‘Star Wars: Los últimos Jedi’: cuando la saga gira a los millennials

Hay mucha más creatividad y sello personal en Star Wars: El despertar de la fuerza, Star Wars: Los últimos Jedi, escrita y dirigida por...

Nace Fueu!, el antifestival venido del más allá de la música popular

mailto  facebook  twitter  google+

“Todo puede aprenderse, especialmente las cosas peligrosas” decía Ballard. El colectivo artístico La Secta nos plantean un nuevo concepto de festival de música, que ellos han calificado de ‘antifestival’. Se llama Fueu! y se celebrará el próximo 12 de agosto, noche de perseidas, en la Terraza del Jardín Botánico de Gijón. Así que será especial en lo astronómico y en la ubicación, aunque cada vez hay más festivales que se celebran en mitad de un jardín.

Pero también será singular en que no habrá food trucks ni mercadillos, solo estará el público experimentando frente a la música. Y no se tratará de una sucesión de bandas sino de reunir a tres en un mismo escenario. Tres cuyas propuestas musicales, por cierto, también son poco comunes. Hablamos de GALGO, que consigue su neofolk utulizando elementos cotidianos como instrumentos, y con la improvisación y el cine como aliados. También de MELANGE, ocupados en darle una vuelta de tuerca a los sonidos sesenteros. Y el indescriptible PABLO UND DESTRUKTION, cuyo sonido sugiere la tondada asturiana y el rock de autor, pero con un estilo muy personal.

Fueu! es el más allá de la música popular. Las entradas se pueden adquirir en el siguiente ENLACE o el día del concierto en la taquilla del Jardín Botánico (de 10 a 21 horas).

 

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Empiezan a salir inéditos de Bowie

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Jean-Luc Ourlin

Segundos después de que el último fan deja de llorar la muerte de la megaestrella de rock, se inicia la recuperación y puesta a la venta de todo aquel producto que sea susceptible de generar interés, y beneficios, en ese mismo seguidor, más aún cuando el creador ya no está presente para poner reproches a esa comercialización.

‘The Gouster’

Estaba claro que David Bowie no iba a ser menos e incluso era previsible la celeridad con la que se ha producido. Para finales de año, la discográfica del Duque ha anunciado el lanzamiento de The Gouster, un disco que en realidad no incluye ningún tema nuevo. Las canciones fueron grabadas en agosto de 1974, durante las sesiones de Young Americans y son revisiones más souleras de algunos de los temas que acabarían formando parte de este álbum, más una versión en la misma clave de John (I’m Only Dancing).

El alma de Bowie

The Gouster es, según los responsables de su edición, una muestra de un Bowie algo distinto, obsesionado por el soul de Philadelphia que se domó en buena medida en la edición definitiva de Young Americans. El legendario productor Tony Visconti describe que el título es un homenaje a los jóvenes afroamericanos de los años 60 en Chicago, a su vestimenta y, sobre todo, a su actitud de “orgullo” que ambos trataron de reflejar en estas grabaciones, ocultas hasta la fecha, y en las que también se perciben toques funk en una fusión rompedora para la época y más en artistas blancos.

El disco, compuesto por siete temas, se incluirá como reclamo comercial dentro de la caja David Bowie, Who Can I Be Now? (1974 – 1976). La composición final de esta boxset no está clara de momento, más allá del anuncio de que uno de los discos que la compondrá será este The Gouster.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

La siega, en peligro de extinción

mailto  facebook  twitter  google+

birds eye view,,perspective, landscape, farmers field, crops, horizon, Edmonton, Canada

SOS Praderas lo tiene claro: el abandono de la actividad ganadera en la alta montaña pone en riesgo la biodiversidad en ciertas zonas. Los cambios en la gestión de esos territorios, que pasan por el abandono de áreas de montaña o húmedas, las de más difícil acceso, además de la presión urbanística en las parcelas más próximas a los cascos urbanos, hacen peligrar la conservación de las praderas naturales, que, según datos de la organización, pueden acoger más de cuarenta especies.

Este proyecto europeo liderado por el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot) e impulsado desde Mieres (Asturias), persigue recuperar las praderas de zonas elevadas, las praderas de siega, y utiliza los Picos de Europa, que han perdido nada menos que el 85% de ese tipo de superficies, como plan piloto. El proyecto contará con una ayuda de casi un millón de euros, y aunque los Picos de Europa serán el territorio piloto, se prevé recuperar prados de siega en Aragón, Navarra, el norte de Portugal, Pirineos y el Sur de Francia.

Beneficio para profesionales del campo

Entre las medidas que propone SOS Praderas, figuran el adecuado empleo de los recursos, la aplicación de subvenciones agroambientales y la comercialización de nuevos productos, como las mezclas de semillas autóctonas. Además, se aboga por recuperar el conocimiento tradicional sobre el manejo de los prados de siega.

