Los perros huelen nuestro miedo

“No tengas miedo, porque el perro puede olerlo”. Todos hemos oído esa frase alguna vez que se nos ha acercado un perro. Normalmente son...

mYmO pone en valor el papel de los mayores con mucho que enseñar

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Leandro Mercado

El actual desarrollo social y tecnológico está produciendo un incontable número de beneficios a todos los sectores, pero también está creando fuertes brechas entre grupos humanos. Quizá la mayor de todas es la que está distanciando a las personas mayores de las áreas productivas, de conocimiento y desarrollo.

Diálogo intergeneracional

Una organización sin ánimo de lucro se ha propuesto reintegrar a los mayores a la actividad social. mYmO busca poner en contacto a “seniors” con jóvenes para aportar su experiencia, su visión y su conocimiento a sus proyectos. Para lograr este objetivo promueve el diálogo intergeneracional creando una comunidad de mayores de 50 años con ganas de participar y poner de nuevo en primer plano todo lo aprendido a lo largo de una vida productiva. Una comunidad que no para de crecer y que sigue buscando nuevos miembros.

Memoria en movimiento

Desde el nombre, acrónimo de “memory in motion between Young and Old”, mYmO busca crear una memoria colectiva en movimiento que conjugue tradición con innovación. Eleonora Barone, creadora del proyecto, explica que la idea surgió de la necesidad de “poner en valor la experiencia y el conocimiento de los mayores para que sigan siendo actores relevantes en la construcción de la sociedad y como apoyo a las nuevas generaciones”.

Además de establecer vínculos entre profesionales experimentados y jóvenes con proyectos innovadores, mYmO también orienta su actividad a las instituciones públicas y labores de consultoría encaminadas a mejorar la productividad, retener y gestionar el talento, mejorar la competitividad y el sentido de pertenencia a partir de lo que califican como diversidad generacional.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Un africano en Groenlandia

mailto  facebook  twitter  google+

La editorial Turner publica, por primera vez en castellano, El africano de Groenlandia, un libro clásico de los años 80 de la narrativa de viajes, pionero en la cuestión intercultural.

Ambientado en 1966, cuenta la historia de un vecino de Togo, negro, que llega a Groenlandia, sobre cuya etnografía, de joven, leyó un libro que le impactó, Les Esquimaux du Groenland à l’Alaska, de Robert Gessain. Llega allí, a ese lugar sin calor, sin serpientes, tras un viaje de ocho años – por Costa de Marfil, Ghana, Senegal, Europa…-.

Contraste de culturas

Desconcierta así a los inuit, que solo tienen sustantivos para el color de tez blanco, pero lo acogen con generosidad en el territorio polar, a pesar de su pobreza. La historia se convierte así en un contraste -eso sí, muy divertido- de las culturas tribales de África y los esquimales. El togolés Kpomassie, por su parte, los acompaña a cazar, viajar en trineo, los observa descuartizando ballenas, haciendo sus necesidades -las hacían en público- y se emborracha. El protagonista vivió, así, un año entre esquimales.

Se trata de una narración autobiográfica, de Tété-Michel Kpomassie (Togo, 1941). El autor asistió a la escuela solo seis años, y suplió sus carencias formativas en viajes por el mundo. En 1981 recibió el premio Littéraire Francophone por este libro, el último que ha escrito hasta ahora.

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El arroz dorado, los premios nobel y Greenpeace

mailto  facebook  twitter  google+

©Pamela Roland TED Talks

[Ampliamos 8 de julio de 2016]En esta entrevista con Peter Beyer (Creador del Arroz Dorado) se puede leer como según sus palabras, el arroz dorado aun sigue siendo un proyecto en desarrollo. Según sus propias palabras, ahora están lanzando pruebas y ensayos en algunos países para ver si consiguen una semilla de arroz dorado que realmente sea viable. Este proyecto está siendo financiado por la Fundación de Melinda y Bill Gates. En la entrevista se cita como la Junta de Andalucía vetó el ensayo de estas semillas por miedo a la regulación europea y el uso de semillas transgenicas.

[Ampliamos 7 de julio de 2016] – En este artículo de Greenpeace lo que se comenta es que en el mundo un 30% de la comida del planeta acaba en la basura. Si la comida fuera un recurso mejor gestionado, no harían falta experimentos con transgénicos. Sencillamente tendríamos comida para todos los habitantes del planeta. Por otro lado, los millones de euros invertidos en transgénicos, son otro recurso que se puede entender que se está gestionando de forma inadecuada.


Hay una pequeña pelea entre un grupo de premios Nobel y Greenpeace sobre el arroz dorado. Se trata de si abrimos la puerta a los cultivos trans o no.

En un lado tienes a un grupo de premios Nobel que dicen “sí” al arroz dorado por tener vitamina A y por tanto ayudar a los niños.

En el otro lado tenemos a Greenpeace que dice “no” a los cultivos trans y que las ventajas de la vitamina A en el arroz dorado no están del todo probadas y que la verdadera solución al problema no está en comida genéticamente modificada. Se trata de dar comida variada y cultivada de forma sostenible.

El tema no es tanto “unos” contra “otros”. Se trata de saber si realmente existe una solución (el arroz dorado está todavía pendiente de ver si es una solución real) y si esa solución es la mejor a largo plazo.

