París, la ciudad más visitada del mundo [Guía de Viajes]

mailto  facebook  twitter  google+

París
(CC) Moyan Brenn - Flickr

París… oh, la la! Sin duda uno de los destinos que tienes en mente para ir alguna vez, que por algo es la ciudad más visitada del mundo según las estadísticas de turismo. Y es que la ciudad del amor es así, te enamora cuando la visitas. Hablando de amor, muchos la eligen para San Valentín o como regalo de bodas, y si es tu caso, mejor que vayas leyendo algunos consejos prácticos, como siempre con una de nuestras guías de viaje ofrecidas por El Mundo Se Ve Bien. ¿Vamos?

La ciudad del amor y mucho más

Como dice al principio de la guía nuestro amigo viajero Marcos del Valle, se trata de abarcar lo inabarcable, porque son tantos los encantos de esta capital europea, que resulta difícil quedarse con unas cuantas. Pero una vez lo hemos conseguido y te traemos los mejores consejos sobre las visitas imprescindibles, museos, restaurantes, transporte público… ya sabes, casi como ir tú mismo, porque nuestras guías están contadas por alguien que ha estado allí y sabe lo que dice.

Cómo llegar a París y moverse como si fueras de allí

Siendo europeo es más fácil, porque gracias a los tratados y la moneda única es como estar en casa. Aún así, cada país es un mundo y hay que tener en cuenta sus peculiaridades. Por ejemplo, los franceses son muy suyos y posiblemente el inglés o el castellano no te sirvan de nada. Saber algo de francés o llevar una guía de conversación será útil.

En cuanto al transporte público, lo más cómodo es el metro, que conecta bien los monumentos y barrios muy distantes entre sí, de forma que te de más tiempo aunque no veas mucho del trayecto. Para eso, puedes hacer otra cosa:

“También otra opción para moverse entre monumentos, se llama Batobus, y es un servicio turístico circular por el río Sena, que recorre cada 15 minutos las paradas turísticas más destacadas”.

No lo confundas con los Bateaux Mouches, algunos son restaurantes, mucho más caro y totalmente para turistas a los que les gusten los tópicos. El Batobus cuesta “solo” 15€ y es como un autobús fluvial.

Comer y Beber en París

Sin duda es una de las gastronomías más famosas y prestigiosas del Mundo, pero a veces el turista no puede disfrutarla porque los precios no son precisamente asequibles. Además, puedes llevarte alguna decepción cuando no sea un restaurante de cierta calidad, sobre todo en temas de cantidad de las raciones. Aún así, debes probar todo lo posible.

“En cuestión de platos típicos franceses, las recomendaciones son tan extensas que este post se nos quedaría corto. Por supuesto, los quesos son un tesoro nacional, e incluso en la tienda más sencilla tendremos una oferta con una calidad increíble. Muchas veces en cualquier supermercado es posible encontrar productos de muy buena relación calidad precio”

La mejor guía de París gratis en PDF

Una vez más, en Leequid te proponemos una guía de viaje totalmente gratuita para descargar con todos los detalles sobre horarios, direcciones y precios de los lugares más imprescindibles en tu visita a París. El Museo del Louvre, los Campos Elíseos, Les Marais con el Forum des Halles y el Georges Pompidou, la Torre Eiffel o Notre Damme, o escenarios de películas como Amélie. ¡Prepara las maletas que nos vamos!
Lee y descarga gratis: Guía de París en 4 días, de El Mundo se ve Bien. 

 

 

Imagen: Moyan Brenn, Creative Commons en Flickr.

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

¿Todas las opiniones son necesarias?

mailto  facebook  twitter  google+

Las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene una. Y, al igual que los culos, a nadie nos gusta que nos restrieguen una sino lo hemos pedido explícitamente.

Es fácil compartir tu opinión en Internet

En una sociedad cada vez más interconectada entre sí, valga el recurso habitual, resulta cada vez más sencillo encontrar espacios abanderados, supuestamente, por la libertad de expresión. Ahí donde encontramos una sección de comentarios, también creemos que esta nos interpela directamente y nos sentimos prácticamente en la obligación de compartir nuestro punto de vista.

Es cierto que existen escalas: nosotros mismos nos autocensuramos y escogemos con más o menos rigor dónde comentamos, dónde vale la pena dejar nuestra opinión y dónde creemos que podemos aportar algo. Pero a veces, o no tan a veces, sino más bien a menudo, aparecen comentaristas inesperados e inadecuados, que (me imagino) sienten en sus extrañas una ineludible llamada a la opinión.

Por supuesto, en el reinado de Internet, a estos sujetos se les trata de maneras muy diversas dependiendo del espacio exacto en el que se encuentre: bien puede ser que se les bloquee, después de llamarles trolls; bien puede ser que se les una gente y fortalezca la opinión; bien puede crear debate o pasar desapercibida.

Pero Internet no es más que una pantalla que, tarde o temprano, apagarás.

 

Las opiniones pueden ser peligrosas

Las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene una. También tus seres queridos. Se puede dar el caso de que te encuentres en una situación complicada y dolorosa que haga difícil tu vida cotidiana. Se puede dar el caso de que tengas alguna enfermedad, tal vez una de carácter mental o una de esas que todo el mundo ha oído hablar pero nadie sabe en qué consiste. Y es muy probable que todo tu entorno se sienta con la libertad de opinar al respecto: sobre cómo deberías comportarte, qué sentir y qué medicación tomar. Opinar, al fin y al cabo.

Aunque en Internet sea desagradable encontrarse a alguien que opina pero no escucha, siempre podrás, simplemente, ignorarle. Si una persona a la que quieres opina por encima de tus consideraciones personales y las del médico profesional puede resultar doloroso.

Por supuesto es una situación compleja. Al fin y al cabo, en estos casos, cuando alguien de tu entorno próximo opina lo hace desde a buena intención y desde la preocupación y cariño hacia ti. Pero el problema de las opiniones es que esconden un trasfondo de invalidación dañino. Es sencillo: cuando uno tienen una opinión diferente, simplificándolo, es porque cree que la otra no es la correcta (tampoco la incorrecta, simplemente la que no es mejor).

El tacto y los mimos son la mejor respuesta

Cuando una persona se enfrenta a una enfermedad, ésta está llena de dudas y miedos. Probablemente, la situación le sea nueva y le quede grande. Lo más reconfortante suele ser confiar en el profesional, el médico. Entonces, opiniones de gente externa al campo médico puede suponer una invalidación, una puerta hacia nuevas dudas y temores, que tal vez la persona no es capaz de soportar.

Además, en estos momentos difíciles en los que se tiende a sufrir, por la dificultad de la situación, al final lo último que se necesita es una opinión que no va a aportar nada: la situación es la que es y así se mantendrá.

Por supuesto, hay que dar puntos de vista y las opiniones pueden ser buenas. Pero al igual que no restregarías tu culo contra una persona sin una buena justificación (o mucha confianza), no das tu opinión sin que te la pidan.

Así que si alguna vez te encuentras en una situación así la mejor solución es dar apoyo, es transmitir amor. Para las opiniones siempre hay tiempo y espacio, pero más adelante.

 

Imágen de Jessica Albano en CC de Flickr

Lucía León Bennasar

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la UPF. Videoblogger, inquieta y milennial

Dale la vuelta a la contaminación: descubre el Upcycler que llevas dentro

mailto  facebook  twitter  google+

Upcycling
©see2see

Los datos sobre el daño que el ser humano está produciendo en el planeta son cada día más alarmantes. Vivimos en una sociedad programada para el consumo y hemos convertido el medio natural en un enorme estercolero en donde ocultamos de nuestra vista toda la basura que ya no necesitamos. El único problema es que cada vez consumimos más, generamos más desperdicios y necesitamos más espacio para nuestros desechos… Nos estamos cargando el planeta.

 

Millones de toneladas de plástico en el mar, pronto habrá más que peces

Los números le cortan a uno la respiración. Según los estudios más recientes para el año 2050 habrá más plástico en el mar que peces. Cada año se tiran al mar unos ocho millones de toneladas de plástico, de las cuales 800.000 son redes de pesca abandonadas por los propios pescadores. Casi seis veces la superficie de España. La industria textil es otra de las grandes contaminantes y la contaminación de las aguas producidas por los desechos vertidos al mar está resultando en océanos cada vez más ácidos, una reducción de la biodiversidad a velocidades alarmantes. El informe GEO-5 elaborador por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) alerta de que el coste de la deforestación tendrá, de seguir al ritmo actual, un impacto en la economía mundial muy superior a las pérdidas producidas por la crisis económica en que estamos inmersos.

Sin embargo, todas las teorías que hablan de futuro parecen pasar por alto una de las características del ser humano que podrían darle la vuelta a muchos de esos datos y nos ayudaría a imaginar un futuro más prometedor.

Somos una especia caracterizada por nuestra capacidad de adaptación. Somos una especie capaz de tomar decisiones por el bien social y sobre todo, la tecnología está avanzando en direcciones que pueden ayudarnos a cambiar el mundo y el futuro.

Somos una especie caracterizada por adaptarnos al entorno.

Desde siempre hemos buscado elementos en la naturaleza para transformarlos en nuevos productos, adaptarlos e intentar que nos dieran soluciones a problemas que teníamos como las piedras de sílex o el cuarzo nos permitieron realizar herramientas de corte o las pieles, que a parte de darnos abrigo también servían para crear elementos de percusión, con el tiempo descubrimos los metales y aplicamos a estos multitud de formas y usos, aprendimos a reciclarlos y volvimos a crear nuevos productos….

Al final llegamos al plástico y sus derivados, pero esta vez, movidos por la necesidad de consumir que nos enseñan desde pequeños, se ha decidido que el uso del plástico era sólo para una vez, que podíamos deshacernos de el escondiéndolo en nuestras bolsas de basura, lanzándolo al mar como si fuese una papelera gigantesca que hace que todo desapareciera…

Por fortuna, la sensibilidad de muchas personas hace que volvamos la vista atrás y empecemos a plantearnos que hay multitud de productos que pueden tener una nueva vida, un nuevo uso y que su destino no es el vertedero o el fondo de nuestros océanos, a esta sensibilidad le ponemos una etiqueta #upcycling una forma actual de definir un proceso que en realidad, llevamos realizando desde hace muchos siglos.

 

Upcycling

Upcycling: Nueva vida para botellas, muebles, ropa y casi cualquier objeto

Podemos dar nueva vida a las botellas de cristal como hacen en lucirmas.com, libros, muebles viejos, ropa, maderas de almacenaje…cualquier producto con creatividad puede ser llevado a un nuevo uso, recuerda que el límite lo pones la practicidad y el diseño. Siempre es bueno encontrar fuentes de inspiración y esta la encontrarás en páginas web como instructables.com o upcyclethat.com o en empresas como TerraCycle.com que llevan el Upcycling un paso más lejos pues han desarrollado productos a gran escala y que se comercializan en grandes cadenas y supermercados o empresas como Sea2see.org que utilizan plástico procedente de las redes de pesca abandonadas en el mar para producir una gafas de diseño que fabrican en Italia con resultados espectaculares.

Sea2see se puso en marcha a través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter, que recaudó 50.000 euros. Su objetivo es luchar contra la contaminación marina, concretamente trabajan para limpiar los océanos de las redes de pescadores que suponen12% de todo el plástico que contamina al mar.

Su modelo se ha convertido en un referente entre los proyectos basados en la llamada economía circular, fundamentada en la interrelación entre la sostenibilidad y la economía, y cuyo su objetivo es que los productos creados se mantengan operativos el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Esta nueva economía es una de las iniciativas prioritarias para empresas e instituciones y forma parte de la ruta que Europa estableció en su estrategia 2020, desde dónde se pretende crear un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

Upcycling
©see2see

 

Otra ejemplo de empresa en la economía circular lo encontramos en la británica Elvis&Kresse que utiliza desechos industriales para hacer productos de lujo y en sector mobiliario encontramos ejemplos como el del diseñador británico Stuart Haygarth que ha ideado un candelabro con mil pares de gafas.

 

La moda y el upcycling

Y el sector textil no se queda atrás, hay innumerables propuestas centradas en upcycling textil como recovertex.com empresa dedicada a la recuperación de fibras y la reutilización de estas para la producción de nuevas prendas con el importante ahorro en consumo de agua y de productos químicos, pero otras empresas de upcycling textil se centran en crear nuevos productos a partir de los tejidos existentes como hacen en upcyclingbarcelona.com dónde dan formación y cabida a nuevos creadores o Ecoalf una compañía que ha desarrollado una interesante propuesta de ropa para hombres, mujeres y niños con materiales que aparentemente son desechos como las redes de pesca, botellas de plástico, neumáticos…también diseñadores como Clara Mallart que apuesta por conceptos como Upcycing, sostenibilidad y moda.

Démosle la vuelta a la contaminación. Vivimos en la era de la información, no podemos decir que no está a nuestro alcance encontrar la forma en la que reutilizar lo que consumimos.

Solo nos queda un ingrediente en esta receta para un futuro optimista: la educación.

Aunque el hablar sobre programas y proyectos de sensibilización y formación en responsabilidad medioambiental da para un articulo completo, lo más importante en este camino es añadir a nuestro día a día un poco de curiosidad, de visión global del impacto de cada uno en el mundo, un poco de serenidad en el consumo y un poco de respeto hacía los otros habitantes de este planeta y podremos mirar al futuro con otros ojos. ¿Te atreves?

