Qué dice un selfie de ti

Que nos encanta hacernos un selfie no es ninguna noticia. Pero a veces nos cuesta entender porqué nos empeñamos en hacernos fotos a nosotros...

Libertad vs seguridad en lo nuevo de Jason Bourne

mailto  facebook  twitter  google+

Quinta entrega sobre Jason Bourne, cuarta con Matt Damon. Y esta edición de una de las mejores sagas del género de los últimos años, es de las buenas, con espectaculares escenas de acción y una sólida trama internacional vinculada al ciberespionaje, en la que se ve envuelta el torturado detective. Un argumento que a todos nos suena cercano, actual y atemorizador, con referencias expresas a Snowden o al debate sin resolver de Libertad vs Seguridad que obsesiona en esta era al mundo Occidental, y en especial a Estados Unidos, así como a las peleas por el control del Big Data entre el gran gigante americano y Oriente Medio. Una vez más, el cine adelantándose a los conflictos del futuro, a los basados en el dominio de la información.

 

Como en las películas de Bond, mantiene el periplo por todo el mundo

Entre las novedades de esta ocasión, la interpretación de Tommy Lee Jones y Alicia Vikander en el bando enemigo: la CIA. A la dirección, de nuevo Paul Greengrass (Capitán Phillips, United 93), recuperando su mejor saber hacer y su precisión  y complejidad tras la cámara. Como recurso conocido, la película nos hace girar una vez más por varios países. Empezando por la plaza Sintagma de una Grecia en la vorágine de las protestas populares derivadas de las fricciones con la Unión Europeo por el rescate económico, escenas que en realidad se rodarán en la española isla de Tenerife. Después, iremos a Berlín, Londres, Beirut, Washington, Reikiavik o Las Vegas. El útlimo tramo de la película es memorable.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Una escuela para crear los líderes en sostenibilidad del futuro

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: Green School

Siempre que se trata el asunto de la sostenibilidad, ecología y respeto al medio ambiente se habla de un “cambio de mentalidad”. Sin embargo, todos sabemos por experiencia propio que muchas veces cambiar hábitos y prácticas consolidadas es un proceso complicado, lleno de obstáculos y retrocesos. Mucho más fácil y efectivo es crear esa mentalidad desde cero.

Crear la mentalidad verde

Ese es el objetivo de Green School. Esta institución busca inculcar en los más pequeños esa mentalidad cuando sus perspectivas y hábitos se están formando. Green School es el resultado de la idea de John y Cintya Hardy, un norteamericano y una canadiense, radicados en Bali. Allí han puesto en marcha este proyecto que definen como una “comunidad de alumnos para hacer el mundo más sostenible”. En ella educan en sostenibilidad a través de una comunidad integrada, dentro de un espacio abierto rodeado de un entorno natural con el objetivo de transmitir una enseñanza holística hacia el medio ambiente que cree líderes de conciencia para el futuro.

Aprender con la práctica

También buscan cambiar el sistema de enseñanza. Aplican a rajatabla el “aprender con la práctica” convirtiendo las clases en espacio de juego y participación para prepararles no solo en lo que a la conciencia medioambiental se refiere, sino también para darles las armas que les permitan crear sus propios proyectos sostenibles en el futuro. Las matemáticas, la lengua o las ciencias sociales también tienen su lugar, pero son impartidas en aulas abiertas donde se pone el acento en la naturaleza y la creatividad.

“Una verdad incómoda”

John Hardy admite que quedó impactado tras ver el documental de Al Gore “Una Verdad Incómoda” sobre la clase de mundo que iba a heredar sus hijos. Dejó su próspero negocio de joyas y empezó este sueño, que no ha estado exento de problemas, entre ellos el de conseguir una homologación oficial para los estudios que se imparten.

Green School cuenta con programas para alumnos desde los tres años hasta la edad universitaria y trata sobre todo, de atraer a los padres de todo el mundo para que se decidan a trasladarse a vivir a Bali con el objetivo de darles a sus hijos una educación que no solo cambie a los pequeños, sino que sirva para cambiar el planeta entero.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

Nuestras bacterias intestinales tienen más de 15 millones de años

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Free images

Ciertas bacterias intestinales se remontan a hace al menos 15 millones de años, antes incluso de que nos convirtiéramos en humanos. Lo dice, a partir de una investigación, un colectivo de científicos liderado por la Universidad de California en Berkeley, en un artículo publicado en Science.

El estudio venía a resolver el origen de esas bacterias. Había dos posibilidades, que procedieran de nuestro entorno o de nuestra evolución, y cómo habían sido sus transformaciones a lo largo de los tiempos.

El descubrimiento demuestra que la evolución juega un papel en la composición de la macrobiótica intestinal mayor de lo que se pensaba. Y es que estas bacterias contribuyeron a los primeros estadios del desarrollo de nuestros intestinos, entrenando a nuestro sistema inmunitario a combatir los agentes patógenos, e incluso podrían afectar a nuestro humor y comportamiento, de acuerdo con lo que explica el texto.

Ya estaban cuando éramos primates

Así, cuando los humanos y los grandes primates evolucionaron en especies diferentes a partir de un ancestro común, las bacterias presentes en los intestinos de este último también evolucionaron en cepas diferentes, de acuerdo con lo determinado por este equipo científico. La primera diferenciación de las bacterias intestinales se habría producido, siempre según los investigadores, hace aproximadamente 15,6 millones de años, cuando la línea de los gorilas divergió de la del resto de los homínidos. La segunda, hace 5,3 millones de años, en el momento en que la rama humana se separó de la de los chimpancés y los bonobos.

Para llevar a cabo su investigación, los científicos analizaron muestras fecales de chimpancés, de bonobos y de gorilas que viven en estado salvaje en África, así como de personas en Estados Unidos.

Los fósiles y los índices genéticos permitieron establecer que esas cuatro especies de homínidos evolucionaron a partir de un ancestro común que vivía hace más de 10 millones de años.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Un robot es la solución para los jardineros más torpes

mailto  facebook  twitter  google+

Foto: FarmBot Genesis

Cualquier que haya cuidado de una planta, aunque sea un cactus, sabe lo complicado que es conseguir que crezca de manera continua y sana. Que si la tierra, el abono, las horas y el tipo de insolación, el tamaño de la maceta, que si mucha agua o poca, los insectos y hongos. Ni hablar ya si lo que se pretende es tener uno de esos pequeños huertos urbanos tan de moda.

Planta, riega, controla crecimiento…

Hasta en esto la tecnología es la solución. Una pequeña empresa está desarrollando un robot que se encarga de todo. Desde plantar la semilla a regar el retoño y controlar su crecimiento. FarmBot Genesis se presenta como la primera máquina de jardinería con código abierto. De momento se encuentran en la fase de recaudar fondos, aunque hace ya algunas fechas que lograron su objetivo para iniciar el desarrollo.

Manejado desde el móvil

Pero FarmBot no es solo un innovador robot jardinero. También tiene una aplicación para poder controlar todo el proceso desde un terminal móvil o tableta. Un control en tiempo real que permite modificar cadencias o tiempo de riego. Y para completar la apuesta, FarmBot es un robot completamente ecológico ya que se alimenta con un panel solar.

Que sea en código abierto significa que no solo se puede modificar, quien sepa, el programa que controla el robot y facilitar estas modificaciones a la empresa para que las implemente en las actualizaciones, sino que quien lo desee también puede descargarse los plano del ingenio para realizar las variaciones que considere más adecuadas para su huerto urbano.

Hugo Gañán

Periodista, publicitario. Inquieto. Más en Twitter: @hugoganan

El Ramón y Cajal de Madrid busca intérpretes para programa de musicoterapia

mailto  facebook  twitter  google+

Fuente: Free images

Una iniciativa solidaria para invertir el tiempo a la vuelta del verano: la Unidad de Críticos Quirúrgicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid ha puesto en marcha un programa de musicoterapia dentro de su propio plan ‘Proyecto de Humanización’. Y reclama músicos voluntarios que utilicen instrumentos de cuerda o teclado, los más adecuados para pacientes ingresados en las UCI.

La musicoterapia, una terapia alternativa, está extendiéndose cada vez más en las UCI de toda España. El objetivo es, claro, hacer más llevadera la estancia a los pacientes con música grabada o en directo, pero también servir de respiro a familiares y a los propios profesionales. Los estudios que apoyan su validez indican que escuchar determinada música durante una enfermedad puede mitigar la ansiedad y el estrés postraumático.

Han colaborado ya en la iniciativa Alberto Pestaña, famoso por ganar en 1963 el Festival de la Canción de Benidorm con la canción La hora, o el dúo Guitarinet de Música en Vena, integrado por el clarinetista Miguel Ruiz y el guitarrista Alberto Viña.

Contra el alzheimer y el parkinson

La musicoterapia ha demostrado también efectividad a la hora de contribuir al bienestar de enfermos de Alzheimer o Parkinson, que han resultado muy receptivos a sus estimulos, y demostrado mejorías en el sistema motriz. Para la doctora Serafina Poch, la Musicoterapia en España debe estar también indicada como ayuda para establecer el diagnóstico médico a través de la expresión musical libre, y para niños con problemas similares a autistas o problemas orgánicos.

La musicoterapia engloba diversas formas de terapia como la danzaterapia, la arteterapia, el psicodrama y la propia musicoterapia, que admite sonidos y ritmos de todas las épocas. Hay cuantiosos profesionales dedicados a esta tareas, y en los principales países de Europa está bastante extendida en su teoría y praxis.

En Francia, ya en los 70 Jacques Jot creó un centro de Musicoterapia en París, existen varias asociaciones y se han organizado varios congresos. En el Reino Unido, una de las pioneras de renombre es Juliette Alvin, violonchelista, que en 1958 creó la British Society for Music Therapy and Remedial, que publica una de las revistas de referencia en este terreno. Y Estado Unidos es el país donde más se han desarrollado la musicoterapia, que goza de una elevada consideración social y científica, e incluso el estado llega a financiar programas de rehabilitación.

Paloma F. Fidalgo

Periodista especializada en cultura. Escríbeme a palomafidalgo@hotmail.com

Ver últimas noticias