La información de Greenpeace:
http://www.greenpeace.org/international/en/press/releases/2016/Nobel-laureates-sign-letter-on-Greenpeace-Golden-rice-position—reactive-statement/

La información de los premios Nobel:
http://supportprecisionagriculture.org/

 

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Hinds. Entre el desconocimiento interior y el éxito exterior

mailto  facebook  twitter  google+

Imagen: CBS/YouTube

El cuarteto madrileño Hinds sigue su ascensión a lugares que ninguna otra banda nacional ha alcanzado desde hace décadas. Hace unos días cerraron el late night show de Stephen Colbert, un programa de gran audiencia en Estados Unidos interpretando “Garden” con su particular estilo.

Portada del NME y show en Glastonbury

Ha sido el último episodio de una banda que nació con estrella. Desde la aparición en 1984, entonces con el nombre de Deers, la crítica internacional se fijó en estas cuatro vitalistas chicas. Sin ni tan siquiera tener un elepé, solo con un puñado de singles, ya aparecieron con cierta asiduidad en prestigiosas revistas musicales como NME, telonearon a Libertines y en 2015 vivieron el subidón de tener set propio en el festival independiente más importante del mundo, Glastonbury. Una presencia en festivales que continuó con el SXSW de Texas, Hyde Park en Londres, Isla de Wright y Paredes de Coura en Portugal. Todo esto sin parar de girar por Inglaterra, Estados Unidos e incluso Australia.
A principios de este año lanzaron por fin ‘Leave Me Alone’, su primer largo con algunas de las canciones de aquellos singles y nuevos temas que mantienen su estilo crudo, juvenil, punk de baja intensidad, alegre y fresco. Un elepé con el que han mantenido su ritmo de ascenso que ahora se refleja en su actuación ante la audiencia millonaria de Estados Unidos.

Y 150 personas aquí

Solo hay un pero. Curiosamente en España siguen siendo prácticamente unas desconocidas. Días después de poner a botar a miles de personas en Glastonbury, actuaban en la sala madrileña Wurlizer ante poco más de 200 personas. Su caso puede ser sintomático del estado de la música española. Cientos de bandas que se han sacudido los complejos que bloquearon el escenario a finales de los noventa y en la primera década de los 2000 y ejecutan multitud de estilos con determinación, actitud y calidad. Sin embargo, frente a ellos encuentran un muro de falta de apoyo y nulo reflejo en los medios, lo que les condena a un público tan reducido que hace difícil la subsistencia de cualquier propuesta que salga de los ritmos latinos o la música comercial.

El sábado día 2 de julio actúan en la Plaza de España de Madrid, dentro de los conciertos de las fiestas del Orgullo Gay. Una nueva oportunidad para encontrar el reconocimiento entre el público cañí.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Las bolsas de patatas fritas y el aire

mailto  facebook  twitter  google+

Mucho se argumenta sobre que el aire que llevan las bolsas de patatas es necesario. Que si se necesita para mantener la frescura, que si se necesita para evitar que se rompan las patatas. Vamos a desmontar esta teoría poniendo ejemplos de otros casos.

Bolsas de patatas que no tienen aire

Existen muchos casos de bolsas de patatas que no tienen aire. La marca Azucena u otras marcas tradicionales presentan bolsas transparentes donde podemos ver que el producto llena totalmente la bolsa. La ventana nos permite ver que el producto está ahí, ocupando la bolsa en su totalidad. No se pierde frescura, el producto no se rompe. Es básicamente el mismo.

Crakers se transportan sin problema

Los crakers han optimizado mucho su packaging y formato para encajar en un tamaño muy compacto mucho peso e igualmente estamos hablando de un producto muy frágil. Podríamos pensar que el mínimo golpe podría romper estas frágiles galletas, pero no ocurre así.

El problema no es que vendan aire

En verdad no te están vendiendo aire. El precio que pagas es por las patatas. Quizás te puedas sentir un poco engañado a la hora de abrir la bolsa y ver que está medio vacía, pero realmente el precio no es por volumen. Tu pagas por peso neto. Que te parezca caro o barato ya es otra cosa. El problema real es otro.

Transportar aire tiene un coste muy alto para el medio ambiente

El principal problema es que transportar aire es muy caro para todos. Si un camión lleno de bolsas de patatas fritas, en verdad podría transportar el doble de bolsas si el packaging fuera un poco más comparto, podemos ahorrar mucha gasolina y Co2. Cada año Lays vende 372 millones de bolas de patatas fritas cada año. Si imaginamos el volumen de camiones necesarios para mover ese volumen, vemos que el ahorro sería enorme. Y estamos hablando de 1 marca de patatas fritas. Lo mismo ocurre con los cereales (por ejemplo) y en otros productos de packaging donde lo más importante es vender aire (juguetes es otra categoría donde el aire se vende a precio de oro). Se Podría ahorrar mucho transporte y por tanto mucha energía y materiales en el trasporte de todos estos productos, que por otro lado, no son de primera necesidad.

Vota por tu marca de patatas fritas favorita.

Redacción

Equipo de redacción de Leequid. Noticias frescas para hidratar la mente desde 2016.

Ver últimas noticias