Colaboradores

Firmas Invitadas y contenido elaborado libremente por diferentes colaboradores que enriquecen Leequid.

Un km a nado en la helada Antártida para pedir su protección

mailto  facebook  twitter  google+

El nadador y defensor de los océanos Lewis Pugh se ha tirado a las frías aguas del mar de Bellingshausen, en la Half Moon Island, para desafiar al cambio climático.

A nado durante un largo y gélido kilómetro, que recorrió en algo más de 17 minutos, Pugh ha inaugurado así su campaña Antártica 2020, para llamar nuestra atención sobre la necesidad de declarar tres nuevas áreas marinas protegidas en la Antártida. El esfuerzo del nadador es aún mayor si se valora que ha sido operado recientemente de la espalda, y perdido potencia por ella en los brazos.

Ya hay un área protegida

Durante los próximos tres años, este reconocido atleta inglés y su equipo construirán una coalición para reivindicar que para 2020 se establezcan tres Áreas Marinas Protegidas adicionales en las áreas vulnerables de la Antártica Oriental, el Mar de Weddell y el mar de Bellingshausen. No es ninguna utopía, no son molinos, porque ya en en octubre se declaró otra franja anártica, el Mar de Ross, como Área Marina Protegida.

Pugh cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, así como de importantes líderes mundiales, científicos, ambientalistas, políticos y activistas por la paz.

Los beneficios de establecer reservas protegidas en los océanos residen en hacerlos más resistentes al cambio climático, y permitir a otros océanos recuperarse de la sobreexplotación pesquera.

No es la primera vez que el atleta se enfrenta a una hazaña así…

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

La ciencia desmonta el mito del chupacabras

mailto  facebook  twitter  google+

Recreación del Chupacabras
Imagen: Alvin Padayachee

Debería existir, si realmente no existe ya, una disciplina científica que consistiera en tratar de encontrar la explicación a cuanto fenómeno paranormal nos rodea. Es la rama a la que se dedica Benjamin Radford. Este científico ha quitado la sábana a muchos de los fantasmas que nos acechan, como por ejemplo, al chupacabras.

Animal extraterrestre

El chupacabras en una leyenda reciente. Surge a mediados de los años 90 cuando un pastor de Puerto Rico se topa con un extraño animal que ha atacado a su ganado. Cuadrúpedo, sin pelo, con largos dientes y ojos brillantes. Con más forma de extraterrestre que de criatura terráquea, declaró el atemorizado ganadero.

Este ser estaba detrás de las muertes de animales de granja. Al parecer les mordía en el cuello y les succionaba la sangre hasta la última gota. Y desde ese momento siguió apareciendo en diferentes lugares. México, Chile, Nicaragua, Argentina, Brasil. Incluso en Florida y Texas.

Y en cada ocasión se reportaban diferentes formas. Desde el animal que se movía a cuatro patas ya descrito, a un ser bípedo de unos 1,20 metros de altura u otro mucho más pequeño, con pelo ralo y una dentadura llena de colmillos.

Pruebas de ADN

Radford se acercó al fenómeno con curiosidad científica. Sin querer descartarlo o ridiculizarlo de primeras. Porque, además, allí quedaban las víctimas del chupacabras como prueba de su existencia.

El investigador centró el análisis en los presuntos ejemplares de chupacabras abatidos por ganaderos, sobre todo en Texas. 12 ejemplares a los que Radford pudo extraer el ADN. Criaturas que se parecían mucho a las descritas por algunos ganaderos. Con cuatro patas, sin pelo y la piel de aspecto quemado.

El resultado del análisis de ADN dio como resultado que se trataban de perros, coyotes y mapaches. La razón de su aspecto alien era más prosaica. Todos los animales padecían sarna sarcóptica, una enfermedad producida por ácaros. Esta patología, bastante frecuente, acaba con el pelo del animal, que al rascarse, se produce heridas profundas sobre la piel. El aspecto final encajaba con el descrito para el chupacabras.

¿Y la ausencia de sangre?

En cuanto a las víctimas, también la explicación encajaba. Los perros y los coyotes atacan a sus presas mordiéndoles en el cuello. Si son sorprendidos huyen y el animal atacado muere por hemorragia interna. Al morir, el corazón del animal deja de latir, la sangre se concentra en las partes más bajas y se coagula. Por ello es difícil encontrar sangre fresca en estos animales atacados.

Radford concluye con una sentencia clara. “Para mí no hay ninguna razón para creer que exista nada extraño o paranormal en los ataques al ganado”.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Ver últimas noticias