Así, se pretende beneficiar a ganaderos, agricultores, empresarios y demás profesionales del campo. El Jardín Botánico Atlántico del Principado de Asturias, ubicado en Gijón, colaborará en la recuperación de las semillas de la flora en cada zona. SOS Praderas tiene un plazo de ejecución de tres años y forma parte del programa Interreg Sudoe, una iniciativa que apoya el desarrollo regional en el sudoeste de Europa financiando proyectos transnacionales a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Los prados de pasto están incluidos entre los hábitats prioritarios europeos.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

El sitio más contaminado de la Tierra no es el que crees

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Marlenenapoli

Cuando se piensa en el lugar más contaminado de la Tierra, la mente se va inmediatamente al infierno radioactivo de Chernóbil, con sus imágenes grabadas por las televisiones de todo el mundo pese a los cientos de roetgens ambientales o los espeluznantes testimonios recabados por la premio Nobel Svetlana Aleksiévich. Pero es un error. Ni de lejos Chernóbil es el lugar mas contaminado del planeta. Ese sitio es Agbogbloshie, cerca de Accra, la capital de Ghana.

Un vertedero como síntoma

Agbogbloshie es el ejemplo perfecto del trato que la civilización occidental tiene con África. Primero, se le expolian los recursos naturales, de los que el continente es muy rico, a costa de mantener guerras civiles o de desastres medioambientales como en el delta del Níger. Después, estos materiales, una vez manufacturados, se convierten en bienes de consumo o de lujo en los países industrializados. Cuando ya no sirven, vuelven de nuevo a África en modo de productos de segunda mano, en ocasiones incluso etiquetados como ayuda al desarrollo, cuando en realidad son mero elemento de deshecho, para llenar los enormes vertederos que menudean entorno a las grandes urbes africanas. El de Agbogbloshie es un inmenso basural de aparatos tecnológicos inútiles. Miles de toneladas de ordenadores, televisores, frigoríficos, y móviles provenientes de Europa Occidental y Estados Unidos que acaban vertidos en este lugar.

250.000 toneladas de basura tecnológica

Cada año, Ghana importa cerca de 215.000 toneladas de material electrónico usado, de la que más de la mitad pasa directamente a este tipo de vertederos. Miles de personas, en situaciones de absoluta miseria, los recorren cada día en busca de componentes que poder vender. Uno de los más cotizados es el cobre, pero para separarlo de la protección que lo cubre, los rebuscadores queman los cables, generando enormes cantidades de partículas tóxicas principalmente de plomo, pero también cadmio, mercurio y otros metales pesados. Las más de 200.000 personas que viven de buscar entre esta basura del primer mundo y las que habitan en los alrededores se ven expuestas a tierras enfermas, aguas envenenadas y aire nocivo.

Contaminación desbocada

Según los estándares occidentales de seguridad, el límite de presencia de plomo en el suelo es de 400 partes por millón. En este vertedero de Accra se ha llegado a medir más de 18.000 partes por millón. Es difícil establecer cuáles son los efectos sobre la población, pues tampoco hay fondos para realizar análisis epidemiológicos, pero los primeros estudios están ya hablando de altas concentraciones de estos metales en la sangre y la orina de los habitantes de Agbogbloshie.

Algunas ONG trabajan sobre el terreno tratando de instruir a los habitantes sobre métodos de extracción de los componentes más seguras para ellos al mismo tiempo que se organizan para sacar el mayor rédito posible a los elementos recuperados. Sin embargo, su trabajo choca con una dura realidad. Occidente genera este tipo de basura altamente contaminante cada vez a mayor velocidad y, por lo tanto, necesita enviarla en mayor cantidad a África. Se estima que en 2020, Ghana recibirá el doble de basura electrónica de las 215.000 toneladas actuales.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

‘Verano azul’ o la metáfora de la Transición

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: rtve.es

Pancho, Tito, Bea, Chanquete…El año pasado, Televisión Española repuso Verano Azul. Seguramente fue por falta de fondos para sufragar nuevas producciones, y seguramente era la vez 140.000 que se ofrecía de nuevo. Pero demostró que la nostalgia es buena arma de negocio y que la serie todavía nos remueve.

La escritora Mercedes Cebrián nos propone ahora, en su ensayo Verano azul. Unas vacaciones en el corazón de la transición (Alpha Decay),  una lectura de la mítica serie que va más allá de explorar los secretos de engranaje de esta ficción de pandillas estivales. Por supuesto, se pregunta por qué gustaba la pandilla, por qué los jóvenes del momento se identificaban con estos personajes veraneantes, en un gesto tan típico de la familia española de clase media, en uno de los puntos cardinales de la costa de nuestro país, y qué pudieron aprender unos de otros y de la experiencia.

El puritanismo, la incipiente especulación inmobiliaria…

Pero también se plantea el papel que cumplió este título, en 1981, año de su estreno, y en los posteriores veranos en que se repuso durante más de una década, en el momento político que atravesaba España, aún con el susto del 23-F en el cuerpo. Nuestro país aún caminaba con inseguridad la senda de la democracia, y Verano azul simbolizaba el sentir de la Transición. La difícil convivencia de ideas puritanas apuntaladas en cuarenta años de dictadura con las nuevas libertades conquistadas, y el ansia por conquistar otras muchas. Matrimonio vs divorcio, hablar de la menstruación vs avergonzarse de ella, falda vs microfalda… También hay un vistazo a los mitos culturales del momento mencionados en distintos episodios, una escalofriante reflexión sobre los inicios la especulación inmobiliaria en la costa, o una referencia al manifiesto tabú que constituían los regionalismos en pleno estreno del Estado de las Autonomías y sus complejidades.

TítuloVerano azul. Unas vacaciones en el corazón de la Transición. Autor: Mercedes Cebrián. Editorial: Alpha Decay.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias