una mujer de la localidad de Corfú. Como consecuencia de ello, Relja y Nada rompieron su compromiso. Nada nunca se recuperó de ese golpe.

A medida que las mujeres jóvenes de Vrnjačka Banja querían proteger sus propios amores, empezaron a escribir sus nombres, con los nombres de sus seres queridos, en los candados y sujetarlos a las barandillas del puente donde Nada y Relja utilizan para sus encuentros.

Esta se supone que es la historia real de los candados en los puentes, pero nunca se sabe hasta donde llega el mito, el marketing y los autores con talento. 🙂

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Jack White, el primer hombre en poner un vinilo en el espacio

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Teresa Sedó

Si el rock ha dado un tipo peculiar en los últimos años es sin duda Jack White. Todo fue más o menos normal cuando formaba junto con su hermana impostada, Meg White, la banda The White Stripes. Pero desde la separación, Jack ha dado rienda suelta a muchas de sus excentricidades. Desde recorrer el sur de Estados Unidos con una carreta tocando blues, a abrir el documental It Might Get Loud que protagoniza junto a The Edge y Jimmy Page, construyendo una guitarra con un madero, una botella de cocacola y dos alambres y sacarle sonidos más o menos acordes, entre las vacas.

A 28 kilómetros de la Tierra

White siempre ha tenido un pie en la tradición y otro en la más innovadora tecnología. Su último proyecto lo demuestra. El empeño ha conseguido reproducir un vinilo en el espacio exterior. Para ello, se colocó el tocadiscos en una sonda espacial ha ascendió hasta los 28.000 metros. Pero claro, nada podía ser normal. White involucró en la idea a varios miembros de su sello Third Man Records. Kevin Carrico, ingeniero de la disquera diseñó un plato que pudiera soportar las condiciones atmosféricas, o más bien la falta de ellas, para colocarlo en el Icarus Craft, que así se llama poéticamente la sonda, y funcionar en el éter.

Featuring Carl Sagan

El tema que se pudo escuchar, si alguien hubiera estado allí, no era curiosamente del propio Jack White. Se trató de la composición A Glorious Day del músico electrónico John Boswell, que trabaja para el sello de White, y que, entre sonidos sintéticos, intercala la voz del científico y divulgador Carl Sagan, lo que le debería de darle sentido al proyecto. En realidad, se trataba de celebrar el séptimo aniversario del lanzamiento del sencillo.

Como a White no es que le guste pasar inadvertido y la ocasión lo merecía, montó un gran despliegue de publicidad, con bandas en vivo tocando por todo Nashville y la retransmisión en directo de la ascensión del Icarus Craft, que tardó una hora y media en completar la subida y, lo que es más importante, regresó a la Tierra sano, salvo y sonando.

 

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

¿Qué es la sobreexplotación de los océanos?

mailto  facebook  twitter  google+

El 85% de los bancos de pesca están sobre explotados

Es así de fácil. Pescamos tanto que los bancos de pescado han llegado a su límite biológico de mantenimiento. Es decir, si pescamos 100 y nacen 10, se rompe el equilibrio de ese banco. No se puede reproducir y mantener de forma natural para que nos siga dando comida. Estos bancos de pesca por lo general están controlados para evitar que se extingan. La idea es que la captura en estos bancos esté controlada y limitada para evitar su desaparición.

El principal problema de la pesca es que es una actividad poco regulada. Un barco sale al mar y no hay reglas, regulación… cuanto más se pesca mejor. Por otro lado, los gobiernos siguen pagando parte de los costes de la pesca con lo que operaciones no rentables siguen estando en práctica. Idealmente sólo se debería pescar lo que sea rentable y de una forma controlada.

España es el tercer país de Europa en volumen de pescado capturado

España juega un papel muy relevante dentro de este problema medio ambiental y alimentario ya que gran parte de la población mundial depende del pescado para su alimentación y por tanto se debe tener en cuenta todos los aspectos en juego. Población, precios, capturas, industria…

La Angula, un caso de sobre explotación

Para que podamos visualizar este caso, hablemos de las angulas. Las angulas es un pescado que ha pasado de pescarse a toneladas en los ríos de España a pescarse a cuenta gotas y con mucho peligro de extinción total. Las angulas son las crias de las anguilas, lo cual ya es una gran contradicción ya que siempre se prohibe el consumo de pescados pequeños y con las angulas se hace una “excepción” por su tradición culinaria.

El atún del sushi, ¿es atún?

Este es otro caso de sobre explotación. Según todos los organismos, el atún que se consume como sushi está al borde de la extinción. El número de atunes vivos ha caído un 90% en estos años. Si vas a un sushi “normalito” probablemente el atún que te están poniendo no sea exactamente atún. En las condiciones actuales, un atún de primer calidad cuesta unos 100.000€ por una pieza de 200 kilos. El atún es una especie en peligro de extinción por su popularidad en el sushi. Si puedes pasa del atún en el sushi y opta por otras opciones más sostenibles.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias